Diego Molano: ″no permitiremos ni bloqueos ni violencia″ en protestas en Colombia | Colombia en DW | DW | 19.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Colombia

Diego Molano: "no permitiremos ni bloqueos ni violencia" en protestas en Colombia

"No vamos a permitir actos que afecten la tranquilidad de los colombianos", dijo el ministro de Defensa sobre las protestas convocadas para el 20 de julio.

Foto de un manifestante en una de las recientes protestas en Colombia

Foto de archivo

Las autoridades colombianas anunciaron este domingo (18.07.2021) la activación de un plan para prevenir posibles actos de violencia durante las protestas convocadas para el próximo 20 de julio en varias ciudades del país, que coincidirán con la instalación en Bogotá del nuevo periodo legislativo del Congreso.

"No permitiremos ni bloqueos ni violencia ni campamentos permanentes. No vamos a permitir actos que afecten la tranquilidad de los colombianos", aseguró el ministro de Defensa, Diego Molano, sobre la jornada en la que también se celebra en Colombia el Día de la Independencia. Para ello, serán dispuestos miles de agentes de la fuerza pública en Bogotá y los municipios cercanos, cuya función será la de controlar el orden público en la capital del país. 

El Ministerio de Defensa advirtió además que "existe un interés especial en grupos armados ilegales como (la guerrilla del) ELN, el Clan del Golfo y las disidencias de las FARC, en financiar hechos vandálicos durante la jornada de celebración de la independencia".

El Comité Nacional de Paro -principal convocante de las manifestaciones que vivió Colombia desde el 28 de abril y se extendieron durante dos meses- anunció que retomará las movilizaciones el próximo martes "para exigir del Gobierno nacional y de sus mayorías en el Congreso una respuesta a la grave crisis humanitaria, social, económica y política que estamos atravesando". El 20 de julio también se espera que llegue a Bogotá, desde diferentes ciudades del país, una "avanzada nacional" de las denominadas primeras líneas de las protestas, así como una delegación indígena. 

Las manifestaciones, que inicialmente fueron convocadas para rechazar una reforma tributaria del Gobierno de Iván Duque, derivaron en una de las peores crisis recientes del país y -pese a que la mayoría transcurrió de forma pacífica- en ciudades como Bogotá y Cali estuvieron marcadas por la violencia. Por esa razón, las autoridades de las principales regiones del país advirtieron esta semana que garantizarán las protestas pacíficas del 20 de julio, pero no permitirán actos de vandalismo.

La Gobernación del Valle del Cauca (suroeste), donde ocurrieron la mayor cantidad de hechos violentos, autorizó el cierre de fronteras en el departamento hasta el 22 de julio "con el propósito de disminuir la velocidad de contagio del COVID-19, garantizar la convivencia pacífica y evitar el riesgo de alteración del orden público". La gobernadora, Clara Luz Roldán, afirmó que "al igual que tenemos que respetar a quienes vayan a hacer una protesta social, una protesta pacífica, también tenemos que responder al clamor de muchos vallecaucanos que están esperando que el 20 de julio sea un día tranquilo". 

Por su parte, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, declaró que "hay una coordinación interinstitucional para evitar y prevenir actos de violencia y vandalismo" porque "no son las vías de hecho con las que se logran los resultados para los propósitos sociales que compartimos" y agregó que "Bogotá será la capital del diálogo y la concertación. Estamos coordinados para mitigar, contener y judicializar cualquier intento de infiltración a la legítima movilización pacífica".

ama (efe, el espectador, el país)

DW recomienda