Descartan que Snowden rinda declaración en Alemania | El Mundo | DW | 06.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Descartan que Snowden rinda declaración en Alemania

El ministro alemán del Interior, Hans-Peter Friedrich, se pronuncia por evaluar los requisitos legales para interrogar al ex-analista de la NSA en Rusia.

En el marco del escándalo de las escuchas estadounidenses que llegaron a afectar comunicaciones de la canciller Angela Merkel, el gobierno de Alemania dijo que evaluará la posibilidad de interrogar al informante Edward Snowden en Rusia.

Es preciso aclarar cuáles son los requisitos legales para llevar adelante un interrogatorio en suelo ruso, apuntó este miércoles el ministro del Interior, Hans-Peter Friedrich.

Snowden, ex-analista de los servicios secretos estadounidenses, ofreció la semana pasada viajar a Alemania para colaborar en el esclarecimiento de los programas de vigilancia, pero el gobierno alemán se niega a contemplar la posibilidad de otorgar asilo al informante. Snowden, al salir de Rusia, perdería su condición de refugiado y podría ser extraditado a Estados Unidos.

La documentación filtrada por el ex-empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos no sólo ha generado tensiones entre Berlín y Washington, sino también entre Berlín y Londres.

Después de que se conocieran las masivas escuchas estadounidenses a objetivos alemanes, medios británicos acusaron este martes a Reino Unido de llevar adelante operaciones de espionaje desde su embajada en Berlín. Acto seguido, Alemania exigió que Reino Unido confirmara o desmintiera los informes.

En una carta a la que tuvo acceso dpa este miércoles, el secretario de Estado Klaus-Dieter Fritsche solicitó al embajador británico, Simon McDonald, que precisara "qué objetivos se persiguen con estas medidas y a qué grupos se apunta".

Manifestaciones de apoyo a Snowden en Berlín.

Manifestaciones de apoyo a Snowden en Berlín.

La embajada de Reino Unido se encuentra en las inmediaciones del Parlamento alemán y de las oficinas de la canciller Merkel.

Los informes publicados en base a la documentación filtrada por Snowden insinúan que tanto desde allí como desde la sede diplomática de Estados Unidos se llevan adelante tareas de espionaje que también podrían estar dirigidas contra políticos locales.

Sesión extraordinaria

Las declaraciones del ministro del Interior Friedrich se produjeron después de la primera sesión extraordinaria del gremio parlamentario alemán a cargo de la supervisión de las labores de inteligencia.

En la reunión también participaron los jefes de las agencias alemanas de inteligencia exterior e interior, que viajaron a Washington tras darse a conocer la interceptación de las comunicaciones de uno de los teléfonos móviles de Merkel.

Mientras Alemania enviaba una delegación de expertos para mantener conversaciones sobre los programas de espionaje con sus pares norteamericanos, el parlamentario verde Hans-Christian Ströbele viajó sorpresivamente a Moscú la semana pasada para reunirse con Snowden, sin informar previamente al gobierno nacional.

De dicho encuentro resultó el ofrecimiento de Snowden de declarar en Alemania. El diputado Ströbele insiste en que Alemania debería otorgar asilo al informante, pero quien preside la comisión parlamentaria a cargo de evaluar el escándalo, Thomas Oppermann, dijo hoy que "por el momento la posibilidad de interrogar a Snowden en territorio alemán está fuera de debate".

En lo que se refiere a la política internacional, el gobierno hizo saber a través del jefe del gabinete de la Cancillería, Ronald Pofalla, que Alemania y Estados Unidos están en vías de sentar nuevas bases para la cooperación de sus servicios de inteligencia.

Estados Unidos ha reconocido "la dimensión política de las informaciones dadas a conocer en las últimas semanas y meses", destacó Pofalla. A través de las conversaciones bilaterales "tenemos una oportunidad única de restablecer la confianza perdida", dijo en tono conciliador con Washington.

Estados Unidos coincidió en esta postura: "Continuaremos trabajando con nuestros aliados (...) Queremos asegurarnos de que recabamos información porque realmente la precisamos, no simplemente porque se puede", destacó el secretario de Estado norteamericano, John Kerry.

EL(dpa, afp)

Publicidad