El Atentado de Sarajevo, ¿obra de héroes o de terroristas? | Europa | DW | 26.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

El Atentado de Sarajevo, ¿obra de héroes o de terroristas?

Gavrilo Princip, miembro de la facción “Mano Negra", mató a la pareja heredera del Imperio Austro-Húngaro desencadenando el estallido de la 1ª Guerra Mundial. En Serbia aún se debate si fue un héroe o un terrorista.

Gavrilo Princip perpetró el atentado a Francisco Fernando de Austria en 1914.

Gavrilo Princip perpetró el atentado a Francisco Fernando de Austria en 1914.

Frente a la estación central de trenes de Sarajevo está la Facultad de Ciencias Económicas. Día tras día, los estudiantes se reúnen delante del edificio de la estación. Directamente detrás de ella se encuentra la calle Gavrilo Princip, en honor al hombre que el 28 de junio de 1914 asesinó al archiduque Francisco Fernando de Austria, heredero de la corona del Imperio austrohúngaro, así como a su esposa, la condesa Sofía Chotek, en Sarajevo, capital de la Provincia imperial de Bosnia y Herzegovina. Belgrado lo honra con una calle principal, y en Serbia es celebrado como héroe nacional.

Pero ahora, al acercarse el 100 aniversario del atentado, la controvertida figura de Gavrilo Princip vuelve a atizar el debate. “Los serbios estamos frente a un intento de falsificación de la historia con respecto a las causas de la 1ª Guerra Mundial”, dijo recientemente el presidente serbio, Tomislav Nikolic.

¿Héroe o asesino?

El objetivo de Princip era la liberación de Bosnia del dominio del emperador austríaco y la creación de un Estado yugoslavo. Su instrumento para lograrlo fue un atentado. El historiador Christopher Clark, de la Universidad de Cambridge, lo resume así: “El que para algunos es un terrorista es para otros alguien que lucha por la libertad”. Hoy en día se entiende por terrorismo los atentados llevados a cabo en centros de compras, por ejemplo, donde mueren personas inocentes, explicó Clark a Deutsche Welle. “Pero Princip y sus cómplices no querían matar a personas inocentes o diseminar el pánico. Querían crear un clima de miedo en la élite política de la monarquía doble”. Por eso no eran terroristas en el sentido actual de la palabra.

Foto del atentado a la pareja heredera del Imperio Austro-Húngaro.

Foto del atentado a la pareja heredera del Imperio Austro-Húngaro.

El escritor serbio Vladimir Kecmanovic, por su parte, no tiene dudas de que los disparos de Sarajevo eran disparos por la libertad, con lo cual Princip es claramente un héroe. El movimiento a la que pertenecía la facción terrorista "Mano Negra", más tarde llamado Joven Bosnia, del que era miembro Princip, siempre habló de que éste causó la muerte de un tirano. El historiador Holm Sundhaussen, por el contrario, dice que el príncipe Francisco Fernando de Austria “no era un tirano, sino un monarca abierto a las reformas”.

“Princip fue sobre todo un revolucionario”, dijo la dramaturga Biliana Srblianovic a Deutsche Welle, “que luchaba por la liberación de su país, que estaba ocupado”. Ella ve a Princip incluso como una víctima de la organización “Mano Negra”, que perseguía fines nacionalistas y lo utilizó para sus fines.

Grafiti en Belgrado.

Grafiti en Belgrado.

Luego del atentado, la historia tomó otro curso. El Consejo de Ministros austro-húngaro decidió poner un ultimátum a Serbia e iniciar medidas militares. Treinta y siete días después, estallaba la guerra. El emperador Guillermo II prometió ayuda militar incondicional a Viena para atacar Serbia. Pocos días más tarde, también Rusia, Francia y Gran Bretaña entraron en guerra. “Las grandes potencias habían calculado el riesgo y las posibilidades de éxito, y se decidieron por llevar a cabo la guerra”, explica Christopher Clark. El atentado de Sarajevo es considerado la chispa que encendió el conflicto, pero no su origen. “Sería absurdo y ridículo responsabilizar a Serbia por el estallido de la 1ª Guerra Mundial”, subraya el experto.

Un debate sin fin

En cuanto a la “culpa serbia”, Biliana Srblianovic remarcó varias veces públicamente que Gavrilo Princip no se sentía serbio. Por esa declaración, la prensa sensacionalista de Belgrado la acusó de “robar a Serbia un héroe nacional”. “Princip era yugoslavo por convicción”, dice la escritora y publicista, “y señaló varias veces ante el tribunal que hablaba serbo-croata”. Poco antes de su muerte le confió a un médico que nunca había creído en Dios a pesar de provenir de una familia serbo-ortodoxa. Por eso, Biliana Srblianovic dice: “Yo no les robé un héroe. Él mismo sabía quién era”.

DW recomienda

Publicidad