DW verifica: ¿es la energía nuclear beneficiosa para el clima? | Ciencia y Ecología | DW | 11.11.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

DW verifica: ¿es la energía nuclear beneficiosa para el clima?

"Estar en contra de la energía nuclear es estar en contra el clima", dicen partidarios de la energía atómica. ¿Qué dicen las cifras? ¿Es la energía nuclear verdaderamente una salida para la crisis climática?

Central atómica checa.

¿Amigable con el clima o no? Las opiniones sobre la energía atómica difieren.

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) aumentarán un 4,9% en 2021 respecto a 2020, según la iniciativa Global Carbon Project. Dado que el sector energético, con una cuota del 40%, sigue siendo el mayor emisor de gases de efecto invernadero, el foco de atención de la Conferencia Mundial sobre el Clima COP26 se centra sobre todo en el sector energético.

¿Cómo puede nuestra producción de energía ser más respetuosa con el clima? Algunos dicen: con más energía nuclear. Los partidarios de la energía atómica la consideran un recurso respetuoso del clima o, al menos, una importante tecnología de transición "Si estás en contra de la energía nuclear, estás en contra de la protección del clima", dice uno de los tuits virales sobre el tema de las últimas semanas.

¿Es la energía nuclear un recurso libre de emisiones?

No. La energía nuclear también provoca emisiones de gases de efecto invernadero. Casi ninguna forma de energía está completamente libre de emisiones. Las emisiones se producen durante la extracción, el transporte y el procesamiento del uranio. La larga y compleja construcción de las centrales nucleares también libera CO2. Esto también ocurre durante el desmantelamiento de las mismas. Y por último, pero no menos importante, los residuos nucleares tienen que ser transportados y almacenados bajo estrictas regulaciones. Aquí también hay que tomar en cuenta las emisiones.

Y, sin embargo, grupos de interés, como la consultora austríaca Enco, afirman que la energía nuclear no produce emisiones. "Las principales razones para elegir la energía nuclear son la fiabilidad y la seguridad del suministro, y todo ello sin ninguna emisión de CO2", afirma Enco. Hay que mencionar que Enco fue fundada por expertos de la Autoridad de la Energía Atómica y trabaja con las partes interesadas en la energía nuclear, por lo que, en ese sentido, no está totalmente libre de intereses propios.

Los defensores de la energía nuclear "no tienen en cuenta factores como la construcción y explotación de las instalaciones de almacenamiento final, el transporte de los residuos nucleares y el desmantelamiento de las centrales”, dice a DW Ben Wealer, de la Universidad Técnica de Berlín, coautor de un documento del grupo "Scientists for Future", presentado en la Conferencia Mundial sobre el Clima.

Muchos estudios analizados por DW apuntan en la misma dirección: la energía nuclear no está libre de emisiones.

Planta nuclear de Gundremmingen, en Baviera. (Archivo).

Planta nuclear de Gundremmingen, en Baviera. (Archivo).

¿Cuánto CO2 se produce durante la producción de energía nuclear?

En este caso, los resultados difieren mucho, dependiendo de si se considera únicamente el proceso de producción de energía en sentido estricto, o todo el ciclo de vida de una central nuclear. Solo el informe del IPCC de 2014 asume un rango de 3,7 a 110 gramos de equivalentes de CO2 por kilovatio hora. Durante mucho tiempo se asumió una media de 66 gramos de CO2 por kilovatio hora de energía nuclear generada, pero el valor real es más alto, señala Ben Wealer. Las nuevas centrales generan más CO2 durante su construcción que las anteriores, debido a la mayor complejidad de los sistemas de seguridad obligatorios.

¿Qué tan amigable con el clima es la energía nuclear? 

Si se incluye en el cálculo todo el ciclo de vida de una central nuclear, la energía atómica está en mejor posición que los combustibles fósiles como el carbón o el gas. Pero la diferencia con las energías renovables en este aspecto es considerable.

Según nuevos datos de la Agencia Federal de Medio Ambiente alemana y el cálculo del ciclo de vida WISE, la energía nuclear libera 3,5 veces más CO2 por kilovatio hora generado que las plantas fotovoltaicas. En comparación con la energía eólica terrestre, esto significa 13 veces más CO2, y en comparación con la energía hidroeléctrica, incluso 29 veces más CO2.

¿Puede la expansión de la energía nuclear detener el calentamiento global?

En Alemania, el partido populista de ultraderecha AfD califica la energía nuclear de "moderna y limpia". El partido reclama el regreso de la energía nuclear en Alemania, mientras que en otros países se pide la construcción de nuevas centrales. Numerosos investigadores lo contradicen: "En realidad, los plazos de construcción son demasiado largos y los costes demasiado elevados como para seguir teniendo un efecto notable sobre el cambio climático. La energía nuclear es demasiado lenta para estar disponible", responde Ben Wealer, de la Universidad Técnica de Berlín.

Mycle Schneider, autora del Informe sobre la Situación de la Industria Nuclear Mundial (WNISR), está de acuerdo: "Los nuevos cálculos muestran que la energía nuclear es aproximadamente cuatro veces más cara que la eólica o la solar, y su construcción es cinco veces más larga. Si se tiene en cuenta todo esto, se puede pensar en unos 20 años para construir una central nuclear". El mundo tiene que controlar los gases de efecto invernadero en los próximos diez años, dijo. "Y en los próximos diez años, la energía atómica no podrá hacer una contribución significativa".

Antony Froggatt, investigador y asesor político del think tank británico Chatham House, también concluye que "la energía nuclear no es la solución al cambio climático". Una combinación de costos demasiado elevados, las consecuencias medioambientales y la falta de apoyo público desaconsejan su producción y su uso, afirma.

Debido a los elevados costos, esta tecnología también bloquea importantes recursos financieros para el desarrollo de las renovables, opina el experto en el área y activista de Greenpeace Jan Haverkamp. Las energías renovables proporcionarían una energía más rápida, más abundante y más barata que la energía nuclear. "Cada dólar invertido en energía atómica es un dólar que se pierde para importantes medidas de impacto climático. En ese sentido, la energía nuclear no es respetuosa con el clima".

Además, la propia energía nuclear está teniendo un problema con el cambio climático. En los veranos calurosos, varias centrales nucleares ya han tenido que cerrar o desconectarse de la red porque el descenso del nivel del agua en muchos ríos impedía la refrigeración de los reactores. De hecho, la industria nuclear lleva años reduciéndose. "En los últimos 20 años se han puesto en funcionamiento 95 centrales nucleares y se han cerrado 98. Si se excluye a China de la ecuación, hay 50 centrales nucleares menos que hace 20 años. "No hay una industria nuclear próspera", valora Mycle Schneider.

(jov/cp)

DW recomienda