Ejecutados narcotraficante en Singapur y asesino en Estados Unidos. | Política | DW | 02.12.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Ejecutados narcotraficante en Singapur y asesino en Estados Unidos.

Un narcotraficante en Singapur y un asesino en Estados Unidos, fueron ejecutados en sendos países. El estadounidense fue el número mil y en Singapur un austrialiano fue el primer ajusticiado de ese país.

El ataúd con el cuerpo del narcotraficante australiano Ngyuen Tuong Van ahorcado en Singapur este 2 de noviembre 2005.

El ataúd con el cuerpo del narcotraficante australiano Ngyuen Tuong Van ahorcado en Singapur este 2 de noviembre 2005.


Kenneth Lee Boyd, condenado por asesinato, recibió el viernes una inyección letal en una prisión de Carolina del Norte, convirtiéndose en el prisionero número 1.000 en ser ejecutado en Estados Unidos desde el restablecimiento de la pena capital. Boyd, que tenía 57 años, murió a las 02.15 hora local en la cámara de muerte de la prisión central de Raleigh, capital del estado de Carolina del Norte, dijo la portavoz del departamento correccional, Pamela Walker.

El reo fue atado a una camilla y recibió una inyección con una combinación letal de tres sustancias. Veterano de guerra de Vietnam, con un historial de abuso de alcohol, fue condenado a muerte por el asesinato de su mujer y su suegro delante de dos de sus hijos en 1988.

Mil reos ejecutados desde 1976

Su ejecución atrajo la atención mundial por su carácter simbólico, al convertirse en la milésima ejecución que se efectúa en Estados Unidos desde que la Corte Suprema permitió la reinstauración de la pena de muerte en 1976, tras una moratoria no oficial de nueve años.

En las horas previas a la muerte de Boyd, unos 100 opositores a la pena de muerte se concentraron en una acera frente a la prisión, donde encendieron velas y leyeron los nombres de los otros 999 convictos ejecutados.

Ahorcado por portar 400 gramos de heroína

Al otro lado del mundo, Singapur ejecutó el viernes a un narcotraficante australiano de 25 años de edad, pese a los repetidos pedidos de clemencia del gobierno de ese país y las protestas de miles de opositores a la pena de muerte.

Nguyen, había nacido en un campo de refugiados en Tailandia. Miles de personas se reunieron en Australia para rezar por Nguyen, mientras que activistas de Singapur se movilizaron en pares durante la noche para encender velas en la prisión. Las reuniones públicas de más de cuatro personas requieren un permiso policial en la fuertemente controlada ciudad Estado.

Drástico mensaje a jóvenes de no comerciar con drogas

"Espero que el mensaje más fuerte que surja de esto (...) sea para los jóvenes de Australia. No se relacionen con las drogas, no las usen, no las toquen, no las transporten, no las trafiquen", dijo el primer ministro australiano, John Howard.

Cerca de 420 personas fueron colgadas en Singapur desde 1991, en su mayoría condenadas por tráfico de drogas, según un reporte de Amnesty Internacional del 2004. Esta cifra ubica al país, de

4,4 millones de habitantes, en la cima de la tasa mundial de ejecuciones relativa a la población.

Quienes se oponen a la pena de muerte sostienen que el apoyo a esta práctica se está debilitando a nivel mundial. Pero al menos 3.797 personas fueron ejecutadas en el 2004, según Amnesty. Se trata del segundo mayor número registrado desde que el grupo comenzó con los monitoreos, hace 25 años.