DaimlerChrysler: la rebelión de los accionistas | Economía | DW | 06.04.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

DaimlerChrysler: la rebelión de los accionistas

Los accionistas criticaron durante a Jürgen Schrempp, director general de Daimler-Chrysler, durante la reunión anual de la sociedad anónima.

Dos estudios de Mercedes: Vision B (arriba) und Vision R. Visiones necesita la marca urgentemente.

Dos estudios de Mercedes: "Vision B" (arriba) und "Vision R". Visiones necesita la marca urgentemente.


A pesar del dramático retroceso de los beneficios de la marca Mercedes y los problemas con el modelo Smart, el consorcio se halla en una situación "pasable", se defendió Schrempp, que no dio su brazo a torcer. Gerentes de fondos de inversión, por el contrario, no trepidaron en calificar de "fracaso de la gerencia" las dificultades de la empresa en los últimos tiempos.

"Naturalmente no estamos satisfechos con el desarrollo del valor de las acciones", dijo Schrempp en la reunión anual de accionistas, el miércoles en Berlín. Pero, relativizó, en vista de "un entorno sumamente difícil en las bolsas mundiales", el desarrollo de la acción de Daimler-Chrysler no está tan mal como se afirma, agregó. "Hemos hecho progresos y hemos alcanzado la meta de beneficios que nos hemos propuesto", resaltó además.

Representantes del fondo de inversiones Union Investment criticaron, por el contrario, el desarrollo del valor de las participaciones. DaimlerChrysler registró valores menores a los del promedio del índice Dax y también en comparación con otras empresas, dijo Thomas Meier, manager de ese fondo.

El año pasado, el Dax creció, mientras que el valor de las acciones de DaimlerChrysler se redujo en un 0,6%, dijo. Meier criticó también los "poco convincentes resultados a operativos" y agregó que "los problemas con el modelo Smart y la marca Mercedes-Benz son un indicio de errores de gestión".

"El Smart es una declaración de bancarrota"


El mayor fondo de inversiones de Alemania, DWS, filial del Deutsche Bank, acusó a la gerencia de DaimlerChrysler de "grandes errores en la toma de decisiones". El programa de saneamiento de la marca Smart es una "declaración de bancarrota", dijo Klaus Kaldemorgen, gerente de inversiones de DWS. Por si fuera poco, agregó, "ahora parece ser parte de la cultura de la empresa pintar los resultados mejor de lo que son".

"Los déficits de calidad de los Mercedes han sido pasados intencionalmente por alto y Mercedes ya no es lo que era antes", agregó lapidariamente. Simultáneamente llamó al consejo de vigilancia a "llevar la empresa a rienda corta", a efectos de impedir fallos garrafales como los de la cooperación con Mitsubishi y los déficits en las marcas Mercedes y Smart.

El discurso de Kaldemorgen fue acompañado permanentemente de aplausos. El Deutsche Bank es, con el 10,4% de las participaciones, el mayor accionista individual de DaimlerChrysler. Varios pequeños accionistas acusaron a Schrempp de "pérdida del sentido de la realidad". Su estrategia de fraguar un consorcio mundial, basada en cuatro pilares, fracasó, agregaron.

Daimler bajo presión

Los beneficios del Mercedes Car Group disminuyeron el año pasado de 3100 millones de euros a 1700 millones, sobre todo debido a las inversiones en mejoramiento de la calidad y las grandes pérdidas de la marca Smart.

La semana pasada, el nuevo director general de Mercedes, Eckard Cordes, anunció el llamado a taller de 1,3 millones de vehículos: la hasta ahora mayor acción de ese tipo del consorcio. Vergonzante es sobre todo que Schrempp había afirmado hace poco en una entrevista que "lo que actualmente sale de las fábricas es la mejor calidad Mercedes de todos los tiempos".

Hoy, Schrempp dijo que esperaba un aumento de la facturación y que la marca continúa siendo la más exitosa en el segmento de autos de alto precio.

El horno no está para bollos

El viernes pasado, el consorcio presentó un plan de saneamiento de la marca de miniautos Smart, altamente deficitaria, publicándolo junto con una advertencia velada de disminución de beneficios. Schrempp terminó al final por reconocer que la situación de beneficios del consorcio es "totalmente inaceptable". El directorio planea sanear la marca Smart hasta fines de 2007.

El todo terreno Smart Foremore que se iba a producir para EEUU en Brasil ha sido tachado, lo que pone en peligro la planta de Juiz de Fora. El plan devorará unos 1200 millones de euros e implicará la eliminación de unos 700 puestos de trabajo. Además, la marca Smart, hasta ahora autónoma, será integrada organizativamente en Mercedes Benz.

El año pasado hizo montar en cólera a los accionistas el aumento de capital para la también altamente deficitaria participación de Daimler Chrysler en Mitsubishi Motors.

Kaldemorgen, el gerente de DWS, criticó, también en representación de muchos pequeños accionistas e inversionistas institucionales, que la gerencia reaccionara a menudo demasiado tarde a procesos previsibles. Como quien dice, en DaimlerChrysler, el horno no está para bollos.

DW recomienda