El gobierno y las facciones rebeldes ratifican la paz en Sudán | El Mundo | DW | 03.10.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

El gobierno y las facciones rebeldes ratifican la paz en Sudán

Las milicias tendrán que integrarse en el ejército regular siguiendo el acuerdo preliminar firmado a finales de agosto con la mediación de Sudán del Sur que pone fin a 17 años de conflicto armado.

Sudan Soldaten der People's Liberation Army SPLA in Turalei

Antiguos soldados del Ejército de Liberación Popular en Turalei (en la frontera entre Sudán del Sur y Sudán del Norte), en una imagen de enero.

El gobierno sudanés y los jefes de los principales grupos rebeldes armados, integrados en el Frente Revolucionario de Sudán, firmaron este sábado (03.10.2020) en Juba un acuerdo de paz que va a poner fin a 17 años de guerra. Representantes del gobierno de transición sudanés y de movimientos rebeldes, así como diplomáticos chadianos, cataríes, egipcios y representantes de la Unión Africana y de Naciones Unidas, participaron en la ceremonia en la capital del vecino Sudán del Sur.

Firmaron el amplio documento tres integrantes de la delegación gubernamental, encabezada por el vicepresidente del Consejo Soberano de Sudán, el general Mohamed Hamdan Dagalo (alias Hemedti), junto a más de diez representantes de diferentes movimientos armados y el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, como mediador.

"Hemos firmado hoy un acuerdo de paz y estamos felices, hemos cumplido nuestra misión", declaró Tutkew Gatluak, de Sudán del Sur, que fue uno de los mediadores. Las autoridades de Jartum, un conjunto de civiles y militares que gobiernan juntos desde que un movimiento popular derrocó en 2019 a Omar al Bashir, hicieron de esta paz con los rebeldes una prioridad.

El acuerdo estipula que los movimientos armados tendrán que ser desmantelados y que sus combatientes tendrán que unirse al ejército regular, que se reorganizará para ser representativo de todos los componentes del pueblo sudanés. La comunidad internacional aplaudió este acuerdo de paz, concluido en agosto, que costó más de un año de negociaciones.

Los capítulos del documento contemplan el reconocimiento de los derechos ancestrales de las tribus, la anulación de los derechos de propiedad otorgados mediante usurpación o arrebatados por el Gobierno de Al Bashir y el derecho al regreso de los desplazados y refugiados, así como la compensación a las víctimas. También contempla la posibilidad de creación de un estado federal descentralizado.

lgc (afp/efe)

DW recomienda