Egipto: Fuerzas Armadas lanzan dura advertencia a políticos | El Mundo | DW | 23.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Egipto: Fuerzas Armadas lanzan dura advertencia a políticos

General Abdel Fattah al-Sisi dijo que las fuerzas armadas no se quedarán de “brazos cruzados” si se ataca la “voluntad del pueblo”.

El ministro de Defensa y comandante de las Fuerzas Armadas de Egipto, general Abdel Fattah al-Sisi (en la foto, junto al presidente Mursi), dijo en enero de este año que las disputas políticas estaban llevando al país al colapso y recordó que el Ejército sería siempre un pilar de estabilidad. Este domingo (23.06.2013), la autoridad volvió a repetir el discurso, alertando a las fuerzas políticas.

La advertencia, que tiene un tono distinto viniendo de quienes gobernaron Egipto antes de la asunción de Mohamed Mursi, apunta a que las Fuerzas Armadas no se quedarán de brazos cruzados si las manifestaciones de la oposición programadas para el próximo fin de semana se convierten en conflictos.

En un comunicado de prensa, Abdel Fattah al-Sisi instó a los políticos a construir consensos que permitan al país salir de la crisis en la que está sumido. Aseguró, además, que sus subalternos no permitirán “un ataque contra la voluntad del pueblo” y recordó a los políticos que queda una semana para las manifestaciones masivas, tiempo suficiente para lograr acuerdos.

“Oscuro túnel de conflicto”

“Existe un estado de división en la sociedad y la continuación de eso es un peligro para el Estado egipcio y debe haber consenso entre todos”, declaró Sisi, en una de las intervenciones más enérgicas por parte de los militares desde que entregaron el poder a Mursi hace un año, tras las elecciones que tuvieron lugar tras el derrocamiento del exgeneral Hosni Mubarak a comienzos de 2011.

“Recientemente las fuerzas armadas evitaron involucrarse en la escena política, pero su responsabilidad nacional y moral hacia la población exige su intervención para prevenir que Egipto caiga en un oscuro túnel de conflicto, de desconfianza, lucha o en el colapso de las instituciones estatales”, anunció.

El interrogante de qué papel asumirá el Ejército en las actuales tensiones es clave. En 2011, la salida del presidente Hosni Mubarak fue acelerada cuando el Ejército se negó a actuar contra las protestas. El ministro se pronunció justo a una semana de una manifestación que exige la renuncia de Mursi, que es acusado por la oposición de no actuar en pos de los objetivos de la revolución popular ni lograr revivir la economía.

DZC (Reuters, dpa)

Publicidad