El enigma de la Torre Einstein | Ciencia y Ecología | DW | 18.03.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

El enigma de la Torre Einstein

La Torre Einstein del Instituto de Astrofísica de Potsdam es desde hace décadas una atracción turística de primer rango. Una exposición explica el vínculo de ésta con el genio de origen alemán que revolucionó la física.

default

Una maravilla del siglo XX.

Desde el punto de vista arquitectónico, la torre es considerada una extraordinaria obra expresionista del arquitecto Erich Mendelsohn. Pero entre la opinión pública alemana la torre es considerada como uno de los legados de Albert Einstein. Con motivo del año Einstein, la llamada Casa de Historia de Brandenburgo y Prusiana de Postdam, abrió una exposición para explicar el mito Einstein y su relación con la torre, pues de hecho el genio nunca investigó ahí.

“Todo mundo conoce la torre, pero nadie sabe qué es”, dice el historiador de arte Hans Wilderotter, curador de la muestra. La exposición titulada “Una torre para Albert Einstein”, inaugurada este viernes, pretende informar. La torre guarda en su interior un telescopio que cuando fue fabricado, en 1924, era el más grande de su tipo en Europa. El astrónomo Erich Freundlich fue quien encargó su fabricación.

Postulados vanguardistas

“Con dicho aparato el científico quería investigar los efectos de la teoría de la relatividad descubierta por Einstein, sin embargo no pudo hacerlo”, dice Wilderotter. Pese a ser uno de los más modernos de la época, el telescopio transversal de 16 metros de largo no tenía la precisión necesaria para comprobar los vanguardistas postulados del científico de origen judío-alemán.

Se trataba de comprobar la teoría de la gravedad sobre la gravitación a través del desplazamiento de la luz roja en el espectro solar. Los postulados de Einstein estaban demasiado adelantados para el estado de la técnica. La teoría general de la relatividad de Einstein, publicada en 1916, explicaba una desconcertante discrepancia en la órbita de Mercurio, el planeta más interior del sistema solar. El perihelio del planeta -el punto en el que está más cerca del Sol- avanzaba cada año en una cantidad significativamente más grande que la predicha por las leyes de Newton.

Espacio curvado en las inmediaciones del sol

En sus esfuerzos por explicar la diferencia, los astrónomos habían especulado durante algún tiempo en la existencia de un pequeño planeta que orbitara entre Mercurio y el Sol. Einstein demostró que ese cuerpo era innecesario. Su nueva teoría de la gravedad explicaba completamente el misterio de la órbita de Mercurio como una consecuencia del espacio intensamente curvado en las inmediaciones del Sol.

La primera comprobación empírica de la teoría de la relatividad ocurrió, cuando mediciones hechas durante el eclipse total de Sol de 1919 demostraron que sus cálculos, sobre la curvatura de la luz en presencia de un campo gravitatorio, eran exactos. Sin embargo no fue sino hasta décadas posteriores cuando las teorías de Einstein fueron comprobadas con la ayuda de radiotelescopios.

Sin embargo los investigadores del Instituto Astrofísico de Potsdam siguen utilizando el telescopio de la torre para estudiar el astro rey.

DW recomienda

Publicidad