EE.UU.: condecoración para Merkel | Política | DW | 06.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

EE.UU.: condecoración para Merkel

La visita oficial de Angela Merkel a Washington llega justo en un momento en el cual Alemania lucha por un mejor reconocimiento a nivel de política exterior.

ARCHIV - Bundeskanzlerin Angela Merkel und US-Präsident Barack Obama bei einer Pressekonferenz im Weißen Haus in Washington (Archivfoto vom 26.06.2009). Für US-Präsident Barack Obama ist die Bundestagswahl schon längst gelaufen. Beim Besuch von Kanzlerin Angela Merkel (CDU) im Juni in Washington sagte er, ohne eine laufende Kamera mit Mikrofon zu bemerken: «Ach, Sie haben schon gewonnen. Ich weiß nicht, worüber Sie sich immer Sorgen machen.» Obamas diplomatischer Fauxpas, der angeblich Außenminister Frank-Walter Steinmeier verärgert haben soll, spiegelt am Besten den weitgehend emotionslosen und pragmatischen Blick Washingtons auf die Bundestagswahl wider. EPA/Shawn Thew ( zu Korr: Obama kennt Wahlsieger schon - Probleme warten vom 17.09.2009) +++(c) dpa - Bildfunk+++

Merkel quiere volver a estar en primer plano, junto a Obama.

El presidente estadounidense Barack Obama entregará el martes (7.06.2011) la “Presidential Medal of Freedom” a la canciller alemana Angela Merkel, durante su visita a Washington. La medalla, que pende de una cinta azul, tiene la forma de una estrella de cinco puntas, enmarcada por águilas dorados. Su entrega representará el punto culminante de un banquete estatal festivo, del cual participarán también cinco ministros del gabinete federal alemán, así como el marido de Angela Merkel.

La ‘medalla presidencial de la libertad' es la máxima condecoración civil de los Estados Unidos y es concedida solamente a quienes han trabajado de manera destacada por EE.UU. o por la paz en el mundo. La cancillería alemana se mostró satisfecha al saber que la visita de la delegación alemana será tratada con el protocolo de una visita oficial, aún cuando la jefa de Gobierno no sea la jefa de Estado.

Reconocimiento añorado

Presidential Medal of Freedom from en:PresMedalFreedom.jpg 04:06, 9 September 2004 en:User:Husnock. The graphic is a representation of an award or decoration of the U.S. Military. It is in the public domain because it contains materials that originally came from a United States Military Award. As a work of the U.S. Federal Government, the image is in the public domain.

Helmut Kohl, Frank Sinatra y Audrey Hepburn también recibieron la "Presidential Medal of Freedom".

Honores y saludos militares, así como el banquete oficial con 250 comensales en el Rose Garden de la Casa Blanca, simbolizan la atención que la diplomacia alemana anhelaba en estos días más que nunca. El Gobierno estadounidense se había mostrado irritado por la sorpresiva abstención de Alemania en la votación sobre Libia, en el Consejo de Seguridad de la ONU.

En la percepción estadounidense fueron Gran Bretaña y Francia quienes pasaron a primer plano, por actuar más decididamente, mientras que la dubitativa Alemania quedó relegada a un segundo plano en la diplomacia internacional. El Gobierno estadounidense elogió a Alemania meramente por sus propuestas de solución para la Guerra Civil de Transnistria.

Ya incluso antes de la controvertida votación respecto a Libia las relaciones entre Berlín y Washington parecían sólidas, pero poco dinámicas. Dos años y medio luego haber asumido el poder, los viajes de Obama aún no lo han llevado a Berlín. El Gobierno federal, frustrado, observaba que en sus viajes europeos el presidente estadounidense solía evitar la capital alemana. A esta altura los viajes de Barack Obama a Dresde y Baden-Baden ya no sirven de consuelo. Es de esperarse entonces que, cuando se encuentren en Washington, Merkel invite a Obama a Berlín y que éste acceda a realizar la tan ansiada visita en un futuro no tan lejano.

Hay mucho de qué hablar

Más allá de todos los honores protocolares, lo fundamental para la canciller es que Obama se va a tomar mucho tiempo para conversar con ella durante los dos días de su visita. Después de todo, ambos tienen mucho de qué hablar: la situación en el mundo árabe, en Afganistán y en Cercano Oriente, así como la crisis del euro, la política energética y la colaboración económica entre EE.UU. y Europa.

Merkel viaja con cinco ministros de su gabinete a EE.UU., para poder cubrir así un amplio espectro de temas. También del lado estadounidense se contará con la participación de importantes miembros del Gobierno, como el vicepresidente Joe Biden o la ministra del Exterior, Hillary Clinton, además de otros ministros. En la Cancillería alemana incluso se equipara el encuentro con una consulta gubernamental. Pero ciertamente, en esta ocasión el deseo alemán de obtener un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU no será proclamado a viva voz por Angela Merkel.

Autora: Nina Werkhäuser / Valeria Risi

Editora: Emilia Rojas-Sasse

DW recomienda