Dos discursos en Normandía | El Mundo | DW | 06.06.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Dos discursos en Normandía

Las ceremonias conmemorativas del sexagésimo aniversario del desembarco en Normandía empezaron con un acto conjunto presidido por el país anfitrión, Francia, y la principal nación libertadora, Estados Unidos.

default

Los presidente Geroge W. Bush y Jacques Chirac, llegan al cementerio de Coleville-sur Mer.

Coleville-sur-Mer domina la playa de Omaha, llamada "la sangrienta" por lo mortífera que fue la batalla que allí libraron los marines americanos en la madrugada del 6 de junio de 1944. En aquel primer asalto cayeron cerca de un millar de soldados. En el cementerio de Coleville-sur-Mer, el más emblemático del sacrificio aliado, el presidente francés, Jacques Chirac, y el de Estados Unidos, George Bush, presidieron una solemne ceremonia.

El discurso galo

Jacques Chirac prometió que "Francia nunca olvidará su deuda con Estados Unidos y todos sus aliados, gracias a los cuales Europa por fin reunificada vive en paz, libertad y democracia". Al rendir tributo a los soldados de la libertad del 6 de junio de 1944, Chirac expresó el "reconocimiento eterno de nuestra nación, la deuda sin par de nuestras democracias con quienes hicieron el sacrificio supremo para liberar nuestra tierra, nuestra patria, nuestro continente de la barbarie nazi y su locura asesina".

Chirac subrayó los valores humanistas que Francia y Estados Unidos tienen en común desde hace más de 200 años y su "pasión por la libertad y el Derecho, la justicia y la democracia, valores que son el corazón y el alma de ambas naciones".

Enlazando el pasado con el presente y el futuro, el anfitrión de las conmemoraciones del 60 aniversario del Día D dijo que "este momento de memoria es también portador de una palabra de paz y el glorioso combate de los héroes legendarios de 1944 tiene una exigencia para el futuro, un deber para el presente. Un deber de memoria para no olvidar ese pasado tan próximo en el que el fanatismo, el rechazo de la diferencia y del otro arrojaron a niños, mujeres y hombres a los campos de la muerte. No olvidemos nunca que no hay futuro sin fidelidad a las lecciones de la Historia", dijo.

Chirac dijo que es un "deber de vigilancia para combatir sin cuartel los fermentos de odio alimentados por la ignorancia, el oscurantismo y la intolerancia. Y un deber de fidelidad a nuestros valores, para legar a nuestros hijos este mundo de progreso y libertad al que tienen derecho. Para construir esta sociedad del respeto y del diálogo, de la tolerancia y la solidaridad, que fue la esencia misma del combate que conmemoramos".

La intervención norteamericana

El presidente de Estados Unidos, George Bush, declaró que su país repetiría el sacrificio para sus amigos. "Estados Unidos honra aquí a los libertadores que lucharon por la causa más noble y Estados Unidos volvería a hacerlo para nuestros amigos", dijo Bush tras un largo recuento de lo que costó no sólo la batalla de Normandía, sino la liberación del continente dominado por los nazis.

Desde la batalla que empezó hace 60 años, Estados Unidos y Francia se convirtieron en "aliados inseparables, en socios fiables en la causa por la paz y esta asociación aún se necesita hoy día", añadió.

Esta fue la única referencia al presente en un discurso que estuvo centrado en los acontecimientos de hace 60 años, sin alusiones veladas a los conflictos actuales y con numerosas evocaciones de los destinos personales de los combatientes del "Día D" y de su calvario.

La única mención de un acontecimiento actual fue el homenaje que hizo al presidente que representó a EEUU en las ceremonias de hace 20 años, un hombre "que también era valiente y un líder de la causa de la libertad", Ronald Reagan. Estos elogios al ex presidente fallecido este sábado, fueron acogidos por un fuerte aplauso.

Acto central en Arromanches

Otras muchas ceremonias binacionales y nacionales se celebran desde ayer, sábado, y hasta mañana en distintos cementerios y lugares históricos de la costa normanda, y a primera hora de la tarde tendrá lugar el acto central en la playa de Arromanches. En esta ceremonia internacional estarán presentes 24 líderes de 16 países, entre ellos, por primera vez, dirigentes de Alemania, Rusia y Polonia.

DW recomienda

Enlaces externos

Publicidad