Draghi rebaja expectativas de tasas negativas en la eurozona | Europa | DW | 21.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Draghi rebaja expectativas de tasas negativas en la eurozona

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, se distanció este jueves (21.11.2013) de las especulaciones sobre una inédita rebaja de tipos de interés en la eurozona hasta valores negativos para impulsar la economía del bloque. La posibilidad de tipos de interés negativos ya se discutió en la reunión del Consejo de Gobierno del BCE este mes, dijo Draghi durante una conferencia en Berlín. “Pero desde entonces no hay ninguna novedad”.

Diversos analistas y economistas del entorno del BCE especularon en los últimos días con que el banco podría fijar sus tipos a un 0,00 por ciento o incluso a un -0,10 por ciento. En ese caso, los bancos tendrían que pagar por sus depósitos en el BCE. El banco ya rebajó a principios de mes sus tasas a un 0,25 por ciento, un nuevo mínimo histórico. Draghi volvió a justificar esa medida como reacción a la baja inflación en la eurozona, que cayó a un 0,7 por ciento, y como forma de estimular la aún frágil recuperación que viven los 17 países del euro. “Las tasas son bajas, porque la economía sigue débil”, resumió.

Saliendo de la crisis

El italiano consideró que volver a aumentar los tipos sería perjudicial e insistió en que el objetivo del banco es una inflación inferior pero cercana al 2,0 por ciento. Los tipos bajos favorecen el crédito y la inversión, al tiempo que aumentan la presión inflacionaria. Draghi también aprovechó la conferencia organizada por el diario alemán Süddeutsche Zeitung para advertir contra cualquier relajamiento en los esfuerzos de austeridad y reformas en la zona euro.

“La vuelta al crecimiento económico no representa ninguna señal de que los esfuerzos de aplicar reformas hayan quedado atrás”, explicó. Para el italiano, la eurozona ya entró en el camino hacia la salida de la crisis, pero el crecimiento sigue frágil, desigual y débil. (dpa)

Publicidad