El legado del Tribunal de La Haya | Política | DW | 29.11.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Justicia

El legado del Tribunal de La Haya

El suicidio del exgeneral Slobodan Praljak ensombreció el más reciente fallo del Tribunal Penal de La Haya para la ex-Yugoslavia. En 25 años ha sido, a menudo, objeto de críticas. Pero ello no merma su importancia.

El Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia (TPIY), con sede en La Haya, emitió, en un procedimiento de apelación, su fallo definitivo en los casos de seis exjefes de los croatas bosnios, confirmando penas de cárcel de entre 10 y 25 años para Jadranko Prlić, Bruno Stojić, Slobodan Praljak, Milivoj Petković, Valentin Ćorić y Berislav Pušić.

El suicidio de Slobodan Praljak en sala ensombreció el pronunciamiento de la sentencia. Luego de ser confirmada la condena a 20 años de cárcel, Praljak exclamó: "¡No soy un criminal!” y bebió un líquido de una pequeña botella que llevaba consigo. Poco después murió en un hospital.

Den Haag Kriegsverbrechertribunal Verurteilung Slobodan Praljak Gift (ICTY)

El condenado Slobodan Praljak bebe veneno en plena sesión del TPIY.

"También en el pasado vivimos situaciones en las que acusados amenazaron con suicidarse”, dice Wolfgang Schomburg, primer juez alemán integrante del TPIY, "y sé que personas en una situación así recurren a veces a medios extremos, por muy diferentes motivos”. Pero, agrega, "un caso aislado de un condenado no merma la importancia del tribunal”.

Más información:

TPIY: “Mladic, autor del genocidio bosnio”

TPIY exculpa al serbio Seselj de crímenes de guerra y lesa humanidad

"Un gran avance en el derecho internacional”

El TPIY fue fundado el 25 de mayo de 1993 por resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. "Un sueño se transformó de pronto en realidad”, recuerda Schomburg. Entonces, la ciudad de Vukovar, en el este de Croacia, se halla en ruinas, Sarajevo estaba asediada y cerca de la ciudad de Prijedor, en el oeste de Bosnia, había campos de prisioneros para bosníacos y croatas.

"El objetivo del Tribunal era demostrar que nadie puede quebrar el derecho y que  toda persona debe hacerse responsable de sus hechos, independientemente de qué papel desempeña en la política o las fuerzas armadas de un país”, agrega Schomburg. Fue la primera vez en crearse un tribunal ad hoc, es decir, solo para esos casos: "un gran avance en el derecho internacional”.

Casi 25 años más tarde, el Tribunal de La Haya, como también se llama al TPIY, finaliza sus actividades. En ese lapso fueron acusadas 161 personas y llevados a cabo 151 procesos.

En el resto de los casos se trata de personas o bien ya fallecidas o cuyos casos pasaron a otros tribunales. Condenadas fueron 90 personas, en su mayoría a largas penas de cárcel, entre ellas presidentes, generales y jefes de servicios secretos.

Milošević ante el Tribunal

El caso más espectacular fue el proceso contra el expresidente de Serbia Slobodan Milošević, que fue detenido en 2001 y entregado al TPIY. El proceso comenzó en 2002 y las sesiones fueron transmitidas en vivo a toda la región de la ex-Yugoslavia, donde fueron seguidas con gran interés.

A un fallo no se llegó, porque Milošević murió en 2006 en la cárcel de Scheveningen, en La Haya, antes de que finalizara el proceso. Entre los condenados de alto rango se cuentan también el ex jefe de los serbios bosnios, Radovan Karadžić, y su jefe militar, Ratko Mladić.

Ambos fueron hallados culpables en primera instancia, entre otros delitos, de genocidio. Para Wolfgang Schomburg ese fue uno de los mayores éxitos del TPIY, porque mostró que "también los de arriba son condenados”.

Ver el video 01:10
Now live
01:10 minutos

Criminal de guerra se envenena ante juez

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema

Publicidad