El caso Kashoggi ha dañado para siempre la reputación del príncipe saudí | Política | DW | 01.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

El caso Kashoggi ha dañado para siempre la reputación del príncipe saudí

Un informe de la ONU culpó a funcionarios del Estado saudí por el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi, pero los sospechosos de ordenarlo han eludido el juicio hasta ahora.

Mientras se lleva a cabo un juicio en Arabia Saudita, muchos creen que los que ordenaron el asesinato han quedado fuera del proceso.

Deutsche Welle habló con la autora del informe de la ONU, Agnes Callamard, sobre el papel de la Justicia.

DW: ¿Qué piensa del proceso saudí contra los asesinos de Khashoggi?

Agnes Callamard: En general, el juicio no cumple con los estándares internacionales. Se lleva a cabo a puerta cerrada. Los autores intelectuales no están incluidos en el juicio. No se sabe por qué esas 11 personas han sido acusadas y ninguna más, teniendo en cuenta que había 15 personas en el grupo asesino más sus cómplices en Riad. El juicio no incluye a Saud al-Qahtani, a pesar de que el propio fiscal lo identificó en una declaración pública como una persona que incitó al equipo a secuestrar al señor Khashoggi.

La única conclusión a la que se puede llegar es que si se quiere descubrir quién es responsable de lo sucedido, tendrá que hacerse a través de otras vías.

 Agnes Callamard.

Agnes Callamard: "El juicio no cumple con los estándares internacionales".

Se ha citado a Mohammed bin Salman, diciendo que es responsable, porque el asesinato ocurrió bajo su mandato. ¿Es culpable de ordenar el asesinato?

En mi informe descubrí que el príncipe heredero tiene responsabilidad en relación con el asesinato, pero que yo no estaba en condiciones de definir esa responsabilidad, que podría ser de diversos tipos: podría ser de ordenar el crimen. Podría ser una responsabilidad por incitar al crimen. Podría ser una responsabilidad por no prevenir el delito. Mi cometido no es determinar qué tipo de responsabilidad tuvo Mohammed bin Salman.

Por esta razón, he pedido una investigación de seguimiento. Muchos miembros de la Cámara de Representantes o el Senado estadounidense que he conocido y que fueron informados por la CIA han dicho pública y repetidamente que Ben Salman fue responsable del asesinato. No he leído ni escuchado el informe de la CIA; por eso solicité en mi informe que se desclasifique.

¿Quién podría llevar a cabo la investigación que está solicitando? ¿Es probable que siga adelante?

He solicitado al secretario general que designe un panel internacional de expertos para revisar las evidencias disponibles y tal vez recopilar más. Hasta ahora, el secretario general no ha hecho caso a la solicitud y se ha escondido detrás de los procedimientos administrativos o legales.

Sin embargo, esto no significa que estos sean los únicos mecanismos para identificar a los cerebros. He sugerido en mi informe y continúo abogando por que el FBI emprenda una investigación, porque tiene el poder para hacerlo. He pedido a las autoridades y al fiscal turco que avancen con la investigación pública o el juicio en ausencia, para que la información a su disposición pueda hacerse pública.

También he sugerido que el asesinato de Khashoggi ha mostrado un déficit dentro de nuestro sistema internacional y la necesidad de que la ONU se equipe con una herramienta para investigar las responsabilidades estatales y penales. Sería un mecanismo de investigación imparcial internacional para asesinatos selectivos. Por eso, estoy abogando, por ahora, por despolitizar la futura toma de decisiones.

Mi opinión es que la justicia llevará tiempo. Nunca esperé que se hiciera justicia solo tres meses después de mi informe. 

¿Cómo es la justicia en este caso? ¿Seremos capaces de llegar a encontrar una verdad definitiva?

Creo que con el tiempo llegaremos a una verdad definitiva y creíble. Espero que al final, la persona responsable de ordenar el asesinato se enfrente a un juicio algún día. Pero si miras la historia, entonces sabes que lleva mucho tiempo acusar a funcionarios de alto nivel.

Por el momento, las sanciones son débiles, en mi opinión. Deben aplicarse a miembros de rango mucho más alto. He sugerido encarecidamente que incluyan al príncipe heredero.

Por último, se deben fortalecer las instituciones y los mecanismos para que los periodistas estén mejor protegidos, de modo que si son atacados haya una fuerte respuesta internacional a esos ataques.

Creo que, en cualquier caso, la reputación de Bin Salman, a la luz de la historia, se ha empañado para siempre y eso también es justicia para Jamal.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

DW recomienda