Desigualdad: casi ninguna mujer ocupa cargos de alta gerencia | Alemania | DW | 14.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Desigualdad: casi ninguna mujer ocupa cargos de alta gerencia

Según un estudio, en Estados Unidos y Suecia el número de mujeres que ocupan puestos de alta dirección es el doble que en Alemania, lo que deja al país europeo muy atrás a nivel internacional.

Para las mujeres, ocupar un puesto de directivo en empresas dentro de Alemania es todo un reto, a diferencia de lo que sucede en otros países, donde hay más oportunidades. Según un estudio publicado recientemente por la fundación germano-sueca Allbright, Alemania ocupa el último puesto si se compara la proporción de mujeres que ocupan un lugar en los directorios de grandes empresas, quedando detrás de Francia, Gran Bretaña, Polonia, EE.UU. y Suecia.

Aunque en comparación con empresas más pequeñas las grandes corporaciones cada vez tienen más mujeres en los altos cargos, la proporción sigue siendo muy baja. Al 1 de abril de 2018, esa cifra era de apenas un 12 por ciento de mujeres.

Estructuras anquilosadas

"Las estructuras anquilosadas y el apego a lo tradicional no sólo ralentizan el desarrollo de la proporción de mujeres en las empresas alemanas”, dice la Fundación Allbright. "Otro retraso en la diversidad y la digitalización sería peligroso frente a la competencia internacional”, agrega el reporte. La fundación recomienda un cambio fundamental de pensamiento en las empresas alemanas, porque un mayor número de mujeres en las juntas directivas podría ser un excelente impulsor de la transformación que se requiere.

Lea también:

Mujeres en la ciencia: la lucha por la igualdad continúa

En las jefaturas alemanas, la mujer sigue siendo minoría

Según el estudio, compañías como Apple, IBM, Volvo, Coca-Cola, o Hennes & Mauritz ya tienen más de un 30 por ciento de mujeres en sus directorios. Lo mismo es replicado en L'Oréal y Danone en Francia, Unilever en Reino Unido o Energa en Polonia. Alemania fue el único país en esta comparación en la que ninguna de las principales compañías alcanzó siquiera una participación del 30 por ciento de mujeres en sus altos cargos.

El 90 por ciento de las grandes compañías en Estados Unidos tienen a mujeres en sus consejos directivos, mientras que en Alemania la presencia femenina se trata de una excepción y sólo se observa en empresas como Allianz, Daimler, SAP y Siemens. Una mujer puede ser canciller de Alemania, pero no CEO: dentro de la comparación, Alemania es el único país en el que ninguna de las principales compañías tiene una directora ejecutiva, dice el estudio.

Hay que quererlas

Las buenas condiciones sociales para la conciliación de la vida familiar y el trabajo son importantes para mejorar la presencia de mujeres en los equipos de gestión, aunque la comparación entre países muestra cuán decisiva es la actitud de la empresa: si ésta impulsa una política de más mujeres y más diversidad en los altos cargos, la proporción femenina en esos puestos aumentará significativamente, independiente del contexto social donde esté instalada la empresa.

En Suecia, por ejemplo, a pesar de que las buenas condiciones prevalecieron durante décadas, la proporción de mujeres en los consejos administrativos sólo aumentó cuando las empresas se dieron cuenta de la relevancia comercial de la gestión mixta. Según el estudio, Estados Unidos es el país con las peores condiciones posibles, pero las empresas utilizaron los recursos femeninos de manera más consistente y, por lo tanto, instalaron una mayor proporción de mujeres en los consejos ejecutivos.

La Fundación Allbright, que no persigue fines de lucro, tiene sede en Estocolmo y Berlín y está comprometida con lograr un mayor número de mujeres y diversidad en los puestos directivos de las grandes economías. La fundación, de financiamiento privado, fue inaugurada el año 2011 por el empresario sueco Sven Hagströmer. Desde marzo de 2016 tiene una sede en la capital alemana. Su nombre, Allbright, hace referencia al objetivo de formar equipos de liderazgo con "los más brillantes”, los más dotados, en lugar de reclutar a un grupo homogéneo.

Autor: Klaus Ulrich (MN/ER)
 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad