¿Cuánto tiempo se puede vivir sin electricidad? | Alemania | DW | 12.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Cuánto tiempo se puede vivir sin electricidad?

¿Cómo se hace cuando el teléfono está muerto, la cocina fría y el internet apagado? En Venezuela el apagón se ha convertido en una pesadilla sin fin. ¿Podría pasar algo así también en Europa?

Un gigantesco corte de energía mantiene paralizada a buena parte de Venezuela desde el pasado jueves. En los hospitales impera el caos, pues la mayoría de ellos carece de generadores eléctricos. Según informes de diversas ONG, al menos 15 pacientes que requerían diálisis han fallecido.

Tener que sobrevivir más de cuatro días sin electricidad es algo inimaginable para la mayoría de los europeos. Naturalmente también en Alemania ha habido breves interrupciones en el suministro. Sin ir más lejos, el pasado fin de semana unas 2.300 personas estuvieron algunas horas sin luz, teléfono, radio e internet, debido a una tormenta. A fines de enero, en Berlín hubo 30.000 hogares y unas 2.000 empresas sin energía eléctrica, calefacción y teléfono por casi 30 horas. ¿Pero cuatro días, como en Venezuela? ¿Podría pasar algo así en Europa?

"Sí”, responde sin dudarlo Herbert Saurugg. "Es más: puedo decir que esto va a pasar alguna vez en los próximos cinco años”, afirma. Este austríaco, experto en lo que se conoce como "infraestructuras vitales”, se dedica hace varios años a indagar en las cada vez más complejas redes eléctricas de Europa y sus conexiones transfronterizas. Saurugg advierte que la creciente interdependencia de la red eléctrica europea hace más probable un apagón total en el futuro.

Sistema débil, apagón probable

"El posible detonador de ese apagón será una sobrecarga provocada por fluctuaciones simultáneas en un sistema que es cada vez más inestable”, explica Saurugg. "En ese escenario, basta una pequeñez para que se desate un mega-blackout”, pondera. La causa de semejante catástrofe, dice Saurugg, no será entonces un evento único, sino una suma de factores, una cadena de reacciones.

En todas partes del mundo la gente vive con pequeñas caídas del sistema, esto es cortes locales y limitados temporalmente. Pero también hay apagones de grandes proporciones, es decir, cortes generalizados del suministro eléctrico que afectan a millones de personas, quizás en más de un país, y por un largo período, con consecuencias desastrosas.

Millones de indios quedaron sin electricidad en 2012.

Millones de indios quedaron sin electricidad en 2012.

Los expertos explican las crecientes fluctuaciones en el voltaje de la red en Alemania por, entre otras razones, el rápido crecimiento de las energías renovables: las plantas solares y de viento pueden producir en grandes cantidades si el tiempo les favorece, pero no generan según la demanda. Por ahora, las centrales convencionales han logrado compensar estas variaciones. De todos modos, los grandes apagones del último tiempo tienen poco que ver con esta volatilidad.

Apagones, un fenómeno global

Varias centrales eléctricas turcas se desconectaron de la red europea debido a fuertes fluctuaciones en marzo de 2015, lo que dejó sin suministro a 76 millones de personas durante nueve horas. En 2012, debido a un apagón histórico, 600 millones de personas estuvieron dos días sin electricidad en India. Y Europa tampoco se salva: en noviembre de 2006 se planificó la desconexión de un tendido eléctrico en el norte de Alemania para permitir el paso de un barco. Debido a la sobrecarga que sufrió el resto del sistema, diez millones de europeos en Alemania, Francia, Bélgica, Italia, Austria y España estuvieron dos horas sin luz.

¿Están los gobiernos y las autoridades preparados para esto? "El problema es que la sociedad no está preparada”, dice Herbert Saurugg. "La mayoría de la gente no almacena nada en casa. Asumen que siempre pueden ir al supermercado caminando y comprar algo”. Ningún gobierno podría manejar una situación de ese tipo si los ciudadanos no ponen de su parte preparándose y haciendo una reserva de agua para al menos 14 días.

Hay que considerar unos 3 litros por persona y por día a la hora de almacenar agua.

Hay que considerar unos 3 litros por persona y por día a la hora de almacenar agua.

La Oficina Federal Alemana de Protección Civil (BBK) recomienda en su sitio web almacenar agua para entre diez y catorce días. A primera vista, este consejo suena aterrador, como si fuera a venir un ataque nuclear. "Mucha gente no sabe que el suministro de agua depende de la energía eléctrica”, dice Saurugg.

Arroz, cocinilla y dinero

¿Qué hace el "hombre moderno” cuando fallan la nevera y la calefacción, el teléfono y el internet se caen y faltan el agua y la electricidad? Saurugg: "La mayoría de las personas no están en condiciones de proveerse más de cuatro días en un escenario como ese”. ¿Y cómo puede prepararse una persona para enfrentar semejante situación? "Depende de su estilo de vida”, dice el experto. Una buena guía sería responder a la pregunta "¿qué llevaría para unos días de camping?”.

Las autoridades alemanas y los expertos recomiendan tener siempre como prioridad el agua. Debe considerarse a lo menos tres litros por persona y día para beber, cocinar y lavarse. Arroz y fideos son ideales para un almacenamiento prolongado. Dado que la cocina no estará operativa, sería recomendable tener siempre a mano una cocinilla de camping. Velas y linternas con baterías suficientes servirán en caso de apagón. Menos obvio, pero importante, es tener suficiente efectivo a mano, si consideramos que sin electricidad los cajeros automáticos y los lectores de tarjeta no funcionarán.

Saurugg recomienda no seguir al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades, sino tener presente las necesidades de cada uno. "Como vegetariano, por ejemplo, yo no almacenaría carne enlatada".

(dz/ct)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda

Publicidad