CSM2019: brecha de ciberseguridad en Europa amenaza infraestructura y elecciones | Política | DW | 15.02.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

CSM2019: brecha de ciberseguridad en Europa amenaza infraestructura y elecciones

Expertos en seguridad cibernética se reunieron con funcionarios gubernamentales, antes de la Conferencia de Seguridad de Múnich, para debatir sobre la vulnerabilidad informática en Europa.

Alemania está preocupada de que algunos países hostiles o adversarios puedan usar internet para paralizar su infraestructura clave. "Carecemos de una autoridad única para la ciberseguridad", dijo Oliver Rolofs, cofundador de la Conferencia de Seguridad Cibernética de Múnich el jueves (14.2.2019), prólogo de la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) que comenzó este viernes (15.2.2019). "Necesitamos una agencia para coordinar todas las respuestas ante un riesgo potencial", añadió.

El tema fue debatido también por la estonia Marina Kaljurand, presidenta de la Comisión Global para la Estabilidad del Ciberespacio (GCSC). "Veo que hay interés político por el tema. Se ha tomado mucha más conciencia sobre él que hace 10 años", dijo a DW.

Tras los ataques cibernéticos de Rusia en 2007, el gonierno estonio practicó cómo reaccionar en caso de hackeo. "Todos los ministros del gobierno participaron: el ministro de Cultura, de Educación, de Asuntos Exteriores, todos", explicó Kaljurand, "porque se puede ser ministro de un ámbito específico, pero todos tenemos que ser ministros de informática".

La complejidad es peligrosa

Los especialistas en la reunión describieron las debilidades de nuestro mundo: una economía capitalista digitalizada que permite muchas posibilidades, y funciones que aumentan la complejidad tecnológica de ciertos productos. En definitiva, un sistema complejo es, al mismo tiempo, un sistema vulnerable.

El técnico de seguridad Bruce Schneier, autor del libro, "Haga clic aquí para matarlos a todos", señaló que ahora vivimos en un mundo donde las grúas de construcción y los frigoríficos pueden ser hackeados, y un clic en un enlace podría poner en peligro a todo un sistema de seguridad.

Andreas Könen, director general de Seguridad Cibernética e Información del Ministerio del Interior alemán, dijo: "Necesitamos más tecnología informática producida en Europa. Y la necesitamos para, en materia de ciberseguridad, obtener más información sobre el tipo de seguridad del que carecemos".

Seguridad tecnológica de la UE

Para muchos, la Unión Europea parece estar rezagada. Un informe de la MSC, emitido una semana antes de la conferencia, incluía un gráfico que ilustra el aumento del gasto de EE. UU. en Inteligencia Artificial (IA): de 11.500 millones de euros en 2017 a 38.000 millones de euros, en 2018.

Sin embargo, Patryk Pawlak, coordinador de proyectos cibernéticos en el Instituto de Estudios de Seguridad de la Unión Europea (EUISS), cree que "el juego de los números puede ser muy confuso”. "La única razón por la que creemos que la UE se está quedando atrás es porque los datos de la UE son muy difíciles de sumar entre los Estados miembros". Además, las estadísticas a menudo no muestran inversiones para crear lo que Pawlak llamó "el entorno adecuado": capacidades humanas, preparación de las condiciones socioeconómicas y el análisis de consideraciones éticas. 

Pawlak es optimista. Señaló que un informe de la Comisión Europea, publicado en diciembre, mostró que la UE planeaba invertir unos 20.000 millones de euros anuales en IA durante la próxima década. Esto es solo la mitad de lo que gasta EE. UU., pero es un gran impulso. "¿Podemos hacerlo mejor? Por supuesto, pero no puedo decir que la UE se esté quedando atrás", coincidió Kaljurand.

La amenaza electoral europea

El objetivo inminente en la UE son obviamente las elecciones parlamentarias de mayo. Cualquier persona podría estar interesada en interferir en la política de los Estados miembros o en la propia UE. "Los recursos que tienen los agresores potenciales son muchos más de los que tenemos del lado europeo para proteger nuestras infraestructuras y sistemas democráticos", dijo Pawlak. De manera alarmante, también advirtió que la apatía de los votantes de la UE podría ser una fuente de debilidad: la baja participación en general hace que sea más fácil influir en el resultado.

Könen cree que "todavía hay mucho por hacer". "Pero definitivamente estamos mejor preparados que hace cuatro años. Hemos aprendido mucho de los hechos ocurridos en Estados Unidos y Francia, y la UE se ha movido para proteger las elecciones, no solo las elecciones en sí, sino también la forma cómo se generan los resultados", añade.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube

DW recomienda