Derecho a tomar la palabra en el Bundestag, a debate | Alemania | DW | 16.04.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Derecho a tomar la palabra en el Bundestag, a debate

Se suspendieron los planes para modificar el derecho de los diputados a tomar la palabra en el Bundestag, que ha causado encendido debate.

El Bundestag alemán en sesión plenaria.

El Bundestag alemán en sesión plenaria.

Los partidos alemanes mayoritarios planeaban limitar la intervención en el Bundestag de diputados que no contasen con la aprobación de su fracción para tomar la palabra. La modificación de la norma preveía que el presidente del Parlamento debía conceder la palabra sólo a los diputados que tuvieran el permiso de su fracción, otorgándole a los demás parlamentarios que deseasen intervenir –también con aprobación de su fracción -sólo tres minutos para pronunciar un discurso. Hasta ahora, todos los parlamentarios alemanes pueden exponer los argumentos que fundamentan su voto durante cinco minutos.

Norbert Lammert, presidente del Parlamento alemán.

Norbert Lammert, presidente del Parlamento alemán.

Los planes de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), del Partido Socialdemócrata (SPD) y del Partido Liberal FDP) provocaron encendidos debates y protestas en la clase política alemana, por lo cual la reforma del funcionamiento del Bundestag, cuya puesta en práctica se iba a votar el 26 de abril, se canceló. Pero la discusión aún continúa.

El debate surgió en 2011

La Constitución alemana regula el funcionamiento del Bundestag.

La Constitución alemana regula el funcionamiento del Bundestag.

La discusión en torno a poner límite al derecho de los diputados alemanes a tomar la palabra en el Bundestag alemán surgió en septiembre de 2011, cuando Norbert Lammert, el presidente del Parlamento alemán, le cedió la palabra, durante el debate acerca del fondo europeo de rescate, en forma autónoma a dos diputados críticos de la línea a la que se ajustaba la coalición de Gobierno alemana, formada por la CDU y el FDP, Frank Schäffler (SPD) y Klaus-Peter Willsch (CDU).

Normalmente, a cada fracción le corresponde una cantidad de tiempo que se deriva del número de sus diputados. En el marco de ese contingente temporal, el jefe de la fracción nombra a sus oradores, pero no existe una norma que impida que el presidente del Bundestag también les ceda la palabra a otros diputados que no estén de acuerdo con la línea partidaria. Los partidos alemanes del Gobierno de coalición, la CDU y el FDP, junto con el opositor SPD, querían fijar por ley que la presidencia del Bundestag informase a todas las fracciones y solicitase conocer su posición al respecto de un tema determinado si planeaban otorgarle la palabra a más oradores de lo estipulado. Además, se quería limitar asimismo el actual derecho de los diputados a exponer sus argumentos personales antes de cada votación. Una reforma que en Alemania se tildó de “bozal” parlamentario. Y que dio que hablar, ya que es un tema sumamente sensible al tocar los derechos de los diputados alemanes que, de acuerdo con el Artículo 38 de la Constitución alemana son “representantes de todo el pueblo alemán y no se someten a órdenes ni a instrucciones sino sólo responden a su conciencia.”

“Planes amenazan cultura del debate parlamentario”

Petra Pau, de La Izquierda: amenaza a la cultura del debate parlamentario.

Petra Pau, de La Izquierda: "amenaza a la cultura del debate parlamentario".

Varios vicepresidentes del Parlamento se manifestaron muy críticamente acerca de la planeada reforma. Hermann Otto Solms, del FDP, dijo que no veía fundamento suficiente para tal limitación de los derechos de los diputados.

Petra Pau, del partido La Izquierda, recomendó, por su parte, que la modificación de la normativa parlamentaria fuera verificada antes por el Tribunal Constitucional alemán, en caso de que el Parlamento resolviera aprobarla. Su colega de Los Verdes, Katrin Göring Eckardt, considera que los planes de reforma al derecho a tomar la palabra representan una amenaza a la cultura parlamentaria del debate, en especial si “no se quiere que la política se empiece a debatir en los talk-shows y no en el Bundestag”.

Autora: CP/, dpa
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda

Publicidad