El caso Lübcke es investigado como “acto ultraderechista” | Alemania | DW | 18.06.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

El caso Lübcke es investigado como “acto ultraderechista”

La Fiscalía federal de Alemania sospecha que el asesinato del jefe de distrito regional de Kassel, Walter Lübcke, ocurrido el 2 de junio, fue un “atentado político” probablemente perpetrado por la “extrema derecha”

Wolfhagen-Istha Regierungspräsident Walter Lübcke erschossen Polizei (Reuters/R. Orlowski)

Agentes policiales en las inmediaciones de la residencia de Lübcke.

Este lunes (17.6.2019), la Fiscalía federal de Alemania, encargada de esclarecer casos relacionados con el terrorismo y la delincuencia organizada, declaró que el asesinato del jefe de gobierno del distrito regional de Kassel, Walter Lübcke, puede haber sido un "atentado político” perpetrado por la "extrema derecha”. Esta es la primera vez que las autoridades del país articulan explícitamente esa sospecha; una parte de la opinión pública germana llevaba ya días protestando en las redes sociales por la aparente indiferencia con que los medios nacionales trataban el asunto y éstos se defendían alegando que las investigaciones no habían concluido.

Lübcke, miembro del partido de centro-derecha Unión Demócrata Cristiana (CDU) –la formación de la canciller Angela Merkel– fue hallado muerto el 2 de junio en la terraza de su casa en Wolfhagen, un suburbio de Kassel. Al político de 65 años le habían disparado a corta distancia y yacía en un charco de sangre, según la Policía local. Poco después, un hombre de 45 años, identificado como Stefan E., fue arrestado bajo sospecha de estar involucrado en el crimen: rastros de su ADN fueron encontrados en la ropa que llevaba la víctima. "Espero que pronto podamos aclarar la materia por completo”, dijo Merkel en Berlín este 17 de junio.

Walter Lübcke Regierungspräsident von Kassel (picture-alliance/dpa/U. Zucchi)

Walter Lübcke, en vida, presidente del consejo regional de Kassel.

Antecedentes criminales

La Fiscalía Federal, con sede en Karlsruhe, señaló que Stefan E. simpatizaba con el movimiento neonazi y había sido condenado previamente por actos de violencia, uno de los cuales tuvo a un albergue para inmigrantes como blanco. Los investigadores intentan precisar si el sospechoso tuvo cómplices, pero, hasta ahora, "ningún elemento muestra que el sospechoso hay podido” actuar en el marco de un "grupúsculo de extrema derecha” formado con ese objetivo. El semanario "Der Spiegel” ya había confirmado anteriormente que Stefan E. había sido detenido en 2009 junto a otros 400 neonazis por atacar una manifestación sindical el 1º de mayo.

Stefan E. fue condenado a siete meses de cárcel por aquella agresión contra la Federación Alemana de Sindicatos (DBG), ocurrida en Dortmund. Según "Der Spiegel”, el aludido también tuvo encontronazos con la Policía por otros hechos de violencia y posesión de armas. El partido Los Verdes y La Izquierda instaron a convocar de inmediato una reunión de la Comisión de Interior del Parlamento federal (Bundestag) para debatir las sospechas de una trama ultraderechista. Independientemente de cuál sea el desenlace de la investigación, el caso de Lübcke pone de nuevo de relieve la indefensión de políticos locales frente al acoso de la ultraderecha.                                                                       

Lübcke, exdiputado en la cámara de Hesse y jefe de distrito regional de Kassel, se convirtió en objetivo de los extremistas de derecha por defender la decisión de Merkel de no cerrarles las fronteras de Alemania a los refugiados que huían de las guerras en el Cercano y Medio Oriente en 2015. La medida desató entonces las críticas del ala más conservadora de la CDU y de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), el estado federado por el que entró la mayoría del casi millón de migrantes hace cuatro años. Otros políticos locales sufrieron ya anteriormente la ira xenófoba, como Andreas Hollstein, alcalde de Altena (oeste del país).

Deutschland Trauerfeier für Walter Lübcke, Kasseler Regierungspräsident (picture-alliance/dpa/S. Pförtner)

Una foto tomada durante el sepelio de Lübcke.

Precedentes ominosos

Hollstein fue atacado con un cuchillo por un vecino, descontento con la llegada de cientos de solicitantes de asilo a esa ciudad de provincias. Su ataque seguía al sufrido en octubre de 2015 por la alcaldesa de Colonia, la independiente Henriette Reker, quien permaneció varios días en coma inducido tras ser atacada a cuchilladas por un ultraderechista la víspera de los comicios municipales. También el alcalde de Tröglitz, Markus Nierth, una pequeña población del este del país, dimitió tras varias marchas neonazis ante su casa contra la construcción de un albergue para refugiados, que acabó ardiendo antes de su inauguración.

Las presiones sobre Lübcke empezaron en 2015, cuando en un acto público apeló a los principios cristianos en defensa de los refugiados y, entre fuertes abucheos, desafió retóricamente a quien no estuviera de acuerdo con esa postura a "irse de Alemania”, invirtiendo el discurso de rechazo tradicionalmente articulado en contra de los inmigrantes. A esa intervención siguieron amenazas desde las redes sociales: un blog vinculado a la ultraderecha difundió su domicilio privado, teléfonos y correo electrónico. Si se confirma su motivación política, el de Lübcke sería el primer asesinato de esta naturaleza desde los atentados de la Facción del Ejército Rojo.

Aquellos ataques tuvieron lugar en la década de los setenta del siglo pasado. En 1981, este grupo de extrema izquierda asesinó a un ministro regional de Economía, miembro del partido liberal FDP. Si se determina que el homicidio de Lübcke tuvo causas políticas, el suyo sería también el primer asesinato en Alemania de un cargo electo motivado por ideas de ultraderecha desde la Segunda Guerra Mundial. En el Reino Unido, una diputada laborista fue apuñalada mortalmente en 2016 por un simpatizante de ultraderecha.

erc ( AFP / EFE )

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube 

 

DW recomienda