Dimite el embajador de Venezuela en la ONU | América Latina | DW | 06.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dimite el embajador de Venezuela en la ONU

El político chavista de larga trayectoria, Rafael Ramírez, indicó que su renuncia fue forzada y que fue removido por sus "opiniones".

Rafael Ramírez, una de las figuras claves de la diplomacia venezolana y firme defensor de la era chavista, anunció este martes (05.12.2017) su renuncia como embajador ante la ONU tras de haber recibido órdenes del Gobierno de abandonar el puesto.

Ramírez, fue ministro de Exteriores de su país durante varios meses y presidente de la poderosa petrolera venezolana, PDVSA, entre 2004 y 2014.

Aunque diversos informes difundidos el miércoles pasado aseguraban que el embajador ya había sido cesado, Ramírez siguió cumpliendo con sus funciones en la ONU, inclusive acompañando el jueves al canciller Jorge Arreaza.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Ramírez dijo este martes que fue removido por sus "opiniones" y prometió mantenerse "leal" a las ideas del fallecido comandante Hugo Chávez.

"Se me ha removido por mis opiniones", escribió. "Me mantendré, pase lo que pase, leal al comandante Chávez", agregó Ramírez, quien será sustituido en el cargo por el ex canciller Samuel Moncada, según anunció este martes el Gobierno.

Al tuit le agregó una larga carta de renuncia donde destaca que, en lo personal, su dimisión fue una decisión "muy difícil", especialmente en medio de una crisis política-económica donde el "frente internacional ha adquirido una relevancia extraordinaria".

"No obstante, ante la decisión del presidente no he tenido otra opción. Quedo a disposición de mi país y de la revolución, siempre estaré al lado del pueblo", aseveró el ex embajador.

La renuncia de Ramírez se produce en medio de una purga en PVDSA por sospechas de corrupción que ha incluido el arresto de los expresidentes de esa empresa Eulogio del Pino y Nelson Martínez.

El dirigente se encontraba en la cuerda floja después de una serie de críticas ventiladas en público contra la política económica del Gobierno de Maduro y concretamente contra la gestión actual de PDVSA por permitir un descenso en la producción.

En su carta de renuncia, Ramírez sostiene que en cuanto a sus opiniones, todas sus "observaciones" las ha hecho "honestamente" y "en público, después de expresarlas insistentemente en los espacios políticos correspondientes".

Pero también alega que a partir de su dimisión podrían surgir "los ataques y los vilipendios" contra él, "como ya han hecho algunas voces ofensivas y arteras", aunque no apunta a figuras específicas que creen llegarán a censurar su conducta.

El fiscal general interino de Venezuela, Tarek William Saab, se negó a revelar si el Ministerio Público tiene algún proceso abierto contra Ramírez. Además, rechazó que las investigaciones sean parte de una lucha interna en el chavismo: "Acá lo que hay es una lucha frontal contra quienes le han hecho daño al país", afirmó.

JCG (EFE, dpa)

DW recomienda