Edward Snowden: ″No comete un delito quien dice la verdad″ | El Mundo | DW | 03.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Edward Snowden: "No comete un delito quien dice la verdad"

El semanario alemán Der Spiegel publica este domingo (3.11.2013) "Manifiesto por la verdad", un artículo de Snowden en el que el exanalista justifica sus revelaciones como medio para que se produzcan reformas.

"En muy poco tiempo, el mundo ha sabido de las irresponsables actividades de los servicios secretos, así como de programas de escucha ilegales". Así comienza Edward Snowden "Manifiesto por la verdad", un artículo que este domingo (3.11.2013) publica el semanario alemán Der Spiegel. "La vigilancia masiva es un problema global que requiere de una solución global", prosigue Snowden. "Estas actividades no solo se inmiscuyen en la esfera privada, sino que amenazan la libertad de expresión y las sociedades libres".

El exanalista estadounidense cree que sus revelaciones sobre los programas de espionaje están justificadas, puesto que han provocado intensos debates públicos sobre la vigilancia masiva en muchos países. Ello conducirá a que se produzcan cambios. "En lugar de causar daño, la utilidad de estos nuevos conocimientos públicos para la sociedad ahora está clara, porque se están sugiriendo reformas en la política, la supervisión y las leyes", escribe el exempleado de la CIA y la NSA, de 30 años. "Los ciudadanos tienen que luchar contra la supresión de información sobre asuntos de esencial importancia para el público. Aquellos que dicen la verdad no cometen un delito".

"Una tarea moral"

"La existencia de tecnología de espionaje no debiera determinar la política", prosigue Snowden. "Tenemos una tarea moral para asegurar que nuestras leyes y valores limitan los programas de vigilancia y protegen los derechos humanos". La sociedad, según Snowden, solo puede entenderlo a través del debate.

El exanalista añade que, algunos gobiernos que al principio se sintieron expuestos por sus revelaciones, lanzaron una "campaña de persecución" para reprimir el debate, intimidando a periodistas y amenazándolos con un proceso judicial. "En ese momento la opinión pública no estaba en posición de juzgar la utilidad de estas revelaciones. La gente confiaba en que sus gobiernos tomarían la decisión correcta", asegura. "Hoy sabemos que este tipo de comportamiento no sirve al interés público", concluye Snowden.

MS (Der Spiegeldpa/Reuters)

Publicidad