David19, un ″rastreador digital″ contra la COVID-19 en América Latina | Las noticias y análisis más importantes en América Latina | DW | 22.05.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

América Latina

David19, un "rastreador digital" contra la COVID-19 en América Latina

La aplicación móvil, promovida por el Banco Interamericano de Desarrollo, con su BID Lab, pretende ayudar a Gobiernos de la región en su lucha contra el coronavirus de forma "anónima". Pero, ¿cuáles serían los riesgos?

Mientras los sistemas de salud públicos en distintos países de América Latina se ven, cada vez más, acorralados por el galopante avance del nuevo coronavirus, surgen iniciativas tecnológicas que pretenden ayudar a combatir la pandemia en la región. El Banco Interamericano de Desarrollo, con su BID Lab, no se quiso quedar atrás y lanzó David19, una plataforma digital con tecnología blockchain que recopilará información para que, según sus creadores, las autoridades locales puedan tomar medidas más eficientes contra la propagación de la COVID-19.

Suscríbete a nuestro boletín especial sobre el coronavirus y pulsa aquí.

"A diferencia de otras aplicaciones, la información que se entregue aquí será voluntaria y quedará anónima. Con estos datos se podrá saber, por ejemplo, a dónde mandar mascarillas o qué poblaciones se pueden empezar a 'desconfinar'", asegura, en entrevista con DW, Irene Arias, CEO de BID Lab, cuyo equipo trabajó en una alianza denominada LacChain con empresas tecnológicas como Everis, IOVlabs y World Data para desarrollar David19. Según Arias, la aplicación con la que pretenden "vencer al Goliat del coronavirus" solamente manejará, a través de sus billeteras digitales, datos como geolocalización, sexo o edad para llevar a cabo un registro común descentralizado sobre el estado de cada usuario, permitiendo generar mapas de situaciones de riesgo.

Irene Arias, CEO del laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Irene Arias, CEO del laboratorio de innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Pero, ¿cuáles serían los riesgos con este tipo de "rastreos digitales" en una región con experiencia autoritaria y donde la información personal podría ser mal usada?

"La estructura del blockchain, al estar basada en una cadena de bloques descentralizados, permite una verificación para respetar y guardar el anonimato. Para evitar estos riesgos, por ejemplo, la precisión de la ubicación queda reducida a un área de alrededor de un kilómetro cuadrado, así no se sabrá exactamente dónde uno está. Las autoridades recibirán, por la data de código abierto, la misma información que cualquier otro usuario", aclara la especialista del BID Lab. 

Privacidad versus salud

El uso de la tecnología como un elemento que ayude a generar herramientas más eficientes para combatir a la COVID-19 es bien visto por la directora ejecutiva de la organización latinoamericana Derechos Digitales, María Paz Canales, que, sin embargo, advierte de riesgos de tipo "externo": "David19 parece manejar bien la protección del anonimato, pero estas aplicaciones, en general, pueden llegar a ser objetivo, no solo de Gobiernos, sino de factores externos, como entes privados o actores maliciosos, que puedan querer acceder a esa información. El simple hecho de recoger información sensible de personas ya los pone en riesgo". Además, agrega la experta en protección de datos en la red, la utilidad que pueda entregar esta aplicación para contribuir al combate de la pandemia sería bastante limitada. "Pero este no es, en el fondo, un defecto de la aplicación en sí, sino que tiene que ver con la capacidad tecnológica en la región", afirma Canales.

En tiempos del coronavirus, los latinoamericanos también luchan contra las brechas digitales. Las limitaciones tecnológicas son padecidas, según un último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), por más de 200 millones de personas en la región, quienes no cuentan con un dispositivo móvil ni con acceso a Internet. Un déficit que se hizo más evidente tras el cierre de escuelas para evitar la propagación del virus, cuando muchos niños quedaron excluidos de las clases virtuales que diferentes países empezaron a implementar. 

"Un mal uso de los datos personales por parte de los Gobiernos me parece limitado, porque los problemas con el autoritarismo en la región están, hoy en día, resumidos a algunos países. En términos de acceso, la aplicación sí es excluyente, pero, por otro lado, ninguna herramienta tecnológica podrá recoger datos de forma universal", señala el investigador en política social y pública del Instituto Alemán de Estudios Globales y Regionales GIGA Pedro Costa. Este método, recuerda Costa, ya se utiliza en censos o encuestas, para las que se crean muestras representativas de la población.

¿Rastreo humano para los más vulnerables?

Debido a la restringida capacidad para hacer seguimiento humano de los infectados con COVID-19 en América Latina, por el colapso de los sistemas de salud, el experto del GIGA recomienda concentrar los esfuerzos del "rastreo humano" en las personas más vulnerables y que la aplicación sirva como un complemento para otros. "Es imposible hacer un acompañamiento completo de toda la población en América Latina. El seguimiento con personal médico se debería priorizar para poblaciones socioeconómicas más vulnerables y la plataforma virtual podría servir para los que estén recuperados o en cuarentena. Ahí pueden ellos actualizar su estado de salud para que la información llegue a las autoridades", comenta Costa. 

En ese aspecto, la representante de Derechos Digitales advierte que la gente tiende a creer en la infalibilidad de este tipo de tecnologías, olvidando así las recomendaciones de las autoridades: "Hay que tener mucho cuidado si se quiere tomar estas aplicaciones como un complemento. Quizás con David19 no existe tanto ese riesgo, porque solo hace recopilación de información, pero sí en otras aplicaciones, donde se confía demasiado en los resultados del diagnóstico. Cuando una aplicación nos dice cómo actuar, existe el riesgo de que se piense que con eso basta y que no es necesario seguir las recomendaciones oficiales, como ocurre con aplicaciones de autodiagnóstico implementadas en Argentina, Chile, Colombia o Perú". Por su parte, la representante del Bid Lab considera que "las dudas sobre la seguridad son válidas", pero recuerda que este es un primer paso. "En una segunda fase se podrá adaptar mejor David19 a los contextos locales", concluye Arias.   

(vt)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema