El ″Australopithecus sediba″ caminaba como un humano, pero trepaba como un simio | Ciencia y Ecología | DW | 24.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

El "Australopithecus sediba" caminaba como un humano, pero trepaba como un simio

Un equipo internacional considera que las vértebras fósiles encontradas en 2008 y 2015 podrían ayudar a demostrar que los homínidos primitivos usaban sus brazos para trepar árboles y sus piernas para caminar.

Un antiguo pariente de los seres humanos, el "Australopithecus sediba", tenía la capacidad de caminar como un humano, pero también podía trepar como un simio, según concluye un estudio internacional publicado el martes (23.11.2021) por la revista científica eLife.

Los investigadores de la Universidad de Nueva York, la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica) y otras 15 instituciones analizaron con detalle las vértebras fósiles de esta especie extinta, que vivió hace al menos dos millones de años.

Estas vértebras podrían ser consideradas como el "eslabón perdido" que resuelve un debate de décadas al demostrar que los primeros homínidos usaban las extremidades superiores para trepar como simios y las inferiores para caminar como humanos, informaron los especialistas.

Similitud con los humanos

Los restos fósiles fueron descubiertos en 2015 en el yacimiento de Malapa (Johannesburgo, Sudáfrica) y, junto a las halladas previamente en 2008, forman una de las columnas lumbares más completas del registro fósil; el descubrimiento también establece que, al igual que los humanos, sediba tenía solo cinco vértebras lumbares.

"La región lumbar es fundamental para comprender la naturaleza del bipedalismo en nuestros primeros antepasados y para comprender qué tan bien adaptados estaban para caminar sobre dos piernas", señaló el autor principal del artículo Scott Williams.

Los fósiles se reconstruyeron virtualmente, tras ser escaneados mediante microtomografía computarizada, eliminando así el riesgo de dañar los delicados huesos. Una vez reconstruidas, se añadieron a los fósiles recuperados previamente, que se articulaban perfectamente con la columna vertebral del esqueleto.

Australopithecus sediba

El análisis realizado a las vértebras de Issa permitió concluir que el sediba podía caminar como los humanos.

Una especie de transición de un antiguo pariente

El esqueleto femenino MH 2, apodado por los investigadores como "Issa" (protectora en suajili), es uno de los dos primeros esqueletos de homínidos que conservan tanto una columna inferior relativamente completa como la dentición del mismo individuo, lo que permite tener certeza sobre la especie a la que pertenece la columna vertebral.

"Si bien Issa ya era uno de los esqueletos más completos de un homínido antiguo jamás descubierto, ahora estas vértebras completan la parte inferior de la espalda y hacen que su región lumbar sea una competidora no solo por ser el homínido más completo, sino también probablemente el mejor preservado", afimaron los expertos.

"Sediba es una forma de transición de un antiguo pariente humano y su columna tiene una forma claramente intermedia entre las de los humanos modernos (y neandertales) y los grandes simios. Issa caminaba como un humano, pero podía trepar como un mono", agregaron.

JU (efe, nyu.edu, newscientist.com, sciencealert.com, elifesciences.org)

DW recomienda