El largo camino hacia la producción de una vacuna | Salud | DW | 26.10.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Salud

El largo camino hacia la producción de una vacuna

Varios países europeos prohibieron la comercialización de vacunas antigripales del grupo farmacéutico Novartis debido a una posible contaminación. La producción de vacunas requiere un largo y complejo proceso.

Suiza y España se sumaron a Italia, Austria y Alemania que cancelaron la distribución de dos vacunas contra la gripe de la farmacéutica Novartis por temor a que estén contaminadas. Tan sólo en Suiza se vieron afectadas 160.000 dosis de las vacunas Agrippal y Fluad. El Ministerio español de Sanidad decidió “inmovilizar” todos los lotes de los atigripales de Novartis que se comercializan con los nombres de Chiroflu y Chiromas, después de que se detectara en Italia la presencia de partículas flotantes blancas en las jeringas precargadas de ambos medicamentos.

En Alemania fue prohibida la venta de vacunas que se comercializan bajo el nombre de Fluad y Begripal. Los virus gripales se transforman rápidamente, dando paso a nuevas cepas con características diferentes. Por ello un antigripal del año pasado no puede proteger plenamente este año. La Organización Mundial de la Salud OMS observa continuamente el desarrollo de nuevos virus.

Grippeimpfstoff

Virus antigripal.

Fabricación de una vacuna

Para la obtención de una cepa vacunal debe obtenerse primero un virus híbrido a partir de la nueva cepa detectada mezclada con un virus de laboratorio. El virus híbrido es probado para verificar que produce las proteínas exteriores de la cepa pandémica, que es inocuo y que se multiplica en huevos de gallina. Una vez concluidas las pruebas se puede llamarle virus vacunal.

El virus vacunal se inyecta en millares de huevos, que luego se incuban durante dos o tres días para favorecer la multiplicación vírica. El antígeno se obtiene a partir de la clara de huevo, aislando los virus vacunales que contiene.

Cada año la OMS envía a los laboratorios las cepas virales más comunes para que a partir de ellas puedan fabricarse las vacunas. “Un huevo alcanza, por así decirlo, para la producción de una dosis de vacuna”, afirma Rolf Hömke de la farmacéutica GlaxoSmithKline, con sede en Dresde. Las tres cepas virales enviadas por la OMS son multiplicadas en huevos de gallina y luego mezcladas para la producción de una vacuna.

Grippeimpfstoff Herstellung

Producción de una vacuna antigripal.

Pruebas antes de aprobarse su distribución

Cada laboratorio debe examinar intensamente los efectos de una vacuna recién producida, aplicándola en animales que deben reaccionar creando anticuerpos. Además, la vacuna debe estar limpia y ser estéril. Pero puede suceder que la vacuna no provoque la reacción de inmunidad esperada en los animales de laboratorio, que muestre efectos secundarios o contenga impurezas.

“En esos casos no queda más remedio que destruír el lote completo de vacunas”, afirma Hömke. Debido a las numerosas pruebas a las que tiene que ser sometida, el período de producción de una vacuna puede durar entre 6 y 22 meses. Puede haber escasez de vacunas antigripales cuando repentinamente hay más demanda de la esperada. Pero no se puede responder con rapidez. "No es como hacer más copias de los ejemplares existentes", concluye Hömke.

Autoras: Brigitte Osterath/ Eva Usi

Edición: Emilia Rojas

DW recomienda