Cumbre de Copenhague: condenada al éxito | Política | DW | 15.12.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Cumbre de Copenhague: condenada al éxito

La Conferencia del Clima que tiene lugar en Copenhague entra en su fase final. Los jefes de Estado y de Gobierno están llegando. ¿Dirán al final de la semana que han fracasado?

Científicos y ecologistas: los más preocupados.

Científicos y ecologistas: los más preocupados.

El miércoles 16 de diciembre empieza la fase final de la Conferencia del Clima. 120 jefes de Estado y de Gobierno son esperados en la capital danesa. Mucho trabajo les espera, pues prácticamente todos los puntos importantes siguen pendientes. Esta maratón de negociaciones, que empezó en Bali hace dos años, debe ser concluida en Copenhague. En opinión de científicos y ecologistas, que esta conferencia fracase, sería fatal.

Deshaciendo los males

¿Quién no conoce la sensación de haber hecho algo malo y querer retroceder el tiempo para no volver borrarlo? A la humanidad le pasará algo similar con los gases de efecto invernadero: una vez en la atmósfera, pasarán decenas, quizás centenas de años hasta que el dióxido de carbono desaparezca de la atmósfera.

Y lo que es peor: los gases que hoy salen de los escapes de los automóviles, de las centrales o de los incendios forestales aportarán por mucho más tiempo a calentar la Tierra. Hasta que esas altas temperaturas de la atmósfera lleguen a las profundidades del mar, pasarán siglos. Hasta que los glaciares estén completamente derretidos, miles de años. Mientras tanto, el nivel del mar seguirá subiendo, aun cuando hoy mismo dejasen de circular todos los coches, dejásemos de quemar carbón y no talásemos los bosques.

La humanidad ha emitido tantos gases de efecto invernadero en los últimos siglos que no es posible que no haya un cierto grado de cambio climático. Sin embargo, está a tiempo para evitar sus consecuencias más terribles. Urge la acción, dice Rajendra Pachauri, presidenta del Consejo Científico de Naciones Unidas, IPCC ( Intergouvernamental Panel on Climate Change), el gremio más importante en las cuestiones de investigación climática.

Escenarios de espanto

“Si el ascenso de la temperatura tiene que ser limitado a 2 o 2,4 grados, las emisiones a nivel global tienen que haber sido reducidas a más tardar en 2015. Y esto significa, en seis años. Algunos cuestionarán el objetivo de los dos grados, pero ello representa una subida del nivel del mar de entre 0,4 y 1,4 metros. Esto se debe a que el agua del mar se expande al calentarse. A ello se suma la subida del nivel del mar debido a los deshielos en todo el planeta. Podría inundar muchos países insulares y Bangladesh”.

El problema: si las emisiones mundiales comienzan a descender apenas después del año 2015, el haber del sistema climático mundial se habrá agotado. Si el nivel máximo de las emisiones se alcanza en 2021, éstas tendrían que ser reducidas anualmente en más de un nueve por ciento. Una reducción así de drástica sería imposible de alcanzar tecnológica y económicamente.

UN Klimagipfel in Kopenhagen

¿Tendremos que decir que fue un fracaso?

Sin embargo, si la humanidad sigue al ritmo ahora, emitiendo sin control, las consecuencias son terribles. “Un aumento de los fenómenos climáticos, olas de calor, lluvias caudalosas, ciclones tropicales. Menos reservas de agua en muchas regiones del mundo, como el Mediterráneo. En el oeste de Estados Unidos, en África del sur y el noroeste de Brasil. También el deshielo completo del escudo polar, lo que hará subir el nivel del mar en unos siete metros”, así Pachauri.

Cuesta menos ahora

Aún cuando científicamente no haya un cien por ciento de seguridad respecto a lo anterior, la mayoría concuerda es que probabilidad de que así sea es alta. Una serie de estudios científicos publicados en 2008 mostró que ahora los costos par proteger la industria y la sociedad son manejables. El IPCC ha calculado que la protección climática en los próximos 20 años costaría sólo un 3 por ciento del producto interno bruto. La crisis financiera internacional ha costado mucho más a los países industrializados.

En Copenhague se trata de anunciar el fin de una economía que avanza con combustibles, con carbón y gas. Esta economía tiene que avanzar, paso a paso, hacia otra más neutra hacia el clima, que utilice energías renovables y en la cual la energía no se desperdicie. Y donde se proteja los bosques en vez de talarlos.

Al respecto, Dirk Messner, miembro del Consejo Científico de Clima y Medio Ambiente del gobierno alemán afirma: “Hasta el año 2050 cada ser humano, mundialmente, podrá emitir entre una tonelada y una tonelada y media de gases de efecto invernadero. Éste es el nivel que tiene hoy India. En Alemania, por ejemplo, cada persona emite alrededor de diez toneladas al año; en Estados Unidos, unas veinte”.

A la décimo quinta vez

La conferencia de Copenhague es la décimo quinta conferencia de este tipo que organiza Naciones Unidas y ya es hora de que se logre un acuerdo internacional de protección medio ambiental. Marcelo Furtado, director de Greenpeace de Brasil y portavoz de Climate Action Network se dirige a los jefes de Estado que acuden a Copenhague:

“No puedo recordar Ningún encuentro al que hayan acudido tantos jefes de Estado. La pregunta ahora es: ¿Para qué vienen? ¿Para celebrar un avance? ¿Para lavar de verde sus decisiones pasadas? ¿Vamos a tener que explicarle de verdad a la comunidad internacional que hemos fracasado y que no hay ningún resultado quepresentar? ¿O vamos a mostrar liderazgo, visiones y responsabilidad?”

Autor: Johannes Beck/Mirra Banchón
Editor: José Ospina

DW recomienda