El regreso del proteccionismo | Economía | DW | 08.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

El regreso del proteccionismo

Como respuesta a la crisis, muchos países se están aislando económicamente. Según un estudio reciente, tan solo en los últimos 12 meses, se registraron 400 medidas de proteccionismo para impedir el libre comercio.

Cuando una economía empieza a debilitarse, los gobiernos tienden a aislar a sus empresas de la competencia exterior. Una de las conclusiones a las que ha llegado el estudio de Alerta de Comercio Global (Global Trade Alert), elaborado por investigadores de la Universidad de St. Gallen y del Centro de Investigación de Política Económica de Gran Bretaña, es que el proteccionismo se está extendiendo a nivel mundial.

Un proteccionismo discreto

Martin Wermelinger, miembro y asesor de Alerta de Comercio Global.

Martin Wermelinger, miembro y asesor de Alerta de Comercio Global.

Sobre todo desde finales de 2012, el ataque al libre comercio ha sido discreto, pero de gran alcance, dice Martin Wermelinger, miembro y asesor de Alerta de Comercio Global. “El tipo de proteccionismo ha cambiado visiblemente. Debido a la Organización Mundial del Comercio (OMC), las barreras tradicionales se usan cada vez menos”, explica. Durante décadas, la OMC se empeñó en liberalizar el comercio: quien, hoy en día, introduce restricciones tradicionales como los aranceles podría recibir una queja de esta organización.

Por ello, los gobiernos muchas veces protegen su economía de tal manera que los socios de comercio, los medios y analistas no puedan entrever tan fácilmente las restricciones. Por ejemplo, se subvencionan las exportaciones y se ofrecen ayudas financieras o sistemas de incentivo como garantías a la exportación. Además, un fenómeno más reciente es el creciente rechazo a la migración, dice Martin Wermelinger, en entrevista con DW. Sobre todo, en Canadá y países asiáticos como India existen medidas temporales para reducir la cantidad de personas que entren a trabajar al país.

Aumentan acuerdos bilaterales

Pese a esas restricciones, se siguen acordando tratados de libre comercio a nivel bilateral. Por ejemplo, este lunes (08.07.2013), comienza la negociación que podría derivar en la creación de una nueva zona de libre comercio entre Europa y los EE.UU. Ilja Nothnagel, experto en economía exterior de la Cámara de Industria y Comercio de Alemania, indica que, actualmente, se ha vuelto difícil progresar a nivel multilateral, pero “un acuerdo bilateral es mejor que ninguno”.

Ilja Nothnagel, experto en economía exterior de la Cámara de Industria y Comercio de Alemania.

Ilja Nothnagel, experto en economía exterior de la Cámara de Industria y Comercio de Alemania.

En cambio, Wermelinger, de la Alerta de Comercio Global, está convencido de que los acuerdos bilaterales de libre comercio solo surten efecto a un nivel regional muy limitado. “Son una suerte de proteccionismo para países que no pertenecen al tratado”, afirma. El experto cree que de esta forma empresas de países no miembros del acuerdo son expulsadas del mercado aunque produzcan productos de mejor calidad. Asimismo, estos tratados generalmente solo hacen referencia a los derechos de importación, lo cual no descarta otras medidas de proteccionismo.

Países grandes, los más afectados

Tan solo en los últimos 12 meses, se registraron 431 restricciones comerciales y solo 141 medidas para fomentar el comercio, y otras 183 medidas de proteccionismo están planeadas. Según la Alerta de Comercio Global, el proteccionismo afecta ante todo a las grandes naciones de comercio que forman parte del G-20. China es el país más afectado, seguido de EE.UU. y los países europeos de Alemania, Francia e Italia. “Lo sorprendente es que los países más grandes del mundo lideran el proteccionismo, pero, al mismo tiempo, son los países más afectados por esas medidas.”

Ilja Nothnagel señala que todas las empresas resienten el proteccionismo, incluso aquellas que se pretenden proteger de esta forma. A la larga, perderán competividad por la baja competencia y, con ello, también su cuota en el mercado, apunta.

Autor: Insa Wrede/ VC

Editor: Enrique López

DW recomienda