Cuscús, chamamé y relojería franco-suiza son Patrimonio de la Humanidad | El Mundo | DW | 17.12.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Cuscús, chamamé y relojería franco-suiza son Patrimonio de la Humanidad

"Esta es una ocasión para celebrar la cultura, la diversidad y todas las cosas que nos unen", destacó la UNESCO en su cuenta en Instagram.

El baile argentino del chamamé, la preparación del cuscús, el arte de la relojería mecánica franco-suiza y las prácticas de comida callejera en Singapur son algunas de las disciplinas que pasaron a integrar este miércoles(16.12.2020) la lista de bienes inmateriales del Patrimonio de la UNESCO.

Fue reconocida también por la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) la práctica de los Caballos del Vino en Murcia (sur de España); la tradicional costumbre tunecina de la pesca pasiva en las islas Kerkennah, llamada "charfiya", y el festejo Nar Bayrami, de Azerbaiyán, de exaltación del cultivo y la cultura de la granada.

En su reunión anual, constituida por primera vez de forma telemática por la pandemia, el Comité del Patrimonio Inmaterial de la UNESCO aprobó la inscripción de los conocimientos, prácticas y tradiciones vinculadas a la preparación y el consumo del cuscús, presentado por Argelia, Marruecos, Mauritania y Túnez.

"¡Este es un ejemplo de cooperación internacional del que estamos particularmente orgullosos!", señaló la UNESCO en su cuenta de Instagram tras el anuncio de la inclusión del cuscús en el Patrimonio Inmaterial.

Otra de las candidaturas aprobadas fue el arte de la relojería mecánica y la mecánica artística, propuesta de Francia y Suiza, que según el organismo es "ejemplar" por la sensibilización de la importancia del patrimonio cultural inmaterial en un espacio transfronterizo.

La cultura de los 'hawkers' en Singapur, referente a la popular propuesta de comida urbana fue también incluida en la lista, junto a la fabricación manual del tejido sa'eed, en Egipto, y la danza guerrera "budima", de Zambia, que se baila para dar muestras de solemnidad.

"Es una ocasión para celebrar la cultura, para celebrar la diversidad y para celebrar especialmente todas las cosas que nos unen", añadió el organismo en redes.

gs (efe, afp)

DW recomienda