Dictador García Meza elude responsabilidad de crímenes en carta póstuma | América Latina | DW | 30.04.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Dictador García Meza elude responsabilidad de crímenes en carta póstuma

El dictador boliviano Luis García Meza eludió toda responsabilidad de crímenes y desapariciones durante el régimen militar con que dirigió el país entre 1980 y 1981, en una carta póstuma leída este 30 de abril.

Luis García Meza, exdictador muerto.

Luis García Meza, exdictador muerto.

El que fue abogado de García Meza en los últimos años, Frank Campero, leyó ante los medios en La Paz este escrito dirigido al "pueblo boliviano", fechado en marzo de 2015 pero sin revelar hasta ahora por pedido expreso de su defendido.

"No todo es culpa mía", argumenta en la carta García Meza sobre lo sucedido durante su periodo, de lo que responsabiliza al dictador y luego presidente constitucional de Bolivia, Hugo Bánzer (1971-1978 y 1997-2001), por haberle pedido hacer el "golpe de Estado".

García Meza considera que le tocó ser presidente "por azares del destino y designio de Dios", por lo que tuvo que "asumir responsabilidades de otros" y el posterior juicio que derivó en su condena a treinta años de cárcel fue "totalmente político".

Asimismo, señala que su ministro del Interior, Luis Arce Gómez, con el que compartió gran parte de la responsabilidad de las muertes y las desapariciones, además de que se le vinculó con narcotráfico, "entró por la ventana, porque nadie lo nombró".

"Nunca me daba parte de algún hecho, él por su propia cuenta, a su libre albedrío, disponía y ordenaba", subraya García Meza.

La misiva alude además al mítico líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, uno de los represaliados, cuyos restos nunca se hallaron.

¿Todo a espaldas del dictador?

Según García Meza, el político de izquierdas "seguía un juicio de manera seria" contra Bánzer y eso marcó su destino.

"Yo no maté, ni robé", sentencia la misiva en su parte final, antes de despedirse del pueblo y del Ejército boliviano pidiendo que se le recuerde como "alguien que dio todo por las Fuerzas Armadas y su patria, Bolivia".

García Meza falleció ayer en un hospital militar de La Paz por una dolencia cardiaca.

El dictador fue extraditado a Bolivia por la Justicia brasileña en marzo de 1995 y un tribunal boliviano lo sentenció a treinta años de cárcel sin derecho a indulto por delitos de su dictadura, en la que murieron y desaparecieron varios dirigentes de izquierda.

Aunque fue condenado a reclusión en un penal de máxima seguridad de La Paz, al igual que su ministro del Interior, y en esta gestión se iban a cumplir 23 años de su condena, pasó al menos los últimos cinco ingresado en un hospital militar de la ciudad.

En enero de 2017, el Tribunal de Roma sentenció a García Meza y a otros siete exmilitares de Latinoamérica a cadena perpetua por crímenes cometidos contra ítalo-latinoamericanos en el denominado Plan Cóndor, una operación represiva impulsada por regímenes de América Latina entre las décadas de 1970 y 1980.

JOV (efe, larazon)

DW recomienda