EE.UU. saca de Afganistán a presunto autor de masacre de civiles | El Mundo | DW | 15.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE.UU. saca de Afganistán a presunto autor de masacre de civiles

Según el Pentágono, Afganistán carece de instalaciones adecuadas para interrogar al soldado. Las autoridades afganas están "furiosas". EE.UU., Reino Unido y Alemania aseguran que no acelerarán la retirada de sus tropas.

Secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta en el campamento militar.

Secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta en el campamento militar.

En declaraciones a la cadena Fox, el vocero del Pentágono John Kirby ratificó el traslado del efectivo sospechoso, si bien se negó a revelar el lugar de destino del militar, cuya identidad también es mantenida aún en secreto debido a que todavía no se han presentado cargos en su contra.

El traslado se ha hecho "de acuerdo con nuestras reglas y políticas que estipulan que tiene que estar en un centro de detención adecuado para que continúe su interrogatorio", dijo. "Así que lo hemos trasladado a una instalación adecuada fuera del país", agregó.

Según informó la emisora CNN en base a fuentes de defensa no precisadas, el soldado fue trasladado a Kuwait, en donde Estados Unidos cuenta con la estructura legal militar requerida.

Malestar entre los afganos

Protestas afganas en Jalalabad.

Protestas afganas en Jalalabad.

Respecto del malestar de las autoridades afganas por la salida del país del presunto asesino de 16 civiles, Kirbi corroboró que éstas están "comprensiblemente furiosas", pero aseguró que las autoridaes militares y políticas del país han sido informadas puntualmente de la maniobra. "Saben que estamos haciendo esto y por qué", aseveró.

El Parlamento afgano había pedido que el efectivo sea presentado ante un tribunal público. Sin embargo, Estados Unidos no quiere ceder la investigación y el procesamiento del soldado.

Al menos 16 personas murieron en la masacre en el sur de Afganistán el domingo, entre ellas nueve niños. La matanza, atribuida al soldado estadounidense, que al parecer habría actuado solo por motivos aún desconocidos, ha provocado una tensión que ya era enorme en Afganistán después de que el mes pasado se diera a conocer que efectivos norteamericano habían quemado por error ejemplares del Corán.

Obama y Cameron descartan retirada acelerada de tropas

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, descartó hoy una salida acelerada de Afganistán pese al aumento de la tensión en el país a raíz de los últimos incidentes con tropas norteamericanas y se mostró confiado en el calendario de traspaso de responsabilidades fijado por la OTAN.

"No anticipo a estas alturas que vayamos a hacer cambios súbitos, adicionales, al plan que tenemos en estos momentos", dijo Obama en rueda de prensa en la Casa Blanca tras reunirse a puertas cerradas con el primer ministro británico, David Cameron. En similares términos se manifestó Cameron, quien también aseguró confiar en la capacidad tanto de las tropas internacionales como de las afganas en cumplir los plazos previstos.

"No vamos a construir un Afganistán perfecto, pero seamos claros: estamos logrando algunos avances tangibles", defendió el premier británico, para quien "comparado con hace dos, tres años, la situación ha mejorado considerablemente" en el conflictivo país.

Panetta y de Maziére en Afganistán

Leon Panetta el ministro de Interior afgano, Bismillah Khan Mohammadi en Kabul.

Leon Panetta el ministro de Interior afgano, Bismillah Khan Mohammadi en Kabul.

Mientras, el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, y su homólogo alemán, Thomas de Maziére, llegaron en sendas visitas a Afganistán tras la crisis abierta por la masacre de los civiles a manos del soldado estadounidense.

Panetta se reunió con oficiales afganos en el campamento militar de Shorab, en la provincia de Helmand, en el sur del país, informó la oficina de la gobernación, en medio de reportes de un incidente con un vehículo que se prendió fuego.

Sin embargo, el Pentágono negó que Panetta haya sido víctima de un intento de atentado en el sur de Afganistán, después de que se incendiara un vehículo cerca de donde tenía previsto aterrizar el avión del alto funcionario estadounidense, en la base de Bastion. Según aseguraron portavoces del Pentágono tanto en Afganistán como en Washington, por el momento el incidente no parece estar relacionado con la llegada de Panetta. Además, agregaron, en el vehículo siniestrado no se hallaron explosivos de ningún tipo.

Durante su visita de dos días, Panetta también se reunirá con el presidente Hamid Karzai y con el ministro de Defensa Rahim Wardak, tras el aumento de la tensión en las relaciones bilaterales por la masacre del fin de semana en un distrito de Kandahar. El diario "The New York Times" citó a Panetta diciendo que la matanza de los civiles fue un capítulo espantoso del conflicto que ya se prolonga desde hace una década en Afganistán.

"La guerra es un infierno", dijo a los periodistas en vuelo a Afganistán. "Este tipo de acontecimientos e incidentes suceden, suceden en todas las guerras, son acontecimientos terribles, y este probablemente no sea el primero de estos acontecimientos ni el último", dijo. "Pero no podemos permitir que estos acontecimientos minen nuestra estrategia", agregó.

Alemania tampoco acelera retirada

También el alemán De Maizière llegó a Afganistán, donde se reunió con con Karzai y Wardak en Kabul, siguiendo la visita de la canciller alemana Angela Merkel de hace dos días. El ministro confirmó que la fecha prevista para la retirada de las tropas extranjeras sigue siendo 2014.

La visita de los ministros de Defensa se produce antes de la cumbre de la OTAN en mayo, durante la cual se espera que los países que contribuyen con tropas a las fuerzas internacionales en Afganistán delineen las perspectivas para la etapa posterior a 2014.

Por otra parte, un funcionario de los servicios secretos afganos NDS murió y otros dos resultaron heridos en un ataque con bomba en la ciudad de Kandahar, en el sur de Afganistán, informó la oficina del gobernador provincial. El explosivo estaba oculto en una motocicleta. Hasta ahora nadie asumió el atentado, pero los talibanes prometieron hace días venganza por la masacre del soldado estadounidense.

Por otro lado, una bomba adosada a una carretera estalló al paso de un vehículo civil en Helmand, en el sur del país, matando a al menos ocho personas, informó un portavoz del gobierno, Daud Ahmadi. El ataque tuvo lugar en el distrito de Marja.

Fuente: dpa

Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda

Publicidad