¿Dónde está Ana Frank? La película de animación se estrenó en Cannes | Cultura | DW | 13.07.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

¿Dónde está Ana Frank? La película de animación se estrenó en Cannes

En respuesta al creciente antisemitismo, la película de animación del director israelí Ari Folman sobre el diario y la vida de Ana Frank también aborda las luchas de los jóvenes refugiados de hoy.

Ana Frank y su alter ego Kitty cobran vida en la vívida película de animación de Ari Folman.

Ana Frank y su alter ego Kitty cobran vida en la vívida película de animación de Ari Folman.

El Diario de Ana Frank, el relato de una joven judía que se esconde de los nazis en Ámsterdam durante la Segunda Guerra Mundial, fue adaptado en una película ganadora del Oscar una década después de la publicación del libro en 1947. Casi 75 años después, la historia ha vuelto a ser reinterpretada para la pantalla, esta vez como una película de animación que ha causado un gran impacto desde su estreno en el Festival de Cannes.

Esta vez la historia se centra en Kitty, la amiga imaginaria de Ana Frank y su alter ego, a quien la niña dedicó su diario. Ambientada en la Ámsterdam actual y en toda Europa, Kitty se propone encontrar a Ana Frank reflexionando sobre el contenido del diario. Pero la película es también un romance, una aventura, la historia de una adolescente ingeniosa que ama la vida, que admira a su hermana Margot y que a menudo entra en conflicto con su madre.

En la Europa actual, décadas después de la concepción de su personaje, Kitty también se encuentra con otros jóvenes que están en peligro y huyen de un conflicto.

La película retrata la feliz infancia de Ana Frank en su hogar adoptivo de Ámsterdam antes de la invasión nazi.

La película retrata la feliz infancia de Ana Frank en su hogar adoptivo de Ámsterdam antes de la invasión nazi.

"Eso le recuerda a Kitty a Ana y el hecho de que Ana no tuvo la oportunidad de huir durante su relativamente corto tiempo de clandestinidad", señaló el director israelí Ari Folman, nominado al Oscar por Vals con Bashir, de 2008, una historia animada sobre la guerra del Líbano. "Esta experiencia convierte a Kitty en una activista. Al mismo tiempo, se da cuenta de sus capacidades para promover un movimiento por los derechos de los niños".

Una labor de amor

El Fondo Ana Frank de Basilea, fundado por el padre de Ana, Otto Frank, después de la guerra, se dirigió a Folman hace ocho años con la idea de realizar una película de animación.

"Buscaban una nueva dimensión para contar la historia del Holocausto", explica Folman, que es hijo de supervivientes de Auschwitz. "Entonces surgió la idea de revivir a Kitty en el papel principal y convertirla en la protagonista de la película: la narradora".

Se consideró que la animación era el medio más eficaz para atraer a una nueva generación y comunicar los vínculos entre el Holocausto, la discriminación y el antisemitismo.

"Hoy en día vemos populismo, extrema derecha, incluso fascismo, y definitivamente racismo y xenofobia en varios países", dijo el productor Jani Thiltges. "No creo que una película pueda cambiar nada, pero creo que es importante que, como cineastas, hagamos todo lo posible por cumplir nuestra esperanza de que las películas desempeñen un papel en la generación de una actitud mental y política diferente".

Justin Bieber

La primera película que cuenta la historia de Ana Frank enteramente en dibujos, emplea un vívido estilo de animación para atraer al espectador a la historia y utilizó 159.000 dibujos individuales creados en 15 países.

El resultado final ha sido alabado por la crítica tras su estreno en el Festival de Cannes. "Kitty, la amiga imaginaria a la que se dirige el diario de Ana Frank, salta de la página como una versión en tinta de una niña de carne y hueso en la vívida [película] de Ari Folman", escribió el Hollywood Reporter.

En respuesta al aumento del antisemitismo y la negación del Holocausto en todo el mundo, la película presenta una imagen vívida de los males del fascismo alemán.

En respuesta al aumento del antisemitismo y la negación del Holocausto en todo el mundo, la película presenta una imagen vívida de los males del fascismo alemán.

"Dónde está Ana Frank” también atrae a este público joven a través de guiños humorísticos a la cultura pop, como cuando el cantante superestrella Justin Bieber aparece en el Museo de Ana Frank. La película también cuenta con una banda sonora llena de vida a cargo de Karen O, del grupo Yeah Yeah Yeahs.

Reflexiones contemporáneas sobre jóvenes refugiados

Empleando secuencias en el presente en el Museo de Ana Frank de Ámsterdam, fusionadas con el pasado, mientras Kitty mantiene conversaciones con Ana, la película se centra especialmente en abordar las luchas contemporáneas de jóvenes refugiados que huyen de conflictos.

Armada con el diario de Ana Frank, Kitty es ayudada en su búsqueda por su amigo Peter, que dirige un refugio secreto para refugiados indocumentados. Juntos, reconstruyen la vida de Ana hasta su trágico final cuando se convierte en otra víctima del Holocausto.

"[Kitty] también se da cuenta de la situación actual de Europa, abrumada por refugiados de todo el mundo que huyen de las zonas de guerra", explica Ari Folman.

Desilusionada por las injusticias que sufren los niños refugiados, Kitty quiere cumplir la misión de Ana y dar esperanza a las generaciones futuras.

"Después de que Kitty se enterara de que Ana murió y descubriera la piedra en Bergen-Belsen que lleva su nombre, le escribe una carta y le promete hacer realidad el sueño de Ana de salvar a todas las personas que se pueda", explica Folman. "Y le promete cumplir el sueño de Ana de enamorarse. Es una especie de juramento de amistad entre esas dos chicas".

(gg/er)

Ver el video 01:52

El legado vigente de Ana Frank

DW recomienda