EE. UU. envía bombaderos para disuadir a Corea del Norte | El Mundo | DW | 28.03.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

EE. UU. envía bombaderos para disuadir a Corea del Norte

EE. UU. envió a Corea del Sur dos bombarderos indetectables por radar y que pueden portar cabezas nucleares. Los vuelos tiene fines disuasorios y son una respuesta a las amenazas de Corea del Norte.

Los bombarderos partieron desde la Base Whiteman de la Fuerza Aérea de Misuri, EE. UU., y lanzaron municiones inofensivas en un campo de entrenamiento surcoreano. El objetivo de la misión es demostrar la capacidad de Estados Unidos "de llevar a cabo ataques de larga distancia y precisión con rapidez" y el compromiso de "defender a la República de Corea y extender el efecto disuasorio en la región Asia Pacífico", dijo un portavoz del comando militar de EE. UU.

Frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur.

Crece la tensión en la península coreana

Las tensiones en la península coreana crecieron sensiblemente desde el tercer test nuclear realizado por Pyongyang en febrero, seguido de nuevas sanciones por parte de la ONU y ejercicios militares conjuntos de Seúl y Washington, a lo que Corea del Norte respondió suspendiendo el acuerdo de alto el fuego con su vecino del sur, que puso fin a la guerra de Corea en 1953, y con numerosas amenazas de ataques.

El martes, Corea del Norte cortó la única comunicación telefónica militar con Corea del Sur y habló de la posibilidad del inicio de una guerra "en cualquier momento". Pese a ello, cientos de surcoreanos fueron a trabajar este jueves en el parque industrial común situado en la ciudad fronteriza de Kaesong, en Corea del Norte. Unos 400 surcoreanos pasaron esta mañana la frontera sin grandes problemas, informó una portavoz del Ministerio de Defensa de Segúl.

A través de esa comunicación militar se regulaba, entre otras cosas, el tráfico de surcoreanos al complejo industrial. Los analistas creen que Pyongyang quiere mantener de momento la actividad del mismo, ya que supone una importante fuente de divisas para el país y da trabajo a muchos norcoreanos. En el complejo operan unas 120 empresas surcoreanas.

CP (dpa, afpd)

DW recomienda

Publicidad