El presidente de Turquía descarta prohibir Facebook y Youtube | El Mundo | DW | 07.03.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El presidente de Turquía descarta prohibir Facebook y Youtube

"Es impensable que vayan a ser bloqueados", aseguró Abdulah Gül, presidente de Turquía, después que Erdogan afirmara en una entrevista que no puede permitirse que las redes sociales "destruyan la nación".

El presidente de Turquía, Abdulah Gül, negó categóricamente que en su país vayan a ser prohibidos Youtbe y Facebook: "Las plataformas como YouTube y Facebook son usadas en todo el mundo, es impensable que sean bloqueadas", dijo Gül, de acuerdo con informaciones de la agencia Anadolu. " Solo se pueden bloquear páginas si hay contenidos ilegales o se violan los derechos de ciertas personas", añadió el presidente, que es del mismo partido de Erdogan.

Gül sale así al paso de las recientes informaciones que alertaban sobre la intención del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, de YouTube y la red social Facebook tras las elecciones locales, que se celebrarán el 30 de este mes, según unas declaraciones que recogen hoy los medios. Erdogan habló al respecto en una entrevista televisiva en la noche del jueves con el canal ATV, tras la filtración de supuestas grabaciones de sus conversaciones telefónicas privadas en Internet. "No permitiremos que YouTube y Facebook destruyan esta nación. Tomaremos medidas, incluyendo el cierre", dijo Erdogan, que ya antes había hecho comentarios críticos con las redes sociales.

Grabaciones comprometidas

Soziale Medien in der Türkei Symbolbild

Los opositores turcos se comunican sobre todo a través de las redes sociales.

Erdogan, que se ve muy comprometido en las grabaciones, negó las acusaciones de corrupción y afirmó que esas páginas web sirven al "espionaje". "No se puede entender la libertad de esa manera". YouTube estuvo prohibido en el país durante dos años hasta 2010, debido a que la popular plataforma incluía contenidos que el Gobierno consideró ofensivos hacia el fundador de la Turquía moderna, Mustafa Kemal Atatürk.

Las elecciones locales del 30 de marzo serán una prueba para la popularidad del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo de Erdogan. Son las primeras tras las protestas nacionales contra el Gobierno de mediados de año y que se conocieran las acusaciones de corrupción el 17 de diciembre. A causa del escándalo, han renunciado cuatro ministros. Las grabaciones, cuya autenticidad no ha sido confirmada, vinculan a Erdogan y sus aliados con casos de corrupción e intentos por controlar los medios de comunicación. En una de ellas, el primer ministro habla con su hijo y le recomienda esconder grandes sumas de dinero, procedentes supuestamente de actos de corrupción. Aunque Erdogan habla de un "montaje", reconoció en gran medida la veracidad de otras tres conversaciones, menos comprometedoras, relacionadas con intentos de influenciar a los medios. En la más reciente se oye supuestamente a Erdogan criticando a un periódico por su cobertura. El dueño del diario se echa a llorar al final de la llamada. La oposición exige la renuncia del primer ministro.

Medidas polémicas

El sector de Erdogan acusa de las filtraciones a los seguidores del clérigo musulmán Fethulá Gulen, un exaliado que vive en Estados Unidos y que ahora se ha convertido en un duro adversario. Numerosos seguidores del religioso trabajan en instituciones estatales. El mes pasado. Turquía aprobó una ley muy controvertida a nivel internacional, en la que el Gobierno endurece el control sobre Internet. Los críticos censuran además otra ley con la que, aseguran, se limita la independencia de la Justicia. Hay otra medida prevista que amplía las atribuciones del servicio secreto MIT.

Los opositores se comunican en Turquía sobre todo a través de redes sociales como Facebook y Twitter, a través de las cuales se organizan también algunas protestas. Previamente, Erdogan había calificado de "amenaza" a Twitter. A mediados de año, Turquía elegirá por primera vez de manera directa al presidente del país. Se especula con que Erdogan podría ser candidato, ya que, aunque su partido prohíbe que pueda presentarse por cuarta vez como primer ministro, no se descarta que modifique esos estatutos.

MS (dpa/afp)

DW recomienda

Publicidad