Drástico aumento de radiactividad en Fukushima | El Mundo | DW | 10.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Drástico aumento de radiactividad en Fukushima

En la bahía de la accidentada central nuclear japonesa de Fukushima ha aumentado de forma drástica el nivel de cesio radiactivo, informó hoy la empresa administradora de los reactores, Tepco.

Pruebas tomadas dentro de una barrera en el puerto de la central mostraron el miércoles un nivel 13 veces más alto que el día anterior.

Tepco cree que el motivo del drástico aumento son unas obras que se están realizando para bloquear el surgimiento de agua subterránea en la zona de la costa. Durante la operación cayó al agua tierra contaminada con cesio.

La empresa lucha con masas ingentes de agua contaminada en el terreno de la central, que proceden de los sistemas de refrigeración de los reactores dañados por el terremoto y el tsunami de marzo de 2011.

A ello se suma que a diario surge agua subterránea y se mezcla con el agua para la refrigeración. Tepco la bombea para evacuarla y la almacena en unos mil tanques, que ya contienen más de 300.000 toneladas, pero éstos están empezando a llenarse y a sufrir filtraciones. Tepco acelera por ello la construcción de más tanques.

El gobierno subraya constantemente que los efectos de la contaminación se limitan al puerto de la central, donde Tepco ha colocado una barrera similar a la que se usa en las contaminaciones petroleras.

Un equipo de expertos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) llegará la semana próxima para ayudar a las autoridades japonesas con el problema y hacerse una idea de las reparaciones y los daños.

Por otra parte, se conoció que seis trabajadores entraron en contacto con agua radiactiva pero fueron descontaminados rápidamente y no muestran problemas de salud. Cuando trabajaban en un aparato desalador que forma parte de una instalación de descontaminación de agua refrigerante, los hombres desconectaron por error una manguera, por lo cual se filtraron siete toneladas de agua. Como la zona estaba rodeada de cemento el agua no llegó a la tierra. La radiación era de rayos beta, que no atraviesa los trajes de protección de los trabajadores.

pk (dpa, Reuters)

Publicidad