Cumbre UE-Turquía culmina sin grandes avances | Europa | DW | 27.03.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cumbre UE-Turquía culmina sin grandes avances

Las diferencias entre Unión Europea (UE) y Turquía no pudieron encauzarse en la cumbre de la ciudad búlgara de Varna, donde no se logró ningún avance concreto y sólo se acordó continuar con el diálogo.

Bulgarien Warna EU Türkei Gipfel Erdogan, Donald Tusk und Jean-Claude Juncker (Reuters/Bulgarian Government Press Office)

El presidente turco, Tayyip Erdogan (izq.), se reúne con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk (centro), y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (der.), en la residencia de Euxinograd cerca de Varna, Bulgaria

La cumbre entre la Unión Europea (UE) y Turquía culminó hoy (26.03.2018) en la ciudad búlgara de Varna sin grandes avances, pese a que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había pedido en el inicio del encuentro retomar el suspendido proceso de adhesión de su país al bloque.

"Si me preguntan si hubo soluciones o compromisos concretos, la respuesta es no", reconoció el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la rueda de prensa final de la reunión.

Diferencias con Ankara

Tanto Tusk como el presidente de la comisión Europea, Jean-Claude Juncker, constataron las diferencias con Ankara respecto a derechos humanos, libertad de prensa, la reciente operación turca en el noroeste de Siria o los litigios con Grecia y Chipre.

En la cumbre, calificada de "franca y abierta", también participó el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, así como el anfitrión, el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

Las diferencias entre la UE y Turquía se han profundizado desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016 y las purgas que han llevado a la cárcel a decenas de miles de personas. Mientras que la UE ha mostrado su preocupación por la detención de periodistas y políticos opositores, las autoridades turcas han criticado la poca solidaridad de Europa con Ankara tras el intento de golpe de Estado y la escasa ayuda que reciben en la lucha contra el terrorismo.

"Entendemos que Turquía necesita cuidar de forma eficaz la seguridad tras el intento de golpe y los ataques terroristas que ha sufrido, pero estamos preocupados porque algunas de las medidas aplicadas socavan los derechos fundamentales y el Estado de derecho", expuso Tusk.

"Turquía es un estado democrático constitucional"

Pese a los comentarios de Tusk, Erdogan se mostró optimista en que las relaciones entre ambos países puedan mejorar. "Esperamos haber dejado atrás el difícil período en las relaciones entre Turquía y la Unión Europea", dijo. "Turquía es un estado democrático constitucional que respeta los derechos humanos y las libertades y derechos fundamentales", dijo Erdogan, que enfatizó que Turquía busca ser miembro de la UE desde 1963.

Asimismo, el presidente turco también pidió una rápida modernización de la unión aduanera con la UE y reiteró el pedido de obtener un acuerdo de exención de visa con Europa, en el marco del acuerdo inmigratorio firmado en 2016.

La UE, por su parte, prometió desembolsar otros 3.000 millones de euros para ayudar a los refugiados sirios en el país. "No hay duda de que la UE honrará sus compromisos", dijo el presidente de la UE, Jean-Claude Juncker.

FEW (EFE, dpa)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad