El reporte Goldstone denuncia violaciones de Israel y Hamas | Política | DW | 29.09.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

El reporte Goldstone denuncia violaciones de Israel y Hamas

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU, con sede en Ginebra debate sobre las acusaciones de crímenes de guerra cometidos durante la invasión israelí de la Franja de Gaza, que documenta el reporte Goldstone.

default

Una unidad móvil de artillería israelí dispara contra objetivos al sur de la Franja de Gaza.

Desde el pasado 14 de septiembre el Consejo evalúa las violaciones de los Derechos Humanos cometidas en todo el mundo, también aquellas cometidas durante la invasión israelí de la Franja de Gaza entre diciembre de 2008 y enero de este año. Las investigaciones fueron conducidas por el juez sudafricano Richard Goldstone, quien afirma haber aceptado con dudas el mandato de la ONU, pues el asunto tiene una gran carga política.

“Acepté porque el mandato de la misión consistía en investigar a todas las partes: Israel, Hamás, que controla Gaza y el resto de los grupos armados palestinos. Acepté porque mis colegas comisionados son profesionales y están comprometidos con una investigación sobre los hechos”, señaló Goldstone.

Israel Palästinenser Angriff auf Gaza Verletzter in Rafah

Un palestino herido por un proyectil israelí.

Discusión en Ginebra

La comisión Goldstone presentó a mediados de septiembre su reporte que es discutido hoy en el pleno del Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. Se trata de una entre muchas investigaciones que se han realizado sobre la Guerra en Gaza. Sin embargo, la investigación, de unas 600 páginas, es la más extensa, detallada y amplia realizada hasta ahora.

La Comisión respondió a la petición de la ONU de mantener neutralidad y equilibrio e investigó sin diferencias las acusaciones de violaciones de los Derechos Humanos y el derecho internacional, realizadas en el contexto de las operaciones militares en Gaza que tuvieron lugar entre el 27 de diciembre de 2008 y el 18 de enero de 2009.

Graves violaciones de las fuerzas israelíes

En lo que atañe a Israel el resultado de la investigación es claro. Basándose en los hechos, la comisión llegó a la conclusión de que hay suficientes pruebas para afirmar que Israel cometió severas violaciones al derecho internacional, a los lineamientos humanitarios y de Derechos Humanos en el marco de las hostilidades. La comisión afirma que las fuerzas israelíes cometieron crímenes de guerra así como posibles crímenes contra la humanidad.

Israelische Luftwaffe greift weiter Ziele im Gazastreifen an

Un hombre palestino con su hijo herido.

El informe documenta en buena parte las violaciones sistemáticas y premeditadas cometidas por los soldados israelíes. Con ello confirma el contenido de otros informes realizados por organizaciones internacionales de Derechos Humanos, entre ellas algunas israelíes, como B'tselem, Amnistía Internacional, Human Rights Watch y Medico International, así como los testimonios de soldados israelíes que causaron sensación tras ser publicados por el diario Ha’aretz, de Tel Aviv. En todo caso el reporte Goldstone contradice la versión oficial del gobierno israelí que absolvió de toda crítica a sus fuerzas armadas.

Condena a Hamás

En relación con Hamás la Comisión Goldstone llega también a conclusiones claras. Los crímenes y violaciones cometidos por la organización tienen un marco más pequeño, al provocar menos destrucción y muertes que las fuerzas israelíes, sin embargo el reporte condena los ataques con proyectiles de Hamas contra ciudades y poblados israelíes.

Según el reporte no hay duda de que la intención de la organización era matar a civiles y provocar una gran destrucción material, que se traducen en crímenes de guerra y de lesa humanidad.

Gaza Grenze Flash-Galerie

Palestinos huyen en un taxi.

La documentación sobre los lanzamientos de proyectiles de Hamas, así como los daños provocados por éstos hubieran sido más completos si el gobierno israelí no hubiera rechazado toda cooperación con la comisión Goldstone, ni hubiera obstaculizado las investigaciones in situ, donde cayeron los proyectiles.

Israel desoyó el informe

Los investigadores tuvieron que organizar costosas y amplias audiencias en Ginebra a las que fueron convocados los alcaldes de las ciudades afectadas. Pese a la neutralidad y equilibrio del reporte Goldstone, en cumplimiento con el mandato de la ONU, el Gobierno israelí calificó a ambos como parciales y poco objetivos. No así organizaciones de Derechos Humanos israelíes, que saludaron de manera unánime el reporte y apelaron al propio gobierno y al ministerio de Justicia, a realizar, en concordancia con las demandas de la Comisión Goldstone, una investigación judicial contra los agresores y contra quienes dieron las órdenes de cometer tales crímenes y violaciones. Las mismas demandas hizo la Comisión Goldstone a la organización palestina Hamas.

La Comisión Goldstone recomienda que en caso de que Israel y Hamas hagan caso omiso de las demandas contenidas en el reporte, el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon envíe el reporte al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El Consejo de Seguridad a su vez se dirigiría al Tribunal Penal Internacional.

Israelische Soldaten mit Munition

Soldados israelíes preparan el ataque.

A la pregunta de si seguirá la recomendación de la Comisión Goldstone, que se prevé, será respaldada por el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, el secretario general ha evitado hasta ahora dar una respuesta.

Ban Ki Moon se ha limitado a manifestar su apoyo al reporte y ha pedido a sus colaboradores que verifiquen las irregularidades que documenta el reporte de cara a la obligatoriedad de rendir cuentas por parte de los responsables.

Entre tanto el Gobierno israelí ha iniciado una intensa campaña diplomática y política para impedir que el reporte Goldstone llegue al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El gobierno estadounidense, al parecer, ha señalado su apoyo a Tel Aviv en este objetivo.

Autor: Andreas Zumach/ Eva Usi

Edición: José Ospina Valencia

Publicidad