El director alemán Werner Herzog cumple 75 años | Cultura | DW | 05.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

El director alemán Werner Herzog cumple 75 años

Es el aventurero del cine alemán. Inolvidables son sus películas con Klaus Kinski. Recientemente se alternaba entre el documental y el cine de ficción. Por su documental sobre volcanes podría ser premiado próximamente.

Werner Herzog

Werner Herzog

Precisamente el Werner Herzog que creció en la provincia bávara ha triunfado en los últimos años en Hollywood. Aparte de directores alemanes orientados más bien a lo comercial como Roland Emmerich, Herzog pudo convertirse, en Estados Unidos, en el realizador alemán más exitoso – al menos desde la perspectiva artística. Hoy, 5 de septiembre, festeja su cumpleaños n° 75.

Herzog y las grandes estrellas de Hollywood

Herzog trabajó en los últimos años junto con superestrellas como Eva Mendes, Nicole Kidman, Nicolas Cage, Willem Dafoe y Christian Bale. El hecho de que el director pudiera realizar estos proyectos millonarios con los grandes de Hollywood, sin tener que arrodillarse al sistema tradicional de la industria filmatográfica estadounidense, pertenece a los secretos de éxito de Herzog. De todos modos, el nombre Werner Herzog tiene una reputación magnífica, se ha vuelto una marca. Incluso si no todo lo que Herzog filmó en los últimos años fue oro.

Este éxito cabe de alguna forma en su carrera pavimentada de sorpresas. Herzog, junto con Rainer Werner Fassbinder, Wim Wenders y Volker Schlöndorff, es el director más conocido de la generación del Nuevo cine alemán. Esta comenzó, en los años 60, a revolucionar el decrépito y artísticamente pobre cine alemán. Herzog era asimismo, en ese entonces, un individualista y nadie que se subordinara a una agrupación cualquiera. Nunca fue exclusivamente cineasta.

Werner Herzog: un autodidacta

Nicole Kidman y Werner Herzog

Nicole Kidman y Werner Herzog

Hasta hoy señala Werner Herzog que sus vivencias de la infancia lo marcaron más que el cine como una forma de arte. Así cuenta él que cuando era niño lo impresionó profundamente ver el distrito de Rosenheim atacado por bombas y en llamas. Las películas y el cine lo experimentó recién como adolescente.

Herzog es un autodidacta, que empezó con cortometrajes y que en sus años mozos filmó su primer largometraje. Ya "Signos de vida” (1968), la historia de 3 soldados de las fuerzas armadas en una isla griega, alude a típicos temas de su obra posterior: personas en situaciones excepcionales, la cercanía de sus protagonistas a la locura, la influencia de la naturaleza en la constelación psíquica de sus figuras. También su versión cinematográfica de Kaspar Hauser "Cada uno por su lado y Dios contra todos” (1974) captura estos motivos.

Herzog y Kinski: par de ensueño del cine alemán

El director se volvió conocido para un  mayor público a través de su trabajo en conjunto con el excéntrico actor Klaus Kinski. Con él grabó 5 películas, entre ellas el remake de la saga de vampiros "Nosferatu" y la adaptación de Georg Büchner "Woyzeck" (ambas de 1979). Con Kinski viajó a Sudamérica para grabar "Aguirre, la cólera de dios" (1972) y "Fitzcarraldo", y contó desde ahí historias de conquistadores, soldados y colonialistas al borde de la demencia.

Rodaje legendario

Legendarios fueron también siempre los relatos de los que trabajaron en el rodaje. No sólo los fuertes conflictos con la estrella Klaus Kinski, sino también los accidentes y complicados retrasos, que marcaban el trabajo en el set, lograron estimular la fantasía de la crítica y del espectador. Para "Fitzcarraldo" se construyó una réplica de un barco histórico y se arrastró a mano por la cima de una montaña. Esto fue también una expresión de su estilo en la dirección: Herzog nunca fue un hombre de estudios, sino un director que experimentaba sus temas in situ de forma excesiva.

Una de sus primera películas: Cada uno por su lado y Dios contra todos.

Una de sus primera películas: "Cada uno por su lado y Dios contra todos".

Después de la muerte de Kinski, la prensa se tornó inicialmente silenciosa con respecto a Herzog. En Alemania el interés por su trabajo se paralizó. Herzog aparecía poco en la percepción pública – también porque por algunos años tampoco filmó más largometrajes y se dedicó a la escenificación de ópera.  En los noventas no pasó un año en el que el nativo de Múnich no hiciera al menos una película – sobre todo documentales sobre paisajes o sobre personajes grotescos. Herzog siempre tuvo la habilidad de dirigir su propia mirada a sucesos al borde de la sociedad y el mundo civilizado.

Escenarios fílmicos impactantes

Las películas de Herzog de esta época fueron, sin embargo, todo menos clásicas, "realistas" documentaciones. Ya los títulos - "Las campanas del alma", "Ecos de un reino siniestro" o "Lecciones en la oscuridad" – indicaban lo que pretendía. Herzog viajaba por el globo y se llevaba sus cámaras para grabar debajo de la tierra, en cuevas, debajo del hielo eterno, sobre campos petrolíferos, en el desierto, en altas montañas. Eso le abrió nuevos espacios y panoramas – sobre personas y sobre nuestro mundo.

Herzog se impone en Estados Unidos

Nicolas Cage y Eva Mendes en la película El teniente corrupto.

Nicolas Cage y Eva Mendes en la película "El teniente corrupto".

Igual de impresionante que su ir y venir entre los diversos estilos y géneros de cine fue luego su involucramiento en Hollywood. Nadie contaba con que precisamente el emergente individualista, a veces estrambótico, filmara de manera estable en la nación del cine marcadamente comercial: Estados Unidos. Si bien sus producciones surgieron fuera de los grandes estudios, fueron también realizadas con varios millones de dólares y junto a grandes famosos de Hollywood.

En Hollywood Herzog logró un juego de equilibrio por poco no viable. Produjo entrenamiento clásico con una nota individual ("El teniente corrupto") como también documentales chocantes sobre temas difíciles ("En el corredor de la muerte"). Sin embargo, con las dos últimas películas de ficción, el drama "Reina del desierto” con Nicole Kidman y "Salt and Fire" con Veronica Ferres, no tuvo suerte. Ambas películas no convencieron a la crítica ni al público.

¿Un premio Emmy para Werner Herzog?

Werner Herzog cosechó mucho reconocimiento a través de sus últimos documentales. En 2016, se preguntó con "He aquí las ensoñaciones del mundo conectado" sobre el futuro de la transformación digital. Luego se embarcó en uno de sus típicos viajes a través del globo hacia los volcanes de esta tierra. De ahí salió finalmente una impresionante documentación, "Dentro del volcán", que le valió una nominación Emmy en la categoría "Ciencia y tecnología". El 5 de octubre, justo un mes después de su cumpleaños número 75, podría este premio ser un regalo de cumpleaños tardío para él.

Autor: Jochen Kürten (GAR/VT)

DW recomienda