El Mar Negro: ¿otra ruta peligrosa para llegar a Europa? | Europa | DW | 21.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El Mar Negro: ¿otra ruta peligrosa para llegar a Europa?

Rumania se mostró dispuesta a acoger a 2.000 refugiados procedentes de Italia y Grecia. Este país teme la afluencia de inmigrantes ilegales a través del Mar Negro.

En otoño de 2015, la Unión Europea (UE) aprobó la reubicación de 160.000 refugiados procedentes de Italia y Grecia. Rumania, al igual que el Grupo Visegrád, formado por Hungría, Polonia, Eslovaquia y la República Checa, rechazó un sistema de cuotas fijo para después aceptarlo, pero teniendo en cuenta la capacidad de acogida del país. En un principio se trató de 6.300 refugiados, y ahora son 2.000. Así lo anunció recientemente el ministro de Exteriores de Rumania, Teodor Melescanu, en una entrevista televisiva, en la que añadió que se pondrán 5,3 millones de euros a disposición de los países vecinos de Siria para ayuda humanitaria.

Hasta ahora, Rumania ha acogido a 710 inmigrantes. El país forma parte de la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión, Frontex. No es el destino deseado por los refugiados ni tampoco una de las rutas principales de inmigración ilegal hacia el occidente europeo.

Más información:

ONG alemana suspende misiones de rescate en el Mediterráneo

Alemania aumentará aporte a agencia para los refugiados

Ruta peligrosa por el Mar Negro

En las últimas dos semanas ya hubo dos intentos por acceder a Rumania desde Turquía y a través del Mar Negro. Se interceptaron en la costa rumana un bote con 50 inmigrantes a bordo y otro con 69 iraquíes. De estos, 29 eran menores de edad.

Hace exactamente un año, el presidente rumano, Klaus Iohannis, declaró en una entrevista que Rumania acogería a un determinado número de inmigrantes y que protegería sus fronteras con éxito: "Hubo intentos de grupos de refugiados por entrar a Rumania desde Serbia y luego seguir hacia otros países, pero pudimos evitarlo. Así lo haremos también si alguien quiere entrar a Rumania a través del Mar Negro”. El mandatario añadió que cree improbable que la gente lo intente por mar, porque "es más difícil el acceso que, por ejemplo, en el Mar Mediterráneo”.

Sin embargo, la situación parece haber cambiado. La gente desesperada está dispuesta a asumir más riesgos y aceptar rutas más largas, sobre todo, desde que se bloquearon las rutas del Mar Egeo, los Balcanes y del Mediterráneo. Para los traficantes de inmigrantes ilegales, entre tanto, Turquía parece ser una alternativa para transportar a los inmigrantes a través del Mar Negro hacia Europa. En Rumania esta tendencia se observa con preocupación y antes de las vacaciones veraniegas el Consejo Superior de Defensa rumano se reunió para tratar el tema de las posibles medidas contra la inmigración ilegal.

Teodor Melescanu, ministro de Exteriores rumano.

Teodor Melescanu, ministro de Exteriores rumano.

Bulgaria también se preocupa

Si el Mar Negro llega a convertirse en una nueva ruta migratoria, no solo Rumania sino también Bulgaria tienen que contar con una afluencia de inmigrantes en sus costas. En la península búlgara, en la frontera con Turquía, el país ya ha tomado medidas contra la migración ilegal: una alambrada acordona prácticamente casi todo el tramo de la frontera con Turquía. Además, el Ejército estará más presente en la zona: 600 soldados, patrullas especiales y drones, dijo el vicepresidente Krassimir Karakatschanov al diario alemán Die Welt.

Se desconocen los planes concretos de ambos países para proteger sus costas de la inmigración ilegal. Sin embargo, se espera que esta ruta se bloquee también con rapidez. Los traficantes ilegales de personas tendrán que seguir buscando otras rutas para seguir poniendo en peligro la vida de personas que quieren llegar a Europa.

Autor: Robert Schwartz (RMR/VT) 

DW recomienda

Publicidad