Desalojo policial en Madrid reaviva movimiento de los ″indignados″ | Política | DW | 03.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Desalojo policial en Madrid reaviva movimiento de los "indignados"

El desalojo de los últimos indignados de la Puerta del Sol reavivó las movilizaciones: miles de personas tomaron las inmediaciones del kilómetro cero de la capital española y marcharon hacia el Congreso de los Diputados.

Citizens take to the streets in central Madrid Tuesday Aug. 2, 2011 after police cleared out the remaining protesters camped in Sol square in the early hours of the morning. Spaniards angry about their country's economic crisis protested the eviction from the square with a spontanious gathering, blocking several streets in the centre of the city. Two years of recession following a property boom that went bust have left Spain with 21 percent unemployment - the highest in the 17-nation eurozone. Joblessness for those aged 16 to 29 stands at about 35 percent. (Foto:Pedro Acosta/AP/dapd)

Madrid: vuelven los Indignados.

En el centro de Madrid, los indignados ocuparon varias calles, y allí volvieron a escucharse esta noche lemas como "¡Que no, que no, que no nos representan!", dirigidos contra los políticos, y "¡Lo llaman democracia y no lo es!". Junto a la cámara baja del Parlamento español se concentraron decenas de personas.

Epicentro y símbolo del "Movimiento de los indignados", la Puerta del Sol de Madrid fue desalojada sin incidentes en la mañana del martes por las fuerzas de seguridad, algo más de dos meses y medio después de que el 15 de mayo comenzaran allí las acampadas de protesta que luego se extendieron por toda España.

En el lugar quedaban unas 30 personas y un punto de información, después de que el pasado 12 de junio la mayoría decidiera levantar el campamento. Los indignados achacaron el desalojo a la próxima visita del papa Benedicto XVI a España, del 18 al 21 de agosto.

Convocatoria a través de las redes sociales

Tras la actuación policial, por las redes sociales se extendió la convocatoria de una protesta en la Puerta del Sol a las 20 horas. Y para evitar que el movimiento volviera a tomar la plaza, un fuerte dispositivo policial bloqueó todos los accesos y las autoridades cerraron las estaciones de metro y tren que hay en el lugar y que son de las principales de Madrid. La plaza quedó vacía de ciudadanos.

El blindaje de las fuerzas de seguridad llevó a los indignados a ocupar la cercana Gran Vía, cortando el tráfico, y calles adyacentes a Sol. Un trecho de la calle Alcalá y el Paseo del Prado entre Cibeles y Neptuno también quedaron cortados al tráfico. Por varios lugares emprendieron una marcha que pasó por el Congreso de los Diputados y que poco antes de la medianoche intentaba sin éxito entrar en la Puerta del Sol.

En Barcelona, varias decenas de personas se congregaron en la céntrica Plaza de Catalunya en solidaridad con los desalojados en Madrid.

El desalojo de la Puerta del Sol, decidido por el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio del Interior, comenzó a las 6 de la mañana, cuando aún dormían los aproximadamente 30 indignados que mantenían su acampada en el kilómetro cero de la capital española.

Lo mismo hicieron las fuerzas de seguridad en el Paseo del Prado, donde permanecían acampadas unas 60 personas desde el 23 de julio, cuando confluyeron en Madrid varias marchas de indignados realizadas a pie hasta la capital desde diversos puntos de España.

El último reducto de los Indignados

Esos lugares eran hasta hoy el último reducto de los indignados en la vía pública. En el desalojo participaron tres centenares de agentes. Los servicios de limpieza retiraron después casi 27.000 kilos de residuos.

Exigiendo un cambio del modelo político y social del país, el "movimiento de los indignados" irrumpió en España el 15 de mayo, en medio de la campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas.

Durante días, decenas de miles de personas se concentraron a diario en plazas emblemáticas de unas 150 ciudades españolas, en muchas de las cuales establecieron acampadas permanentes que tiempo después decidieron levantar o fueron desalojadas.

dpa
Editor: Pablo Kummetz

Publicidad