Día del Amante de los Libros: una pequeña historia de la bibliofilia | Cultura | DW | 07.08.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Día del Amante de los Libros: una pequeña historia de la bibliofilia

Hay gente cuya pasión por los libros solo conoce los límites que el espacio y el dinero les imponen. Muchos bibliófilos o bibliómanos han dedicado su vida a una biblioteca privada.

Obras del poeta y dramaturgo alemán Johann Wolfgang von Goethe

Obras del poeta y dramaturgo alemán Johann Wolfgang von Goethe

El Día Mundial del Amante de los Libros es algo así como el Halloween de los bibliófilos. Como dicha fiesta del terror que se celebra el 31 de octubre, esta jornada de celebración de la lectura en papel también ha sido importada de Estados Unidos. Desde hace unos años, cada 9 de agosto los amantes del libro se vuelcan en esta oda a su pasión durante 24 horas. Y, aunque amen el papel por encima de todas las cosas, eso no quiere decir que la fecha no encuentre también su hueco en internet. No hay más que ver la actividad que generan en Twitter los hashtags #díamundialamantesdeloslibros, #bookloversday y #BuchlieberTag.

Bibliotecas antiguas

Durante la excavación de los restos del muro romano descubierto en una obra en la ciudad alemana de Colonia, los arqueólogos se sorprendieron de encontrar unos extraños nichos en las paredes. De manera totalmente inesperada habían dado con una antigua biblioteca.

Los restos de la biblioteca encontrados en Colonia

Los restos de la biblioteca encontrados en Colonia

El edificio habría tenido dos plantas y entre siete y nueve metros de altura. Los arqueólogos sospechan que el ábside del edificio (un espacio semicircular con techo abovedado) habría tenido una estatua de Minerva, diosa de la sabiduría y guardiana del conocimiento.

Bibliofilia

Bibliófilo, término que define a la persona que profesa una devoción por los libros, viene de las palabras griegas "biblion" y "phili", que significan respectivamente libro y amor. La bibliofilia llevada a su expresión más extrema (lo que también se conoce como bibliomanía) no se conforma con cualquier libro, y no necesariamente tiene un interés particular en el contenido, sino que persigue volúmenes costosos o ejemplares únicos. Esta pasión existe desde que existen los libros. En la antigüedad, el político y filósofo Cicerón, un apasionado de la escritura y la lectura, escribió: "Si tienes un jardín y una biblioteca, no necesitas nada más".

Otra máxima de la veneración hacia los libros la escribió el humanista medieval británico Richard Aungerville en su obra Filobiblión: "Los libros son la verdadera riqueza del mundo, un regalo divino del cual uno nunca tiene suficiente". Hay quien hasta el día de hoy sigue tomándose esto al pie de la letra.

Cicerón solo necesitaba un jardín y una biblioteca

Cicerón solo necesitaba un jardín y una biblioteca

La mayor estantería de libros del mundo

John W. Benham, de Avoca (Indiana, Estados Unidos, tiene según el Libro Guinness de los récords la mayor colección privada de libros del mundo: más de 1,5 millones de tomos. ¿Dónde guarda tantos libros? En un garaje de dos plantas y bajo unas lonas que ha instalado en su jardín.

Cazador de autógrafos

Según el Libro Guinness de los récords, el pastor californiano Richard Warrn tiene la mayor colección de libros firmados por sus autores. Son un total de 2.381 ejemplares con sus autógrafos, de enorme valor personal.

Ver el video 01:45

100 Buenos Libros: "El cielo partido", de Christa Wolf

El bibliómano más casero

Tras la revolución de febrero de 1848, el conde Raoul Leonor Lignerolles se retiró de la sociedad parisina para dedicarse a su colección privada de libros, lejos del público. Una de sus residencias de París estaba dedicada exclusivamente a alojar su biblioteca.

Lo más particular de la historia de Lignerolles es que mantuvo su pasión en secreto. Hacía acopio de más y más libros solo para acumularlos y esconderlos. Si le preguntaban por determinadas obras, negaba estar en posesión de ellas. Se cuenta que rechazó una oferta de combra de más de dos millones de francos. Tras su muerte, su tesoro literario fue vendido por 1,1 millones de francos.

"Bibliocleptomanía"

Esta es la versión patológica de la bibliofilia. Uno de los casos más conocidos es el del exdirector de la Biblioteca Girolamini, en Nápoles. Marino Massimo De Caro no podía refrenarse y robó entre 2011 y 2012 miles de libros por toda Italia, también en la histórica institución napolitana.

Vendió de manera ilegal volúmenes de Galileo, Copérnico, Kepler y Newton, entre otros. El valor del botín ascendía a tres millones de euros. No fue condenado a prisión, sino a siete años de arresto domiciliario. Suficiente tiempo para leer.

Uno de los libros robados de la Biblioteca Girolamini y devueltos por las autoridades policiales de Baviera (Alemania)

Uno de los libros robados de la Biblioteca Girolamini y devueltos por las autoridades policiales de Baviera (Alemania)

¿Y ha oído hablar de las "bibliopatías"? Caer enfermo por razón de un libro, la destrucción patológica de obras literarias o incluso la "bibliofobia": el miedo a los libros.

¿Otra fecha internacional?

La Asociación de los Libreros Alemania no muestra sin embargo demasiado interés en este Día Mundial del Amante de los Libros. Su apuesta es principalmente por el Día Mundial del Libro, fijado por la UNESCO en el 23 de abril, si bien este año se celebrará el 20 de septiembre por la pandemia del nuevo coronavirus. No obstante, según dijo a DW el vocero Thomas Koch, la citada organización celebra la existencia de días como este "como buenas e importantes ocasiones para que las personas compartan su entusiasmo por los libros".

(eal/ers)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda