Dos periodistas de la Deutsche Welle, muertos en Afganistán | Política | DW | 08.10.2006
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Dos periodistas de la Deutsche Welle, muertos en Afganistán

Karen Fischer y Christian Struwe, trabajadores freelance de esta casa, conocedores de la situación en Oriente Próximo e implicados en el apoyo a los países de la región, fueron asesinados a tiros en Afganistán.

Afganistán: un país en ruinas.

Afganistán: un país en ruinas.

"La muerte de nuestros conciudadanos refuerza nuestra obligación de apoyar al Gobierno de Afganistán en sus esfuerzos por restablecer la seguridad y el Estado de derecho en Afganistán", dijo Frank-Walter Steinmeier, ministro alemán de Exteriores, ante la noticia de la muerte de Karen Fischer y Christian Struwe, dos periodistas freelance de la Deutsche Welle. El ministro calificó el asesinato como un "crimen horrible".

Hace tiempo que se viene advirtiendo de que la situación en Afganistán empeora, lejos de la paz prometida, con cada día que pasa. Ahora tenemos que lamentar, igual que lamentamos cada muerte pero con una pizca más de tristeza, que los nombres de las siguientes víctimas no sólo son compañeros de profesión, sino también de institución.

Erik Bettermann, director general de la Deutsche Welle, ha manifestado su más sentido pesar por lo sucedido. "Estamos muy afectados por la muerte de nuestros compañeros. Nuestras más sentidas condolencias a las familias. Los esfuerzos de Karen Fischer y Christian Struwe por reconstruir el sistema mediático en Afganistán demostraron méritos sin precedentes", declaró Bettermann.

Solos en dirección norte

Karen Fischer y Christian Struwe viajaban solos en coche, sin guía ni acompañante, a través de la provincia de Baghlan hacia la vecina provincia de Bamijan, en dirección norte. Se encontraban en Afganistán con carácter privado, seguramente con la intención de recopilar información para futuros reportajes.

Hasta el pasado miércoles, indicó un portavoz de la ISAF; la tropa internacional estacionada en el país, los dos periodistas habrían trabajado conjuntamente con dicha organización militar, para decidir a continuación proseguir su viaje por cuenta propia.

Durante la noche, cerca del pueblo de Abtotak, donde habrían acampado para dormir, fueron abatidos por hombres armados. Los mismos habitantes del pueblo escucharon los disparos y encontraron los cuerpos sin vida de Fischer y Struwe, indicó Mohmmad Asim Haschami, inspector jefe en Abtotak. "Encontraron una tienda de campaña y a los periodistas muertos", declaró el policía.

Karte von Afghanistan mit den Provinzen Baghlan und Bamyan sowie der Hauptstadt Kabul englisch Quelle: DW

La policía sigue investigando las posibles razones que pudieron inducir a semejante acto. El robo se descarta como móvil de los asesinos, puesto que la mayor parte de las pertenencias, entre ellas las cámaras, otros aparatos técnicos, el equipaje y el coche mismo, se encontraron junto a los cuerpos. Además de los pasaportes.

Los talibanes se distancian

Fueron varios los disparos que acabaron con la vida de los periodistas de la Deutsche Welle, pero, pese al trabajo policial, nada se sabe aún de los autores del asesinato.

Los talibanes se han apresurado a desmentir toda implicación en las muertes. "Nuestros combatientes no atacan a periodistas", declaró Kari Jussuf Ahmadi, portavoz talibán. "Ese no es nuestro objetivo. Nosotros luchamos contra los estadounidenses y quienes les apoyan", añadió.

Desde que cayera el régimen talibán y comenzara la ola de atentados, sin embargo, los civiles se han ido convirtiendo cada vez con más frecuencia en blanco de los diversos grupos que actúan en Afganistán.

A pesar de todo, el norte del país está considerado como un lugar relativamente tranquilo. Aquí es también donde se encuentran estacionados los soldados alemanes que forman parte de la misión de la ISAF en Afganistán.

Karen Fischer y Christian Struwe

Por primera vez desde en que 2001 cayera el régimen talibán en Afganistán, periodistas extranjeros son objetivo de los atentados que a diario azotan al país.

Karen Fischer tenía 30 años y trabajaba desde hace tres como freelance para la Deutsche Welle, donde además terminó su formación como periodista. Principalmente, Fischer colaboraba con los programas alemán e inglés de DW-RADIO y su trabajo se centraba en temas relacionados con Oriente Próximo. Sobre la reconstrucción de Afganistán había realizado diversos reportajes. Hace sólo unas semanas, informaba para la Deutsche Welle desde el Líbano.

Christian Struwe tenía 38 años y una tarea que durante los últimos tiempos lo relacionó estrechamente con Afganistán: la puesta en marcha, con ayuda de la Deutsche Welle, de una redacción internacional de noticias en la cadena de radio televisión pública de Afganistán. Su trabajo como miembro de la DW-AKADEMIE para la formación de trabajadores especializados en el sector televisivo en países en desarrollo, era inevitablemente internacional.

"El diálogo entre las culturas y la colaboración en la reconstrucción de las estructuras civiles son tareas en las que la Deutsche Welle se implica intensamente. Resulta trágico que Karen Fischer y Christian Struwe tuvieran que morir en el país en el que invirtieron tanto esfuerzo personal y al que tanto apoyaron en los últimos años", dijo Bettermann. "La Deutsche Welle seguirá apostando por el diálogo de las culturas", añadió el director general.

DW recomienda