El juez Garzón pide traslado a la Corte Penal Internacional | Europa | DW | 11.05.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

El juez Garzón pide traslado a la Corte Penal Internacional

Baltasar Garzón quiere irse a la Corte Penal Internacional (CPI) para trabajar como asistente del fiscal jefe, el argentino Luis Moreno Ocampo. El Consejo General del Poder Judicial analizará la petición este miércoles.

El juez Baltasar Garzón.

El juez Baltasar Garzón.

Garzón, de 54 años, tiene actualmente tres causas abiertas en su contra en el Tribunal Supremo español, entre ellas una por presunta prevaricación en su investigación de los crímenes del franquismo, que podría sentarlo en breve en el banquillo de los acusados. De ocurrir, eso significaría su suspensión automática como juez instructor.

El juez español más conocido internacionalmente fue invitado por el propio Moreno Ocampo para ejercer como consultor externo durante un periodo inicial de siete meses, durante los cuales, además de trabajar en la ciudad holandesa, podría tener que desplazarse a Congo, Uganda, Sudán o Colombia, países donde la CPI tiene investigaciones abiertas.

Esa corte fue creada en 2002 como primer tribunal internacional para juzgar el genocidio, los crímenes de guerra, las torturas y las violaciones masivas de los derechos humanos. Sus investigaciones no son retroactivas, sino que sólo se ocupa de crímenes cometidos después de su entrada en vigor.

Amplia experiencia

En una carta enviada el pasado 6 de mayo, Moreno Ocampo le expresó a Garzón su deseo de contar con él para aprovechar su experiencia "en la investigación de crímenes organizados y masivos", según informaron este martes fuentes de la Audiencia Nacional española.

Desde el juzgado de instrucción número 5 de ese tribunal, Garzón ha instruido desde 1988 sumarios importantes contra el narcotráfico y el terrorismo. Desde ese juzgado persiguió también al ex dictador chileno Augusto Pinochet y a represores de la dictadura argentina, saltando a los titulares de todo el mundo. Y desde él trató también sin éxito de investigar los crímenes del franquismo, una actuación que lo ha situado a las puertas de ser juzgado él mismo por presunta prevaricación, acusado por organizaciones de ultraderecha.

El traslado solicitado por Garzón supondría un pase a servicios especiales, lo que significa que el juez no renuncia a la judicatura ni a su plaza en el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. Sería pues una baja momentánea.

Procesos seguirán su cauce

El presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, remitió ya al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) un informe favorable al traslado de Garzón. La petición del magistrado será estudiada este miércoles por la comisión permanente del CGPJ. Aunque el magistrado se vaya a La Haya, las causas abiertas contra él en el Tribunal Supremo seguirán su cauce.

El traslado solicitado por Garzón tiene que contar además con la aprobación del gobierno español, a través del Ministerio de Exteriores.

Junto a la causa en su contra por su investigación de los crímenes del franquismo, Garzón tiene abierta otra en el Supremo por unos supuestos cobros del Banco de Santander recibidos durante su estancia en Nueva York y otra por haber ordenado intervenir las comunicaciones que tuvieron en prisión con sus abogados varios procesados en el

"caso Gürtel", la trama de corrupción que salpica al Partido Popular (PP) desde hace más de un año. (dpa)