“El Nacional”, de nuevo en la mira de Maduro | América Latina | DW | 23.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

“El Nacional”, de nuevo en la mira de Maduro

El hombre fuerte de Venezuela, Nicolás Maduro, arremete contra quienes ponen en duda la legitimidad de su reelección. La edición online del diario “El Nacional” es blanco de un proceso administrativo sancionatorio.

El buen humor con que el hombre fuerte de Venezuela, Nicolás Maduro, y los jerarcas del partido de Gobierno se tomaron las dos primeras rondas de sanciones emitidas en su contra por el presidente de Estados Unidos contrasta con la indignación que les causó la tercera. Donald Trump no sólo impuso medidas punitivas sobre altos funcionarios oficialistas (18.5.2018), sino que restringió la capacidad del Estado venezolano para refinanciarse mediante la venta de sus activos (21.5.2018) en aparente respuesta a la consumación de los comicios presidenciales del 20 de mayo que Washington consideraba amañados de antemano.

La reacción de Maduro no se hizo esperar: acusando a la oposición venezolana de haber clamado por las sanciones en cuestión, arremetió este martes (22.5.2018) contra todos aquellos que pusieran en duda, dentro y fuera del país, la legitimidad de su reelección. Por un lado, les pidió a los diplomáticos estadounidenses de mayor rango que abandonaran el territorio nacional en un lapso de 48 horas. Por otra parte, ordenó iniciar un proceso administrativo sancionatorio contra la cuenta de Twitter del diario El Nacional (@ElNacionalWeb), bajo el cargo de haber violado la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos.

Según la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) de Venezuela, @ElNacionalWeb difundió mensajes en los que se desconocía a las autoridades del país legítimamente constituidas. El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) protestó contra esa moción en las redes sociales, esgrimiendo que, "en lo que va de 2018, al menos siete medios de comunicación impresos han dejado de circular por la negativa del Gobierno de Maduro a permitirles el acceso a los insumos; ahora amenaza con multar o cerrar a @ElNacionalWeb”. DW habló sobre el caso con Miguel Henrique Otero, presidente y editor de El Nacional.

Deutsche Welle: La Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) de Venezuela acusa a los operadores de la cuenta de Twitter del diario El Nacional (@ElNacionalWeb) de haber emitido mensajes donde se desconoce a las autoridades legítimamente constituidas del país y se incita al odio. ¿A qué mensajes se refiere esa institución?

Venezuela: Portrait Miguel Henrique Otero (Getty Images/N. Kamm)

Miguel Henrique Otero, presidente y editor de “El Nacional”. (Archivo)

Miguel Henrique Otero:   No lo sé porque CONATEL no lo explica. Pero eso no me extraña porque esa es la manera en que esa institución ha procedido para silenciar a los medios tradicionales en Venezuela. CONATEL implementa medidas punitivas discrecionalmente. El cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) fue su primer gran golpe contra la libertad de prensa y el derecho a la información. Después de eso, CONATEL amedrentó, sancionó, clausuró o le negó la renovación de concesiones de transmisión a numerosas emisoras de radio.

Generalmente, la apertura de una investigación sobre la actuación de un medio va acompañada de una llamada telefónica durante la cual un representante de CONATEL le reprocha a ese medio el hecho de haber abordado un tópico, entrevistado a una persona o publicado una fotografía determinada. En el caso de @ElNacionalWeb, a nosotros nos enviaron la notificación de que un proceso administrativo sancionatorio estaba en camino sin advertencia alguna, sin una llamada previa para dialogar.

A los administradores de @ElNacionalWeb se les concedió cinco días para refutar la medida y diez días para articular su defensa. Según el Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa (SNTP), la llamada "Ley contra el Odio” podría ordenar bloquear a @ElNacionalWeb e imponerle una multa de cien unidades tributarias…

Nosotros tenemos que indagar, ante todo, cuál fue nuestra infracción y qué espera CONATEL de nosotros… Esa institución actúa de una manera de cara a los medios tradicionales –la prensa, la radio y la televisión– y de otra frente a los electrónicos. Alegando que se está incitando al odio, CONATEL ya debe haber bloqueado permanentemente a un centenar de portales y páginas web; entre ellas están las de CNN en Español, NTN24 e Infobae. Y ni hablemos de los ciudadanos encarcelados sólo por tuitear…

¿Cómo describiría usted la evolución de la relación entre el diario El Nacional y los Gobiernos chavistas, empezando con el ascenso de Hugo Chávez a la presidencia del país en 1999? ¿Siempre hubo choques frontales o hubo momentos de mayor cordialidad?

Al principio, Chávez no tenía enfrentamientos con ningún medio. La ‘Revolución Bolivariana' no empezó de golpe como una dictadura del proletariado. Chávez llegó al poder jurando que respetaría las libertades civiles y políticas, alineándose con la ‘Tercera Vía' de Tony Blair y con la noción del ‘capitalismo humanista'. A medida que su talante populista y autoritario se hizo más evidente, comenzó a tener fricciones con los medios. Las medidas que él tomó contra la prensa la llevaron a buscar refugio en Internet.

Los periódicos que tienen acceso a papel para imprimir son aquellos que el régimen ha comprado echando mano al erario público. La excepción es El Nacional, el único diario impreso que todavía llega a casi todos los rincones del país. No es fácil, porque estamos expuestos a amenazas y agresiones físicas, administrativas, publicitarias, tributarias y judiciales. Tanto el consejo editorial como la junta directiva de El Nacional han sido objeto de mociones penales que empujaron a algunos de sus miembros al exilio

¿A qué proceso judicial se refiere?

El diario El Nacional, el periódico TalCual, de Teodoro Petkoff, y el medio electrónico La Patilla fueron blanco de una demanda por difamación entablada por el dirigente chavista Diosdado Cabello en 2015, cuando todavía era presidente del Parlamento venezolano. Se arremetió contra nosotros por citar informaciones de los diarios ABC, de España, y The Wall Street Journal, de Estados Unidos, según las cuales un fiscal federal del estado de Nueva York estaba investigando los nexos de Cabello con el narcotráfico.

Desde hace tres años, veintidós personas vivimos a la sombra de medidas cautelares; lo cual es ilegal porque las medidas cautelares no deben durar tanto tiempo. Y eso no ha cambiado ni siquiera después del 18 de mayo de 2018, cuando el Gobierno estadounidense sancionó a Cabello por sus presuntos vínculos con carteles de la droga. Pero por lo menos queda claro que decíamos la verdad: el Gobierno de Estados Unidos sí estaba investigando a Cabello por supuestos negocios con narcotraficantes.

Algunos miembros del consejo editorial y de la junta directiva de El Nacional están en Venezuela, donde sus bienes han sido congelados, se les prohíbe salir del país y se les obliga a presentarse semanalmente ante los tribunales correspondientes. Yo estoy en España en este momento porque su Gobierno me otorgó la nacionalidad; mi pasaporte venezolano fue anulado por las autoridades de mi país.

¿Alguna vez recibió ofertas de personalidades del Gobierno para que les vendiera El Nacional?

Esa era una política sistemática del Gobierno chavista. Altos jerarcas del régimen trataron de comprarnos a través de intermediarios y yo rechacé sus avances; yo ni siquiera me cité con ellos para saber cuánto ofrecían…

¿Quiénes eran esos ‘altos jerarcas del régimen' a los que usted se refiere?

Prefiero no nombrarlos. Si no los he nombrado antes, no los voy a nombrar ahora. Eso se sabrá en su debido momento.

¿Qué va a hacer El Nacional si su versión digital es bloqueada en Venezuela?

Seguir operando desde otro lugar. Estuvimos ante una situación similar el 11 de abril de 2002, cuando tuvo lugar el golpe contra Hugo Chávez y simpatizantes del oficialismo rodearon la sede el periódico en el centro de Caracas. El periódico no pudo salir a las calles, pero los operadores de su versión online se desplazaron hacia una oficina que nos prestaron en el este de la capital y El Nacional continuó su labor informativa desde allí… Nosotros vamos a resistir y a durar más que el régimen. Viviremos para publicar el titular que anuncie su caída: "Venezuela regresa a la democracia”.

Evan Romero-Castillo (ERS/EL)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda