Detenido en Alemania por terrorismo no tenía plan de atacar | Alemania | DW | 17.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Detenido en Alemania por terrorismo no tenía plan de atacar

De acuerdo con datos de la Policía y la Fiscalía, se trata de un hombre de nacionalidad alemana. Tras el registro de la vivienda, solo se encontraron bajas cantidades de material pirotécnico.

La Policía alemana no encontró indicios de que un sospechoso de terrorismo arrestado planease atentar en unas fiestas locales, informaron hoy (17.08.2016) círculos policiales. Durante el registro a la vivienda del detenido, de 27 años, tampoco se encontraron pruebas de una posible motivación islamista. Tan solo se hallaron dos petardos y se cree que el hombre podría ser psicológicamente inestable.

Previamente, el jefe del Gobierno regional de Brandeburgo, Dietmar Woidke, había indicado que el arresto se produjo por la sospecha de que podrían existir planes para un "acto terrorista" con un posible trasfondo islamista, aunque apuntó que habría que esperar al transcurso de las investigaciones. En un primer momento se especuló con que el detenido planeaba un atentado con explosivos durante las fiestas de la ciudad de Eisenhüttenstadt, fronteriza con Polonia y donde fue detenido, aunque esa información no se confirmó.

Escaso material pirotécnico

De acuerdo con datos de la Policía y la Fiscalía, se trata de un hombre de nacionalidad alemana. Durante la operación se investigó si el hombre detenido había almacenado material explosivo en su piso, indicaron. Sin embargo, finalmente, tras el registro de la vivienda solo se encontraron bajas cantidades de material pirotécnico. La Policía registró la vivienda con perros rastreadores de explosivos. Las fiestas de Eisenhüttenstadt se celebran entre el 26 y el 28 de agosto y los preparativos se mantienen de momento. La ciudad tiene unos 30.000 habitantes y en ella se encuentra el principal centro de primera acogida de refugiados del estado federado de Brandeburgo.

En julio Alemania se vio sacudida por una serie de episodios violentos ocurridos en tan solo una semana. El 18 de julio un joven de 17 años atacó con un hacha y cuchillos a los viajeros de un tren regional de Wurzburgo, en el centro del país, dejando cinco heridos. Tres días después, un atacante de 18 años disparó y mató a nueve personas en Múnich antes de suicidarse. El 24 de julio, otro hombre de 27 años se hizo volar por los aires en una plaza a la entrada de un concierto en Ansbach, cerca de Núremberg, hiriendo a 15 personas. Tanto este caso como en el de Wurzburgo tenían un trasfondo islamista. Los servicios secretos en el interior consideran que hay más de 43.000 personas en la escena islamista en Alemania, una cifra que ha subido continuamente en los últimos años. Cerca de 8.650 de ellas pertenecen al ámbito salafista.

MS (dpa/efe)

DW recomienda

Publicidad