Dron cae en Corea del Sur y sospechan de Pyongyang | El Mundo | DW | 01.04.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Dron cae en Corea del Sur y sospechan de Pyongyang

La máquina se parece a otras exhibidas con anterioridad por Corea del Norte. Tensión en la península tras disparos entre Ejércitos.

Disparos de misiles de mediano alcance, intercambio de fuego entre el Norte y el Sur y ahora la caída de un avión espía que presuntamente pertenece a las Fuerzas Armadas de Corea del Norte marcan las últimas jornadas en la península coreana. De acuerdo a reportes de prensa, el dron cayó en la isla Baengnyeong la tarde del lunes, justo cuando el Ejército de Pyongyang disparó cientos de rondas de artillería.

La noticia fue confirmada este martes (01.04.2014) por fuentes surcoreanas, que señalaron que las Fuerzas Armadas intentaban verificar si el avión no tripulado procedía de Corea del Norte y también determinar cuál era su objetivo, que eventualmente podría haber sido el espionaje, según reporta la agencia de noticias Reuters. La máquina tendría de dos a tres metros de largo, usaría un motor japonés y estaría compuesto por partes chinas. También portaría una cámara pequeña.

Imágenes de la televisión surcoreana muestran una aeronave pequeña con pintura y marcas similares a los aviones no tripulados utilizados por Corea del Norte en un desfile realizado en 2013 en Pyongyang. El régimen comunista de Kim Jong-un habría desarrollado sus propios drones basándose en el modelo chino D4 y los habría desplegado en la primera línea fronteriza de su Ejército, para vigilar a las Fuerzas Armadas de Corea del Sur.

Isla en zona conflictiva

En un posible precedente, la agencia de noticias EFE recuerda que en agosto de 2010 Pyongyang disparó 110 proyectiles cerca de la frontera del Mar Amarillo y luego envió un avión no tripulado para que realizara labores de reconocimiento cerca de las islas fronterizas. Los expertos creen que se trata de aeronaves modificadas para impactar objetivos predeterminados, pero que no son capaces de realizar ataques aéreos.

La isla de Baengyneong se encuentra a unos 150 kilómetros de tierra firme surcoreana, pero a solo 10 kilómetros de la costa de Corea del Norte, una situación geográfica que la hace vulnerable y que obliga a Seúl a desplegar permanentemente en ella una fuerte presencia militar. El lunes, de hecho, se ordenó la evacuación de los residentes hacia refugios y el despegue de aviones F15.

Ese día, el Mando Suroeste del Ejército Popular de Corea del Norte informó a la Segunda Flota de Marina del Sur que realizaría ejercicios con fuego real. Unas horas más tarde comenzaron los disparos. Las Fuerzas Armadas de Corea del Sur se pusieron en alerta ante posibles enfrentamientos, y al detectarse el impacto de unos 100 disparos en el mar surcoreano, sus fuerzas dispararon unos 300 proyectiles al norte.

DZC (Reuters, Europa Press, EFE)

Publicidad