El caso Ofarim: el antisemitismo no ha desaparecido de Alemania | Alemania Hoy | DW | 13.10.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania Hoy

El caso Ofarim: el antisemitismo no ha desaparecido de Alemania

Un ataque verbal contra el músico alemán Gil Ofarim pone de manifiesto que en Alemania sigue presente el antisemitismo. Agresiones que los judíos sufren cada día.

El artista alemán Gil Ofarim

El artista alemán Gil Ofarim

El incidente despertó el debate sobre el antisemitismo en Alemania. El músico Gil Ofarim asegura que fue acosado en un hotel de Leipzig a principios de octubre: un huésped y un miembro del personal le habrían exigido que se quitara el collar con forma de estrella de David si quería alojarse en el hotel.

Ofarim describió el incidente en un video y lo publicó en Instagram. Hasta ahora ha sido visto más de 3 millones de veces y ha reavivado el debate sobre la hostilidad hacia los judíos en Alemania. El hotel le pidió disculpas, pero el empleado despedido presentó una demanda por difamación contra Ofarim. El empleado describe los hechos de forma diferente al músico.

En entrevista con DW, Gil Ofarim subraya que no se trata solo de él: "Nadie habla de todas las demás personas a los que les ocurre cada día en las calles alemanas. Es triste".

La discriminación cotidiana de los judíos en Alemania

Ofarim cuenta a DW que la primera vez que experimentó el antisemitismo de forma consciente fue en la escuela secundaria de Múnich. Un compañero de clase le preguntó si era judío. A la respuesta positiva, se echó a reír y dijo: "Dachau no está lejos de aquí". El campo de concentración de Dachau estaba a unos 25 kilómetros de Múnich. Fue uno de los primeros en crearse después de que Adolf Hitler tomara el poder. Hoy en día, alberga uno de los memoriales más importantes del Holocausto en Alemania.

El incidente en el hotel de cuatro estrellas de Leipzig fue algo diferente para Ofarim, dice: "Lo que me chocó fue que esta vez no vino de la extrema derecha o la izquierda, sino del centro de la sociedad, en un hotel que acoge a diario a gente de todo el mundo".

Cázes: "En Alemania no hay espacio libre de antisemitismo"

Laura Cazés, de la Oficina Central de Bienestar de los Judíos en Alemania, resume en entrevista con DW los resultados de una reciente investigación: "Los judíos en Alemania pueden ser discriminados en todas partes".

Un patrón narrativo todavía muy extendido, dice, es que se afirma que los judíos mueven los hilos tras bambalinas. Aquí se sigue asumiendo una especie de conspiración judía, un patrón de explicación del mundo que proviene directamente del nacionalsocialismo. Por eso, según Cazés, es importante reconocer y afirmar: "En Alemania no hay ni ha habido nunca un espacio libre de antisemitismo".

"Un ‘ruido' incesante que aumenta en tiempos de crisis”, dice Laura Cazés. Un caso como el de Gil Ofarim, que luego domina temporalmente el debate, es sólo la "punta del iceberg", agrega Cazés. El antisemitismo no es un "mosaico de casos individuales", sino un patrón explicativo socialmente interiorizado.

Lewitan: "El arte puede aportar a un cambio”

No sólo el valor civil y los medios de comunicación, sino también el arte pueden contribuir a cambiar las conductas discriminatorias: es la convicción de la artista judeo-alemana Ilana Lewitan, quien considera que el antisemitismo ha aumentado en Alemania.

Sin embargo, ella también experimenta mucha solidaridad y apertura, como en el contexto de su actual exposición "¿Dónde estás, Adam? Tras siete meses en Múnich, ahora en Berlín. En la exposición, aborda muchas facetas de su identidad, incluida la judía. Lewitan está convencida de que "el arte crea un espacio de encuentro en el que la gente puede entablar una conversación, hacer preguntas y encontrar respuestas juntos”.

La artista cuenta que durante su exposición en Múnich, vio cómo los jóvenes se pusieron a llorar al escuchar una entrevista con el superviviente del Holocausto Max Mannheimer, ya fallecido. Así, Ilana Lewitan espera poder cambiar algo en la sociedad.

(jov/ms)

DW recomienda