Coronavirus: humedad sería clave para minimizar transmisión | Europa al día | DW | 21.08.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa al día

Coronavirus: humedad sería clave para minimizar transmisión

Cuartos secos y espacios interiores con aire acondicionado aumentan la infección viral por COVID-19, concluyen investigadores indios y alemanes.

La humedad relativa "influye fuertemente" en la propagación de virus entre las personas en interiores, especialmente en habitaciones secas. Esa es la conclusión a la que llegó un equipo de investigación indio-alemán. "El papel de la humedad parece ser extremadamente importante para la propagación aérea de COVID-19 en ambientes interiores", según el informe.

El equipo de físicos de Tropos y el CSIR-National Physical Laboratory de Nueva Delhi había evaluado diez estudios internacionales que examinaron la influencia de la humedad en la supervivencia, la propagación y la infección con los patógenos de la gripe y varios coronavirus entre 2007 y 2020. Los resultados fueron publicados en la revista Aerosol and Air Quality Research.

Humedad relativa del 40 al 60 por ciento puede reducir la propagación

Como resultado, además de las medidas habituales como la distancia y las máscaras, los investigadores también recomiendan controlar el aire de la habitación. Una humedad relativa del 40 al 60 por ciento puede reducir la propagación de virus y su absorción a través de la mucosa nasal. 

Pero en el aire seco del interior, las microgotas que se encogen por evaporación se vuelven más ligeras y quedan a la deriva, una "ruta óptima" para que los virus sean "inhalados por otros residentes o finalmente se asienten en superficies donde pueden sobrevivir durante muchos días", advierte el informe. 

Cómo la humedad afecta la transmisión

Su informe dice que la humedad afecta la propagación viral de tres maneras: el tamaño de las gotas, cómo los aerosoles cargados de virus flotan durante "horas" y cómo se mantienen virales en las superficies de aterrizaje.

En lugares húmedos, la gota viral, una solución de sales, agua, sustancias orgánicas y virus adheridos, crece y cae más rápido, "brindando menos oportunidades para que otras personas inhalen gotitas virales infecciosas". "El aire seco también hace que las membranas mucosas de nuestra nariz se sequen y sean más permeables a los virus", dijo Ahlawat.

Temporada de invierno

Los hallazgos son particularmente importantes para la próxima temporada de invierno, cuando las personas pasan más tiempo en habitaciones con calefacción. "El calentamiento del aire fresco también asegura que se seque. En climas fríos y templados, suele haber un clima interior muy seco durante la temporada de calefacción. Esto podría promover la propagación del coronavirus", dijo Alfred Wiedensohler de Tropos. A mayor humedad, las gotitas crecerían más rápido, caerían al suelo antes y no podrían ser inhaladas por personas sanas.

"Una humedad de al menos el 40 por ciento en los edificios públicos y en el tráfico local, por lo tanto, no solo reduciría los efectos del COVID-19, sino también los de otras enfermedades virales como la gripe estacional", dijo Sumit Kumar Mishra del Laboratorio Nacional de Física de Nueva Delhi.

FEW (dpa, epd)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda