Deutsche Bank: 900 millones menos y mucho por resolver | Economía alemana | DW | 21.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía alemana

Deutsche Bank: 900 millones menos y mucho por resolver

Un final muy caro para una larga batalla: Deutsche Bank pagará a herederos del empresario alemán Leo Kirch 900 millones de euros. El anunciado cambio de filosofía y mayores en esa institución aún parece estar muy lejos.

Rolf Breuer (izqda.) y Leo Kirch. (Archivo).

Rolf Breuer (izqda.) y Leo Kirch. (Archivo).

“Todo lo que se sabe sobre el tema es que el sector financiero no quiere poner más recursos a disposición”. Palabras de Rolf Breuer, exportavoz de la presidencia de Deutsche Bank, el 4 de febrero de 2002 en una entrevista de Bloomberg TV a la pregunta acerca de si esa institución podría seguir ayudando al grupo mediático alemán Kirch, en situación de crisis.

La respuesta de Breuer fue tajante, y resultó ser un golpe de gracia para el Grupo Kirch, que dos meses más tarde declaró insolvencia con una deuda de 6.500 millones de euros, convirtiéndose en la mayor quiebra empresaria de la posguerra en Alemania.

También la empresa matriz Taurus Holding declaró bancarrota. Un desastre completo. “Rolf me asestó el golpe mortal”, dijo entonces Kirch. Ese fue probablemente el momento en el que Kirch comenzó a idear lo que se convirtió en una batalla legal sin precedentes.

12 años de contienda

Ahora, luego de 12 años, la batalla parece haber llegado a su fin. Según informó Deutsche Bank el miércoles, 20 de febrero, los herederos del Grupo Kirch aceptaron un acuerdo, con lo cual el proceso habría terminado. Una solución que le cuesta a la institución bancaria 775 millones de euros más intereses y reintegro de gastos: en total, cerca de 900 millones de euros.

Para el economista Wolfgang Gerke, del Centro de Finanzas de Baviera, sorprende que

Leo Kirch, presidente del Grupo Kirch. (Archivo).

Leo Kirch, presidente del Grupo Kirch. (Archivo).

Deutsche Bank aceptara de pronto llegar a un acuerdo “ya que hasta ahora se negaba a hacerlo. El acuerdo le cuesta millones al banco, y a eso se suman los costos del proceso. Es una solución muy cara, y se debería haber buscado antes”, dijo Gerke en entrevista con Deutsche Welle.

Un buen acuerdo para los accionistas

Ambos copresidentes de Deutsche Bank, Jürgen Fitschen y Anshu Jain, dijeron a través de un comunicado de prensa que “el acuerdo es en interés de nuestros accionistas”, y que el banco quería seguir haciendo avances para aumentar los beneficios.

Algo que se plantea como urgente, ya que la disputa con los herederos de Leo Kirch es solo uno de los procesos de la era Breuer –más tarde de Josef Ackermann- que el nuevo dúo de directores deberá solucionar para allanar el camino hacia un nuevo perfil institucional. En 2013, Deutsche Bank ya había pagado 2.500 millones de euros en indemnizaciones y multas debido a arriesgados negocios hipotecarios en EE. UU. iniciados antes de que estallara la crisis económica global, y también por manipulación ilegal en las tasas de interés interbancario Libor.

Muy lejos de un cambio profundo

Según publica la revista especializada Manager Magazin, Deutsche Bank está buscando un sucesor para Anshu Jain, de quien se presume estaría implicado en las manipulaciones de las tasas Libor. Las investigaciones al respecto acaban de comenzar, y ese banco, dado que es uno de los grandes actores financieros a nivel internacional, podría estar en la mira. Es decir: Deutsche Bank aún está muy lejos del cambio de filosofía pregonado por Fitschen y Jain.

El acuerdo con los herederos del grupo Kirch es, en opinión de Wolfgang Gerke, solo una pieza del rompecabezas. “Creo que no se pensó en un cambio de filosofía, sino en el retorno a la tranquilidad, tal vez porque se temía que el asunto saliera aún más caro, teniendo en cuenta los gastos judiciales”.

Es probable que el actual directorio de Deutsche Bank deba abrir un proceso contra Rolf Breuer por indemnización. “Es decir que la historia aún no ha terminado”. Leo Kirch ya no puede festejar la victoria contra el gigante financiero. Murió en julio de 2011 a los 84 años. Poco antes, en marzo de ese mismo año, se enfrentó con su archienemigo Rolf Breuer ante los tribunales. Esa fue su última aparición pública.

DW recomienda