Derrame de diésel en Rusia: “El factor tiempo es extremadamente crucial” | El Mundo | DW | 09.06.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Derrame de diésel en Rusia: “El factor tiempo es extremadamente crucial”

Miles de toneladas de carburante amenazan la naturaleza en Norilsk, al este de Siberia. Pero, ¿qué se puede hacer? DW habló con el investigador Roman Netzer.

Deutsche Welle: Señor Netzer, ¿cómo evalúa el derrame de petróleo en Norilsk?

Roman Netzer: En SINTEF trabajamos en el campo marino, principalmente con derrames de petróleo durante la producción o el traslado. Por ejemplo, hicimos mucho después del accidente en Deepwater Horizo en el Golfo de México en 2010. Pero esa situación fue completamente distinta a lo que está sucediendo en Rusia. La toxicidad del petróleo en el mar es mucho menor que en un río. La cantidad de petróleo derramado en Norilsk es muy alta y esto tiene efectos negativos para el medioambiente. Ahora, el petróleo se está desplazando hacia el Ártico. En Deepwater Horizo se observó que el factor tiempo es extremadamente crucial.

La plataforma Deepwater Horizo arde en llamas.

Explosión en Deepwater Horizo en el Golfo de México en 2010.

En este tipo de accidentes debemos disolver el petróleo en el agua lo mejor posible. Hay que tratar de obtener el aceite en pequeñas gotas y luego generar una dispersión. Los mecanismos de degradación funcionan mejor a través de la microbiología. 

¿Cómo se debe proceder frente a un accidente en el Ártico?

Por lo general, hay que recolectar la mayor cantidad de aceite posible. Esto solo funciona si se puede operar dentro de un determinado tiempo, ya que el aceite tiene componentes tóxicos solubles en el agua.

También están los procesos de meteorización que tienen lugar relativamente rápido. Los componentes volátiles se evaporan y los solubles entran en el agua. Hay que tratar de eliminar lo que todavía se encuentra en la superficie.

La quema es otro método que se puede usar en mar abierto. Pero no todo el petróleo liberado puede ser quemado. Los componentes volátiles e inflamables se evaporan con mucha rapidez.

Además se pueden utilizar los llamados agentes dispersantes. Estos son compuestos similares al jabón, que disuelven el aceite, y luego microorganismos lo descomponen.

Foto de Roman Netzer.

Roman Netzer, investigador de SINTEF Ocean.

¿Se pueden aplicar estos métodos en el caso de Rusia?

En principio la degradación por microbiología siempre funciona. Pero todo depende de cuán fuertes sean las impurezas. Por el momento la situación en Rusia es similar a los hechos conocidos en Nigeria, donde grandes cantidades de petróleo se derraman en áreas limitadas. Esto es problemático, ya que estos derrames también matan muchos microorganismos que pueden descomponer el aceite.

Se estima que la naturaleza en Norilsk podría tardar hasta 10 años en recuperarse. ¿Es eso realista?

Depende mucho de la cantidad de aceite que se pueda recolectar. Por lo general se pueden limitar las consecuencias si se recolecta la mayor cantidad de aceite en una etapa temprana. Si el aceite ha estado por mucho tiempo en el medioambiente y está degradado es muy difícil que se descomponga mediante procesos biológicos.

El permafrost se está descongelando debido al calentamiento global, que también es la razón de la fuga de 20.000 toneladas de diesel en Siberia. ¿Debemos esperar que ocurran este tipo de desastres con mayor frecuencia en el futuro?

Si la infraestructura donde se almacena el petróleo no es la adecuada, el riesgo, por supuesto, sigue ahí. Todo indica que el calentamiento climático hará que el permafrost se derrita aún más, y los efectos serán visibles en el futuro. 

Roman Netzer es un investigador de SINTEF Ocean, una organización de investigación independiente en Trondheim, Noruega. SINTEF tiene experiencia en muchas áreas, incluida la lucha contra derrames de petróleo. 

(bt/jov)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda