El MPLA retiene el poder en Angola | El Mundo | DW | 25.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

El MPLA retiene el poder en Angola

Dos Santos, de 74 años, que ha venido gobernando Angola desde 1979, traspasará su cargo al hasta ahora ministro de Energía, João Lourenço, de 63 años.

Angola Wahl João Lourenço (Getty Images/AFP/A. Rogerio)

João Lourenço

El Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA), en el Gobierno desde 1975, retendrá el poder tras ser proclamado vencedor de las elecciones celebradas ayer, lo que sitúa a João Lourenço como sucesor del histórico José Eduardo dos Santos después de 38 años ininterrumpidos de presidencia.

Según los resultados anunciados hoy (24.08.2017) por la Comisión Electoral con un 73% de escrutinio, el partido gobernante ha obtenido un 64,57% de los votos frente al 24,4% de su principal rival, la Unión Nacional para la Total Independencia de Angola (UNITA), encabezada por Isaias Samakuva.

De esta forma, el MPLA, que gobierna en Angola desde su independencia de Portugal, conservará la mayoría absoluta del Parlamento, que dispone de 220 escaños.

Desafíos de Lourenço

Lourenço, el nuevo presidente, tendrá que hacer frente a un país lastrado socialmente por la guerra civil que libró entre 1975 y 2002 (que dejó cerca de un millón de muertos) y encallado desde 2013 por la bajada de los precios del petróleo, en cuya producción se basa, casi exclusivamente, su economía.

Después de Nigeria, Angola es el segundo mayor productor de crudo de África con una media diaria de 1,8 millones de barriles que representan casi el 70% de los ingresos del Estado y el 95% de sus exportaciones.

La caída de los precios del petróleo de 2013 mermó los ingresos estatales en un 60%, lo que acabó repercutiendo en la ya degradada situación de los servicios básicos de una población que vive, en su mayoría, con menos de un dólar al día, y que ocupa el puesto 150 de 188 en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

Según datos de Unicef, las tasas de mortalidad infantil y materna se encuentran entre las más elevadas del mundo: uno de cada cinco niños muere antes de llegar a los cinco años, y 640 mujeres mueren por cada 100.000 niños nacidos. En el campo educativo, un millón de niños continúan fuera del sistema, con una cobertura de la educación primaria que no supera el 10%, y una tasa del 20% en la secundaria.

FEW (EFE, dpa)

Publicidad