Decepción entre víctimas de Colonia Dignidad por Fondo de Ayuda | Alemania | DW | 17.05.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Alemania

Decepción entre víctimas de Colonia Dignidad por Fondo de Ayuda

Un aporte único de hasta 10 mil euros entregará Alemania a cada víctima de Colonia Dignidad. Afectados lamentan no contar con una ayuda sostenida en el tiempo.

El Fondo de Asistencia Individual dado a conocer hoy en el Bundestag por miembros de la comisión conjunta Colonia Dignidad, del gobierno y el parlamento, viene a despejar una de las grandes incógnitas en torno a la ayuda que Alemania había determinado entregar, cuando en 2017 el Parlamento aprobó en forma unánime una moción por el esclarecimiento de los crímenes y la elaboración de la memoria respecto a la secta alemana en el sur de Chile.

Alemania reconoce su responsabilidad moral y el compromiso de aliviar el sufrimiento de las víctimas y mitigar las consecuencias de los crímenes, aunque la comisión advierte que "el Bundestag y el gobierno federal no pueden asumir ninguna responsabilidad legal por los crímenes cometidos en Colonia Dignidad o por la dictadura, que en ese momento colaboraba con la secta en Chile”.

Cada víctima podrá optar, por una sola vez, a un monto máximo de 10 mil euros. De estos, recibirá un pago directo de siete mil y podrá reembolsar adicionalmente, contra factura, gastos como tratamientos médicos hasta por tres mil euros. Adicionalmente, se creará un fondo de cuidado y vejez para quienes no tienen acceso al sistema social alemán, aunque no están claros los detalles.

Los beneficios serán para alemanes que residieron en Colonia Dignidad y ciudadanos chilenos que vivieron allí de niños, por ejemplo, los adoptados irregularmente. La idea es mitigar las consecuencias a largo plazo de las experiencias vividas en la colonia, por lo que los pagos se enfocarán especialmente en gastos de salud, como psicoterapia, asistencia psicosocial y rehabilitación, de educación y trabajo.

Alemania encargará a la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) administrar el fondo y definir quiénes serán beneficiados. La OIM instalará una oficina en Alemania y otra en Chile para asesorar a los postulantes, recibir solicitudes y resolver los pagos "en forma rápida y sin burocracia”.

El fondo de 3,5 millones de euros considera las ayudas individuales y el funcionamiento de los centros de asesoría, que operarán por cinco años. Los recursos se entregarán hasta que se agoten y el fondo de cuidado para la vejez, en tanto, se extenderá en el tiempo.

Decepción entre las víctimas

Si bien para las víctimas toda ayuda es bienvenida, existe decepción. Muchos de los crímenes y vejámenes se extendieron por más de cuatro décadas, desde la fundación de la colonia en 1961, hasta que el líder Paul Schäfer fue detenido, en 2005.

Los delitos abarcan, entre otros, abuso de menores, trabajo esclavo, medicación forzada con psicofármacos, tortura, castigos físicos, y asesinato y desaparición de opositores a la dictadura. Algunos de los ex colonos están seriamente dañados, física y sicológicamente. Nunca recibieron sueldo por su trabajo ni se les pagó el seguro para la renta en la vejez.

En conversación con DW, el ex colono Werner Schmidtke, quien vive en Alemania desde 2005, dice que, si bien está agradecido, la ayuda no responde a lo solicitado por de las víctimas: "Lo mínimo que esperábamos después de 50 años de trabajo era recibir una renta, algo más permanente y no un pago único. Muchos de nosotros ya no somos aptos para trabajar, estamos entrando en la vejez y eso no fue tomados en cuenta”.

Schmidtke, quien representa en Alemania a un grupo de unos 50 ex colonos, llegó con casi dos años a Colonia Dignidad, y sufre las secuelas de múltiples abusos. Fue obligado a trabajar en largas jornadas y sometido a tratamientos con electroshock y medicamentos.

"Hoy tengo 58 años y vivo en Alemania finalmente libre. Trato de llevar una vida normal, lo que tuve que aprender porque nunca tuve colegio, ni formación profesional, lo único que hicimos fue trabajar. No tenemos los medios financieros para cerrar esta historia y este trauma. Tengo niños, les quiero ofrecer una mejor vida y me resulta muy difícil”, dice.

"Lo que las víctimas se merecen es reparación. Pero el gobierno habla de ayuda, que no es jurídicamente vinculante, es como una limosna. Ayuda poco pasarle un cheque de diez mil euros a un colono que ha estado 40 años sufriendo, con secuelas, que no tiene seguridad social ni de salud, y no sabe cómo va a seguir en el futuro. Este pago único no alivia su situación en forma sostenible”, advierte Jan Stehle, del Centro de Investigación y Documentación Chile-Latinoamérica (FDCL), en diálogo con DW.

En Chile, los ex colonos recibieron la noticia con sentimientos encontrados. Sin los beneficios sociales que da Alemania a sus habitantes, en el país sudamericano los 10 mil euros se hacen todavía menos. "Estoy agradecida, pero aún falta mucho. Sería bueno que pensaran un poco más allá. Por ejemplo, que como en Alemania, los padres recibieran una asignación por niño”, dice a DW la ex colona Doris Gert, quien nació en el enclave y lo dejó en 2008.

[No title] (privat)

Doris Gert (izq.) y Elke Gryglewski, subdirectora del memorial de la conferencia de Wannsee. (archivo)

"Muchos estamos enfermos por lo que vivimos en la colonia. Yo sufro epilepsia desde los 10 años por los golpes que me dio Schäfer, que me empujó contra una pared. Para muchos es difícil trabajar”, lamenta.

¿Cómo se definirán los beneficiarios?

Una de las dificultades para definir quiénes serán beneficiados es que muchos ex colonos participaron, fueron cómplices o encubrieron los crímenes. Algunos están en la llamada "zona gris”, fueron víctimas y victimarios, algo frecuente en las sectas. Otros achacan toda la responsabilidad al líder y fundador, Paul Schäfer.

Para impedir que victimarios accedan a la ayuda, la comisión, asesorada por un panel de expertos, determinó una serie de criterios. El primero es que la persona -viva actualmente en Chile o Alemania- no haya sido condenada por algún delito relacionado con Colonia Dignidad. Según este y otros lineamientos, unas 150 personas podrían acceder al beneficio.

Entre las víctimas chilenas está considerado ayudar a los niños arrebatados a sus madres mediante engaños y posteriormente adoptados por los alemanes en forma fraudulenta. Los chilenos que vivieron por períodos en la colonia y fueron abusados sexualmente podrían optar a la ayuda, pero no se considera explícitamente a los familiares de detenidos desaparecidos y sobrevivientes de tortura de la dictadura militar.

Politologe Jan Stehle vom FDCL e.V. (privat)

Jan Stehle.

"Chile y Alemania permitieron que ocurrieran estos crímenes hasta 2005 y este fondo es solo un tibio reconocimiento de esa responsabilidad”, indica Jan Stehle, quien lamenta que no se haya avanzado en otros puntos de la moción del Bundestag de 2017, como la necesidad de cooperar con las autoridades chilenas en la búsqueda verdad y justicia.

Hace pocos días se cerró en Alemania la investigación contra el médico Hartmut Hopp, ex jerarca y mano derecha de Schäfer, por considerar que no existen pruebas suficientes para acreditar sospecha de delito. Al igual que en otras 11 investigaciones previas en Alemania, nunca se ha dictado acusación alguna contra un ex miembro de la colonia.

La comisión informó que se seguirá apoyando el proyecto de historia oral, el esclarecimiento de las propiedades de la actual Villa Baviera y el levantamiento de un sitio de memoria y centro de documentación.

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad